BLOGS
08/06/2018 07:28 CEST | Actualizado 08/06/2018 07:28 CEST

Versos con Faldas, en los orígenes del feminismo

Gloria Fuertes, en su casa, en una imagen de archivo.
Pepe Franco via Getty Images
Gloria Fuertes, en su casa, en una imagen de archivo.

El relato hegemónico patriarcal ha explicado que la ausencia de mujeres del panorama literario, de los manuales escolares y de la memoria cultural en la materia, se debía a una falta de calidad de sus obras, siendo éstas calificadas reiteradamente como de menores.

En la poesía de Gloria Fuertes encontramos el paradigma de esta concepción. La obra de la Gloria poeta, militante y profesora en universidades de Estados Unidos apenas si ha transcendido. En todo momento ha sido presentada como la tía solterona, asexuada y maternal que escribía poesía ingenua para niños. Apenas si es considerada como una militante defensora de dar el lugar que les correspondía a las mujeres en pleno franquismo. Su explícita subversión se manifestó en la creación del grupo poético, Versos con Faldas, o en el hecho de que disfrutó de una beca Fullbright, o en que nunca escondió su homosexualidad. Su utilización de una vespa como medio de transporte resultaba cuando menos peculiar en alguien de su condición femenina, y su atuendo poco convencional contravenía las estrictas normas de la indumentaria de la época.

Pilar Primo de Rivera escribió el manual: "La guía de la buena esposa" en el que reflejaba su ideología patriarcal

En 1951 las bases de la política en materia de la posición de la mujer en la sociedad estaban definidas por mujeres próximas a dos miembros fundadores del partido falangista: Mercedes Sanz Bachiller, esposa del fundador de la Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (JONS), y Pilar Primo de Rivera, hermana del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. Ambas se disputaron el liderazgo en el papel que debían jugar las mujeres durante la dictadura. Mercedes Sanz Bachiller Bachiller creó un movimiento femenino muy próximo al de la organización nazi Winterhilfe, mientras que Pilar Primo de Rivera encabezó la Sección Femenina de inspiración cercana al movimiento fascista italiano.

Pilar Primo de Rivera escribió el manual: "La guía de la buena esposa" en el que reflejaba su ideología patriarcal. En este manual preconizaba la total sumisión, de servicio y de ofrenda abnegada de la esposa al marido, como modo de conducta adecuado.

Tanto Gloria Fuertes como sus contemporáneas ejercieron un papel político fundamental y pionero en la lucha feminista, durante la dictadura

En este contexto, Fuertes junto con Adelaida las Santas y María Dolores de Pablos decidieron abandonar su participación en los cafés literarios organizados por los hombres poetas que con frecuencia las ignoraban y que raramente las hacían partícipes de sus lecturas.

En el prólogo del libro Versos con faldas, escrito por Adelaida las Santas en 1983 y publicado por la editorial Aguacantos, reivindica el carácter militante del grupo que según sus propias palabras: "Aunque en 1951 no lo pensamos ninguna de las tres organizadoras, hoy a treinta y dos años vista, he sentido que Versos con Faldas fue un verdadero grupo cultural feminista".

Por medio del grupo Versos con Faldas las poetas españolas señalan su rechazo a la sumisión de la norma patriarcal

Su incursión en el espacio público posibilitaba la expansión de la creatividad femenina, lo que nos muestra que tanto Gloria Fuertes como sus contemporáneas ejercieron un papel político fundamental y pionero en la lucha feminista, durante la dictadura.

Por medio del grupo Versos con Faldas las poetas españolas señalan su rechazo a la sumisión de la norma patriarcal y a la represión de la voz femenina. Su papel militante es especialmente evidente en uno de sus textos, la elegía a Clemencia Miró, hija del escritor Gabriel Miró mediante la que rinden un homenaje a la poesía de esta escritora, eclipsada por la eminente obra de su padre.

Siempre ha habido mujeres que han enarbolado la bandera de la lucha feminista, aunque ni ellas mismas fueran conscientes de su papel

Versos con Faldas fue un lugar de liberación de la palabra, reivindicación de las subjetividades, y de creación para las mujeres artistas (a estas reuniones también asistían reconocidas actrices del momento). Este fue un verdadero movimiento feminista que Adelaida las Santas se preocupa por mostrarnos en su libro, de obligada reedición, que es fundamental para conocer la historia de estas mujeres vanguardistas. Igualmente pone de manifiesto que incluso en los momentos más duros del pasado, siempre ha habido mujeres que han enarbolado la bandera de la lucha feminista, aunque ni ellas mismas fueran conscientes de su papel.

Quiero agradecer a mi hija, Lola Domínguez Sabater, experta en el tema e incipiente poetisa, la inspiración para la escritura de este artículo, que sin ella no habría sido posible.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

NOTICIA PATROCINADA