El Gobierno suprimirá las calificaciones numéricas en la ESO

La última versión del real decreto sobre el currículo recoge la desaparición de este sistema de notas, así como las matrículas y menciones honoríficas, según 'El Mundo'.
La ministra de Educación, Pilar Alegría, durante una visita a un instituto en Zaragoza.
La ministra de Educación, Pilar Alegría, durante una visita a un instituto en Zaragoza.
Fabian Simon/Europa Press via Getty Images

El Gobierno incluye la supresión de las calificaciones numéricas en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en la última versión del real decreto sobre el currículo, según ha publicado El Mundo. De esta forma, se extenderá la medida que ya se contempla para la educación primaria en el tramo educativo que va de los 12 a los 16 años.

Tal y como recoge dicho diario, el Ministerio de Educación impulsa esta medida “con objeto de ir avanzando en una concepción más cualitativa que cuantitativa en el proceso de evaluación”. De esta forma, desaparecerán las notas que van del 1 al 10, además de las menciones honoríficas y las matrículas de honor.

Los centros educativos tendrán que adaptar sus sistemas de evaluación al nuevo método en aspectos como el cálculo de la media o la forma de cuantificar el acceso a la Universidad desde Bachillerato, puesto que se usa la media con esta etapa para establecer la nota final.

Dictamen del Consejo de Estado

También indica El Mundo que el Consejo de Estado critica la “abstracción” del currículo en su dictamen al decreto, al que también ha tenido acceso. Dicho órgano considera que “dificulta su accesibilidad para una importante porción de la sociedad a la que va dirigido” en cuanto a cambios como la sustitución del enfoque cronológico en Historia por bloques temáticos.

En este sentido, el Consejo de Estado reclama “mayor concreción” para “evitar generalidades”. En este sentido, al igual que advirtió en el caso de Primaria, alerta de que podrían producirse problemas en las comunidades autónomas y los profesores para “abordar con las suficientes garantías, y atendiendo a los calendarios legalmente impuestos, la adecuada adaptación de sus sistemas educativos a los sucesivos cambios normativos en esta materia”.