Estas galletas se inventaron para frenar el deseo sexual

Son obra de un pastor evangélico que les puso nombre.

Las Graham crackers son unas de las galletas más famosas de Estados Unidos. A diferencia de los crackers salados que estamos acostumbrados a comer en España, estas son dulces y se suelen tomar acompañadas de chocolate derretido o nubes tostadas.

Pero no se inventaron para satisfacer el paladar dulce de los americanos, sino para controlar su deseo sexual.¿El responsable? El pastor evangélico Sylvester Graham, que puso nombre a las galletas, que pretendía frenar los impulsos carnales y las inventó en la primera mitad del siglo XIX.

Eso sí, la galleta dulce actual con un toque de canela que comercializa Nabisco, no tendría la bendición de Graham. Para el pastor, la producción industrial era un gran problema. Pero le encontró una solución: Graham comercializó su propia harina de trigo —que se conoce como Graham flour— y animó a la gente a hacer su propio pan en casa, incluyendo la graham cracker original. Era como un pan blando y denso de nueces que, imaginamos, haría que hasta el adolescente más lujurioso renunciara al sexo para ir a comerse otra rebanada.

Graham también recomendaba una dieta vegetariana y una buena higiene del sueño para seguir el camino de Dios y domar los instintos carnales. Él creía que la lujuria podía causar enfermedades pulmonares, epilepsia o problemas de salud mental.

Aunque muchos consideraban a Graham un loco, consiguió una legión de seguidores. Y a esa gente hay que agradecerle los dulces que amamos hoy. Porque mientras sus creencias se extinguieron, su galleta se perfeccionó.

Postres de Semana Santa