Arranca la campaña en Castilla y León: las claves de una partida política que va más allá

Unos comicios con el PP como favorito mirando a Vox y con el PSOE confiando en dar la sorpresa pendiente de la España Vaciada.
Casado y Mañueco
Casado y Mañueco
J. CASARES/ EFE

Castilla y León (y España), de trepidante campaña electoral. Desde la medianoche de este viernes se juega una gran partida política, que tiene como objetivo lograr la Junta autonómica pero que los grandes partidos también leen en clave nacional. Con esta cita, y tras el ensayo de Madrid, se pone en marcha un ciclo electoral que se completará este año con las andaluzas, para tener como grandes citas las autonómicas y municipales de mayo de 2023 y las generales a finales de ese año.

La comunidad vive una convocatoria electoral inédita: por primera vez los ciudadanos irán a votar sólo para las autonómicas, sin tener otra urna al lado para otra institución. Alfonso Fernández Mañueco, en connivencia con Génova, ha llamado a votar más de un año antes de los previsto y rompiendo con sus socios de Cs, a los que echó por sorpresa del Ejecutivo de coalición que se formó en 2019.

Y lo ha hecho en plena sexta ola, con Castilla y León entres las comunidades con mayor incidencia de contagios. El plan de Mañueco es hacerse ‘un Ayuso’: intentar acariciar la mayoría absoluta, destrozar y hacer desaparecer a Ciudadanos y apoyarse externamente con Vox. Pablo Casado ha dado el visto bueno a esta operación, con la intención principal de intentar un cambio de ciclo. Quiere dos cosas: que Castilla y León se sume a Madrid como trofeos a presentar ante la sociedad con la sensación de que pronto será suya La Moncloa y neutralizar el efecto Ayuso, al dar a entender que es la marca PP la que está tirando.

Pero esto tendrá también una segunda parte que puede ser peligrosa para el PP: ¿cómo relacionarse con Vox? Los de Santiago Abascal dicen que sus votos no saldrán gratis y podrían exigir entrar en el Gobierno, por lo que podría darse la situación de que Castilla y León sea la primera autonomía con una coalición entre los populares y la extrema derecha. La izquierda lleva tiempo advirtiendo de que esa jugada es posible, por lo que espera movilizar al electorado progresista para frenar la ecuación.

Tudanca y Zapatero
Tudanca y Zapatero
JM GARCIAEFE

¿Qué dicen las encuestas? La mayoría de sondeos de empresas privadas dibujan el panorama de un Partido Popular ganador, pero que necesitaría de Vox para superar los 41 procuradores que marcan la mayoría absoluta en las Cortes autonómicas. El sondeo de GAD3 para ABC hace esta foto: PP (37-39), PSOE (27-28), Vox (9-10), UPL (2), Cs (1), Soria ya (1) y UP (1). En la encuesta de La Razón el retrato queda así: PP (36-38), PSOE (26-28), Vox (9), UP (2), UPL (2), Soria ya (1-2), Cs (1), XA (1) y VBurgalesa (1).

En cambio, la encuesta del CIS dibuja otro panorama, mucho más abierto y con el PSOE como ganador de las elecciones, por un punto de ventaja sobre el PP. En escaños, estas serían las horquillas: PSOE (25-34), PP (27-32), Vox (4-8), UP (3-5), Cs (2-5), UPL (2-3), Soria ya (2-3) y Por Ávila (1). La encuesta del organismo público deja también varios titulares, como que los candidatos mejor valorados son: Pedro Pascual (Por Ávila), con un 5,67, Ángel Ceña (Soria ya), con un 5,48, y Luis Mariano Santos (UPL), con un 5,11. Pero si se pregunta por quién es el preferido para ser el próximo presidente autonómico gana el popular Fernández Mañueco, citado por el 23,9% de los encuestados, por delante del socialista Luis Tudanca (18,1%) y el ‘ciudadanos’ Francisco Igea (5,5%).

Hasta el momento la precampaña se ha centrado en la polémica sobre las macrogranjas por las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una entrevista en The Guardian. La derecha y la ultraderecha se echaron encima manipulando lo que dijo, ya que realmente el líder de IU dijo que la carne de macrogranjas era de “peor calidad” que la de ganadería extensiva. El PSOE también dejó sólo a Garzón, diciendo que eran opiniones “personales”, pero luego se suavizaron las críticas internas. De hecho, fuentes de Podemos entienden que el PSOE se equivocó en su estrategia y ha visto que le perjudicaba electoralmente.

Iglesias y Fernández
Iglesias y Fernández
NACHO GALLEGO / EFE

Otra de las grandes polémicas que ha surgido durante estos días ha sido la de la elección del candidato de Vox, el abogado Juan García-Gallardo Frings, del que se han rescatado unos tuits antiguos en los que mostraba su visión homófoba, machista y xenófoba. Entre sus mensajes: “Me parece una gran idea recuperar a Raúl para la Eurocopa. Hay que heterosexualizar ese deporte repleto de maricones”.

Lo que sí ha conseguido la derecha es evitar que la precampaña se haya centrado en los escándalos de corrupción que cercan al PP de Castilla y León. Un mes después de las elecciones, el 14 de marzo, tendrá que ir a declarar ante el juez el expresidente Juan Vicente Herrera por el caso de La Perla Negra. Además, se está investigando un gran caso de corrupción conocido como la trama eólica que implica a excargos del PP en la Junta y a empresarios próximos. Además, se está investigando la financiación del PP de Salamanca, precisamente por el caso de las primarias de Mañueco, por el que está imputado el propio PP de Salamanca, además del presidente provincial y la gerente.

Mitin de Vox
Mitin de Vox
J.CASARES / EFE

La batalla por Castilla y León no se quedará en sus fronteras, sino que todos los líderes nacionales pasearán durante estas dos semanas en la comunidad más extensa de España. Principalmente lo harán Pablo Casado (PP) y Santiago Abascal (Vox), que quieren darle un aire nacional. No obstante, hasta en 4 ocasiones estarán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que incluso cerrará la campaña con Tudanca en Valladolid, también se volcarán ministros y dirigentes de Ferraz. Por parte de Podemos, estarán muy presentes Irene Montero e Ione Belarra, en tanto que Yolanda Díaz tiene previsto un acto.

Estas elecciones, además, serán el gran test para el fenómeno de la España Vaciada, que cobra especialmente fuerza, a tenor de las encuestas, en Soria, donde Soria Ya alcanzaría entre dos y tres escaños, según el CIS. El problema precisamente de la despoblación es la principal preocupación citada por los encuestados, por encima del paro, la sanidad y el covid-19. Y un dato que llama mucho la atención: el 62,3% dice que estas elecciones les provocan “poco” o “ningún” interés.

Llegan quince días de campaña, preparen las fotos entre vacas y chuletones. Las urnas están a punto de salir.