BLOGS
02/12/2019 05:40 CET | Actualizado 02/12/2019 21:03 CET

El poder de los fugaces

Hay conversaciones que cambian tu vida para siempre y muchas de ellas las tienes con “fugaces”.

Hero Images via Getty Images

Cada día existe la posibilidad de que aparezca alguien en tu vida que la cambie para siempre. Parece utópico y, sin embargo, puede que algunas de las personas más importantes de tu vida se hayan presentado de forma inesperada.

Quiero hablarte del poder de los fugaces; personas que aparecen durante períodos indeterminados y que tienen la virtud de cambiarte lo que te queda por vivir.

En el trabajo, la cafetería, un evento o la parada de autobús. Una casualidad, una mirada, unas palabras y ya pensamos lo mismo sin hablar, sin conocernos, sin entenderlo. Complicidad que ilusiona; sintonía que llena de energía.

Demasiado bonito para ser real: “Estaré cansado”, “Estará mal”, “Estaré loca”. Negamos la maravilla de la espontaneidad, olvidamos su fugacidad.

Un instante maravilloso concretado en algo tan simple como una conversación. Hay conversaciones que cambian tu vida para siempre y muchas de ellas las tienes con “fugaces”. Qué extraordinario el ser humano que unas simples palabras pueden cambiarlo todo; personas con las que no existen las interferencias para que te digan lo que necesitas oír cuando nadie te lo dice.

Solo nos falta comprender el punto más difícil sobre estas conexiones y es que, en la mayoría de las ocasiones, terminarán. Olvidamos que es un proceso natural y, muchas veces, cometemos el error de vivir para mantenerlo, en lugar de atender para disfrutarlo.

Aparecerán muchas personas en tu vida pero solo unas pocas conseguirán aportarte algo.

Gran parte de nuestras relaciones están llamadas a terminar porque cambiamos. Cambiamos de ciudad, de entorno, de amigos, de valores o de personalidad. Sin embargo, la resistencia a aceptar un final hace que no sepamos terminar. Tememos que algo termine, olvidando que vivir con miedo a perder es haber perdido. Vivimos acostumbrados a la eternidad olvidando la importancia de la fugacidad cuando, en realidad, la vida va más de saborear cada paso que de avanzar, pero corremos.

Qué final tan diferente si pudiésemos cambiar el lamento de alguien con quien ya no hay conexión, por el agradecimiento de lo increíble que fue cuando estábamos sintonizados.

En parte, somos la consecuencia de las personas con las que hemos estado. No es malo que se apaguen esas relaciones, es natural. Sin embargo, es importante recordar que, cada día, pueden aparecer más. Terminar y empezar son las dos caras de una misma moneda, como principio y fin; algo que, de algún modo, se aplica también a nuestras relaciones.

Aparecerán muchas personas en tu vida pero solo unas pocas conseguirán aportarte algo tan importante como para que, aunque dejen de brillar, recuerdes su estela para siempre. Hoy escribo este artículo para ellas y para ti, para recordar y compartir la importancia de quienes vienen y van creando momentos tan inolvidables… como fugaces.

 

¿Quieres recibir, gratis, 116 reflexiones de Javier?

Recibe el libro completo con 116 reflexiones para mejorar tu día a día. Si te interesa, aquí puedes recibirlas de forma gratuita.

Sobre Javier Cebreiros

Doctor en comunicación, imparte conferencias y forma a equipos empresariales con un mensaje propio basado en las emociones y la autenticidad | Autor de “Olvida tu lenguaje corporal”, en este vídeo puedes ver una de sus conferencias TEDxTalk | Visita su página web o contacta con él a través de Instagram | Facebook | Twitter | Linkedin

Información para revistas o blogs

Si desea compartir este artículo en una revista o blog, le rogamos respete contenido, enlaces e información de autor.