El llamativo cambio físico de Adele, explicado por su exentrenador personal

Pete Gerarcimo defiende que no es trabajo de un solo año. Hay mucho detrás.

Poca gente queda ya que no haya visto la nueva imagen de Adele. La cantante británica se convirtió en trending topic mundial este martes por el cambio mostrado en la foto publicada en Instagram con motivo de su 32º cumpleaños.

Su más que notable bajada de peso, basta esta otra imagen de 2008 para verla, dio pie a numerosos comentarios y no pocas especulaciones. En el punto de mira, la dieta sirtfood, que dicen que la cantante sigue desde 2016. Y en el punto de mira, también la propia cantante, por utilizar su cambio de imagen para vender su próximo disco. Está previsto que el nuevo álbum se estrene en septiembre.

Adele, en una imagen de 2008.
Adele, en una imagen de 2008.

Adele no ha hablado de ese ni de otros temas, pero sí lo ha hecho el que su entrenador durante años. El preparador Pete Gerarcimo ha decidido dar la cara por ella para acabar con los rumores.

“Es desalentador leer comentarios negativos y acusaciones de gordofobia cuestionando la autenticidad de su increíble pérdida de peso”, ha escrito en Instagram el preparador, para el que Adele siempre ha antepuesto su voz.

“Nunca ha menospreciado el talento que le dio Dios ni nunca se ha reducido a sí misma a una cantante que expone su cuerpo o a ser la mujer más sexy para vender álbumes. ¡Ella deja que su voz hable, aunque mejor debería decir, cante! Nunca ha fingido ser algo que no era. Lo que viste era lo que había. ¡Y a todos nos ENCANTÓ!”, continúa el texto de Gerarcimo, que trabajó con Adele 2016, cuando está dejó Londres para instalarse en Beverlly Hills.

Pete Gerarcimo busca dejar claro que el aspecto físico es secundario y que este cambio no ha sido flor de un día, o de un año como muchos insisten en decir.

“Cuando comenzamos nuestro viaje juntos, no quiso quedarse muy delgada. Era una cuestión de estar saludable. Especialmente después del embarazo y de su operación. Cuando lanzó 25 y se anunció la gira, tuvimos que prepararnos para trece meses agotadores”, escribe refiriéndose a tres fechas concretas:

  • La operación a la que tuvo que someterse en noviembre 2011.
  • El 19 de octubre de 2012 cuando nació su primer hijo llamado Angelo.
  • El lanzamiento del disco 25 en noviembre de 2015.

“Fue entonces cuento comenzó a entrenar y cambió sus hábitos alimenticios. Como resultado, perdió bastante peso y la gente se dio cuenta. La transformación de su cuerpo fue comentada en todos los tabloides. La atención que generó fue alucinante ”, recuerda sobre los titulares que ya había generado en septiembre de 2015.

A estos tres puntos de inflexión en la vida de Adele, Gerarcimo suma uno más:

“Todo el mundo sabe que ha vivido momentos personales difíciles. Es normal que con los cambios se camine hacia un nuevo yo y queramos ser la mejor versión de nosotros mismos”, escribe.

El entrenador apunta que la cantante ha cambiado de hábitos en estos últimos doce meses: ”¡Adoptó mejores hábitos alimenticios y se comprometió con su estado físico y está sudando! ¡No podría estar más orgulloso o más feliz por ella! Esta metamorfosis no es para vender más discos, ni es una cuestión de publicidad ni de pretende ser un modelo a seguir. Lo está haciendo por sí misma y por Angelo”.

La explicación de Gerarcimo termina con una reflexión: “Sigue siendo la Adele con la que crecimos y a la que amábamos. Solo hay un poco menos de ella para todos. ¡Y piensa que ahora que está más en forma y está fabulosa, ¡podría volver de gira! ¡Ganamos todos!”.

La evolución de Adele