La Sociedad Española de Médicos de Familia señala la única mascarilla válida si llevas barba

Consejo: no intentes imitar al excampeón mundial de las barbas.
El excampeón del mundo de barba Jürgen Burkhardt trata de ponerse una mascarilla
El excampeón del mundo de barba Jürgen Burkhardt trata de ponerse una mascarilla

En tiempos de pandemia lucir barba y bigote no es ni lo más cómodo ni parece la mejor opción a nivel sanitario. Así lo expuso tiempo atrás el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), que publicó una guía para indicar qué looks son los recomendados cuando se lleva la mascarilla.

Lo que era una guía general pasó a mayores cuando el Instituto Estatal de Serología de Dinamarca (SSI) la publicó como pauta de comportamiento para los sanitarios de su país. Básicamente, no quieren trabajadores de la salud que lleven barba. Apenas sí aceptan bigotes y perillas, pero muy cortos, que ni sobresalgan ni abulten en la mascarilla.

Para tranquilidad de muchos, es solo una guía limitada a Dinamarca (aunque podría extenderse en más territorios). Pero puestos a llevar barba y bigote, hay que saber qué mascarillas sirven y cuáles son menos eficaces en contacto con el vello facial.

Según Lorenzo Armenteros, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, la opción más válida es la de las mascarillas quirúrgicas “porque tiene más posibilidades de abarcar más espacio por debajo de la barbilla”, recoge el portal Cuídate Plus.

En cambio, no recomienda el uso de modelos FFP2 por no poder recoger todo el vello en su interior y dejar escapar el aire por las partes no cubiertas. Tampoco deberían usarse las higiénicas por su menor capacidad de protección, añade.

Malas noticias para los hipsters

En todo caso, habla de casos en los que se lleva una barba con el pelo muy corto, ya que para las más prominentes no hay ningún modelo que proteja de forma adecuada.

El bigote y la perilla son otra historia. El representante de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia señala también que llevar un bigote no tendría que ser un problema siempre y cuando sea uno corto y de poca cantidad de vello, lo mismo que lo que denomina “microperillas”. Si se trata de uno muy poblado o extenso, podría provocar un hueco en la mascarilla y que esta no se ajuste a la nariz, por lo que aunque esté tapado no serviría básicamente de nada.

Las mejores mascarillas disponibles en el mercado, según la OCU