Nunca dos abrigos dijeron tanto como estos de Kamala Harris y Jill Biden

Los llevaron en el homenaje a las víctimas del coronavirus en Washington.

El lujo ostentoso que Melania Trump hizo suyo en la Casa Blanca tiene las horas contadas. Kamala Harris y Jill Biden ya han demostrado que prefieren la moda con mensaje y entienden que sus cargos son también plataformas para empujar a diseñadores emergentes como en su día hiciera con maestría Michelle Obama.

Para homenajear a las víctimas del coronavirus en su primer acto en Washington DC antes de tomar posesión como la primera vicepresidenta el país, Kamala Harris vistió un abrigo camel de Pyer Moss. La marca está dirigida por el diseñador negro Kerby Jean-Raymond y muchos fantaseaban con que Harris lo eligiera en alguno de sus actos. Jean-Raymond, de origen haitiano, es una de las figuras que más han alzado la voz en los últimos tiempos denunciando el racismo en el mundo de la moda y reclamando igualdad de oportunidades.

Detalle de parte posterior del abrigo de Kamala Harris.
Detalle de parte posterior del abrigo de Kamala Harris.

Cuando la pandemia comenzó a cebarse con Nueva York en marzo, el diseñador decidió convertir las oficinas de Pyer Moss en una especie de centro logístico para suministrar EPI’s y mascarillas a los hospitales de la ciudad. Además, dedicó parte de sus ingresos a comprar material sanitario y lanzó un fondo de más de 50.000 dólares para ayudar a pequeñas marcas y negocios afectados por la situación.

Y si el abrigo de Harris está cargado de simbolismo, Jill Biden no se ha quedado atrás. La nueva primera dama ha apostado por Jonathan Cohen, un diseñador emergente, también con base en Nueva York. Cohen es hijo de inmigrantes mexicanos y una de sus señas de identidad es el reciclaje de tejidos. De hecho, la mascarilla que lleva la doctora Biden está fabricada con restos de las telas de su abrigo y su vestido.

Detalle de la mascarilla de Jill Biden.
Detalle de la mascarilla de Jill Biden.

El diseño púrpura es toda una declaración de intenciones, y el nombre del modelo lo deja bien claro: Unity —unidad—. El color del abrigo también es un guiño al movimiento sufragista y, tal y como apuntan varios medios estadounidenses, es la unión de los colores de los partidos demócrata y republicano.

Kamala Harris