Advierten de un escenario de 'cisne negro' con consecuencias trágicas para Rusia

Advierten de un escenario de 'cisne negro' con consecuencias trágicas para Rusia

"No atacar objetivos militares en Rusia es como luchar con una mano atada a la espalda".

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.Getty Images

David Stulík es el representante especial para la Asociación Oriental del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Checa pero, además, posee un amplio conocimiento de Ucrania, ya que trabajó allí durantre muchos años. Y, desde hace tiempo, ha trabajado para que se permita el uso de armas occidentales contra objetivos militares en territorio ruso. 

"No atacar objetivos militares en Rusia es como luchar con una mano atada a la espalda", aseguró en una entrevista con el medio European Pravda. "Chequia es muy consistente en su apoyo a Ucrania. Entendemos perfectamente que sin algunas cosas la defensa contra la agresión rusa es imposible. En particular, esto es imposible sin las armas suministradas por los países occidentales", señaló. 

Stulík resaltó que defienden el derecho a la legítima defensa de Ucrania. "Los objetivos militares o grupos de fuerza militar y humana en territorio ruso son objetivos legítimos para las Fuerzas Armadas de Ucrania. Porque estas tropas rusas están allí para continuar la agresión ilegal contra Ucrania desde allí. Tan sorprendente para ellos es la legítima defensa que el derecho internacional permite a Ucrania. Por lo tanto, Ucrania sólo está haciendo lo que garantiza el derecho internacional", agregó. 

Sobre si considera que la República Checa cree que Ucrania puede ganar la guerra, el experto aseguró que sí. "Pero si no hablamos de Chequia, sino más ampliamente de Europa, a menudo podemos ver un pesimismo que no comparto", apuntó. 

"Los estados de ánimo en Europa están cambiando enormemente. El año pasado reinaba una gran euforia, esperando una contraofensiva. Pero cuando la contraofensiva resultó ser lo que era, estos estados de ánimo se convirtieron en pesimismo", dijo. 

A continuación, agregó: "Pero personalmente conozco bien a los ucranianos, conozco Ucrania y entiendo que los ucranianos no se dejarán derrotar. Pero para que eso suceda, debemos dar a las Fuerzas Armadas de Ucrania el máximo de herramientas y oportunidades de defensa". 

"Ahora nos encontramos en una situación en la que ni el agresor ni la víctima tienen la fuerza suficiente para derrotar al otro. Pero hay una diferencia importante entre ellos. Ucrania está librando una guerra santa, una guerra por la independencia, lo que le da una ventaja moral. Y no podemos decir lo mismo del ejército ruso o de la sociedad rusa", aseguró. 

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

"Además, creo que Rusia es una estructura muy frágil que puede romperse fácilmente. Por tanto, me parece que en algún momento veremos un escenario de 'cisne negro' para Rusia. Entonces todo en Rusia llegará a su fin. Este punto de inflexión puede ocurrir en cualquier momento. Esto es algo que no se puede predecir ni probar con argumentos racionales, pero creo que sucederá. ¡Debe suceder!", afirmó.