TENDENCIAS
01/08/2019 20:31 CEST

Por qué las vacaciones siempre acaban siendo una puta mierda

Un año planeando todo... para esto.

Getty

¡Ay! Este es el sonido de un suspiro, de un lamento. Un año preparando estas vacaciones, concretamente desde que acabaron las anteriores, con el propósito de que las siguientes fueran mejores... Y volvemos a repetir los mismos errores.

No, las expectativas nunca se cumplen. Somos unos exigentes. No nos conformamos con tumbarnos en la arena y escuchar el sonido del mar, siempre tenemos que sacarle el máximo partido a todo y, claro, eso genera hasta un poquito de ansiedad, cuando se supone que el objetivo es todo lo contrario, descansar y desconectar. 

Que si este tiene que ser el viaje de nuestras vidas, que menuda pasada de fiestones nos vamos a pegar con los amigos, que si por fin voy a poder lucir un verdadero cuerpo fruto de la operación bikini, que si lo voy a petar en Instagram y voy a despertar mucha, pero que MUCHA envidia (aunque el filtro me tenga que ayudar a trampear un poco la historia)... Todo suena tan idílico que el chasco de después es casi mortal.

Eso sí, todo tiene su parte positiva, solo es cuestión de buscarla —aunque en este caso haya que ponerle mucho empeño, porque encima nos hemos dejado una pasta—: la vuelta al cole no se hará tan dura, porque estás deseando dejar atrás ese infierno.

Seguro que alguna vez te has encontrado en alguna de estas 25 situaciones. No esperes que sigan un orden cronológico, no hace ninguna falta. Pueden ocurrir en cualquier momento del verano. Y si ya estás de vacaciones, ponte en guardia. Estás a puntito de vivirlas (nuevamente):

Así has imaginado tus vacaciones... ¡JA!

 

1. El viaje empieza GENIAL. Has decidido viajar en avión y te han perdido la maleta.

 

2. Desde el mismo momento en el que pones un pie en la playa, la dura operación bikini que empezaste una semana antes ha perdido todo su sentido. No hay mucho que ver bajo tanta crema de factor 50. 

 

3. Hay que armarse de paciencia. Más vale que no discutas en vacaciones, mucho menos si viajas en pareja... Si lo haces tendrás que ir solo a la playa con todos los artículos de primera necesidad: el móvil, la tablet, el libro electrónico, las gafas de sol de marca... y el calor que no te deja pensar en ningún truco para que no te roben. Bueno sí, tienes uno, que TU PAREJA que no te acompaña lo vigile. El regreso a casa pinta mal.

 

4. Probar todas las nuevas experiencias que tanto te emocionaban puede que no mole tanto. Lo peor de bucear no es quedarte sin oxígeno y morir bajo el agua, es meterte en el neopreno.

 

5. Meses buscando el traje de baño perfecto y horas pensando en una estrategia para hacer la mejor foto del verano de Instagram... y no cuentas con que la naturaleza posiblemente esté más viva que tu mente enajenada por el postureo. 

 

6. Hay modas nuevas y otras que, por desgracia, nunca desaparecen. No hay piscina en la que no te encuentres con el niño que salpica. Parece que les paguen para que estén siempre ahí.

 

7. Cuidado con querer ser el rey de la costa, con tanto contoneo. El ridículo nos acecha, y eso es un hecho.

 

8. Olvídalo de una vez, vacaciones no es sinónimo de NO madrugar. El buffet libre tiene HORARIOS que están pensados para joder, aunque no descartamos que algún día llegue una petición a Change.org que haga entrar en razón a los hoteleros.

 

9. Qué viejuno llevar las chanclas en la playa... La arena quema, ¡¿vale?! 

 

10. Si viajas con alguien de la vieja escuela o lo haces en familia (esto incluye madres), cuídate el doble de quemarte con el sol. Muchos siguen creyendo en los trucos de abuelas contra las quemaduras solares, y querrán frotarte con vinagre. Creen que el after sun no es más que un body milk, no te esfuerces.

 

11. ¿Creías que tus vacaciones iban a ser así? Seguramente cuando estés leyendo esto seguirás buscando un hueco en primera línea de playa para tu sombrilla. No lo niegues, en España seguimos haciéndolo.

 

12. Las puñeteras modas deportivas no se han quedado en los runners. Ahora todo el mundo hace snorkel. Meterse en el mar es como sentirse víctima de un ritual de una nueva especie acuática. 

 

13. No creas que tu objetivo en vacaciones, si tienes hijos (hermanos, primos o lo que sea), es tomar el sol y descansar. Ingenuo. Los vas a tener que entretener con todo tipo de juegos hasta que se aburran. 

 

14. Si vives en otra ciudad, tus vacaciones se complican MUCHO: tu familia espera que las pases de visita en tu pueblo, con ellos, y tú no sabes cómo decirle que te vas a Ibiza con tus amigos y que no te llamen porque tendréis horarios de sueño muy diferentes. Cuando vayas el último fin de semana del verano a casa, las escenas familiares de Agosto se quedarán muy cortas

 

15. ¿Pero el apartamento que alquilamos no incluía las TOALLAS?

 

16. Como has decidido ahorrar con los colegas y meterte en un piso del tamaño de un ascensor (pero al ladito de la playa), ya puedes ser avispado para pillar el mejor sitio en la cola al baño. Vas a pasar mucho tiempo con arena en el cuerpo antes de poder darte una ducha. Y más vale que el agua medianamente templada no tenga un límite...

 

17. Veranear en un hotel tampoco es fácil. Proponerse seguir una dieta en la que controlar las calorías es factible hasta que pasas por el buffet. El comedor es la trampa del turista. Hay tantos tipos de lácteos que encontrar la leche desnatada se convierte en una expedición a la Atlántida. De perdidos al río: ¡bah, todo lo que pilles!

 

18. Nadie se resiste al chiringuito y una vez que pillas la postura... ¡buah! Despegarse de esa silla con el calor húmedo requiere mucha habilidad después de un buen rato acomodado.

 

19. Has consultado todas las listas de internet sobre los libros que tienes que leer este verano sí o sí. Y entre tantos, has escogido ese que te dan ganas de despedazar para alimentar a los peces del mar. Los 20 euros que te has gastado te duelen como una patada en los...

 

20. El momento surrealista: empieza a llover en la playa y todos los abuelos gritan ‘¡Niño, sal del agua!’... ¿Por qué? ¿Por si se mojan?

 

21. ¿Por qué nadie me avisó de que esta playa no era de arena, sino de piedras? Como si a pie de playa existiesen puestecitos en los que comprar escarpines. Los malabares nunca salen bien. Vas a acabar con los pies como si hubiesen pasado por las manos de Jason Voorhees. 

 

22. Carga las sombrillas, las sillas, las toallas, la cámara, los juguetes del niño, los bolsos, la merienda, la esterilla, la crema... y la maleta de Julie Andrews, por favor.

'Cuéntame cómo pasó'

 

23. 1.500 horas haciendo la maleta y planchando ropa, y cuando llegas a tu destino y la abres parece que todas las camisas han pasado el filtro de FaceApp... ¡DIOS!

 

24. No es fácil lidiar con la humedad. Es el peor enemigo de quienes viajan con la plancha del pelo casi en el bolso. ¿Por qué a mí?

 

25. Eso sí, coger el avión puede ser un mal presagio. ¿Nadie ha visto Los padres de ella, o qué? Hay mucho personaje que descubrir.

Photo gallery Playas poco idílicas See Gallery

SOMOS LO QUE HACEMOS