BLOGS
13/08/2012 10:33 CEST | Actualizado 12/10/2012 11:12 CEST

El arte de recuperar bicis

Cada cual tiene sus debilidades. Y una de las mías son las bicicletas de estilo clásico, como las Domibrez Bikes que han sido rescatadas y recicladas a mano de forma totalmente artesanal. Pequeñas joyas de estilo retro-futurista.

Parece que EE UU tras su dura sequía de este verano empieza a aceptar lo evidente: el cambio climático es un hecho y los humanos los principales responsables. En este artículo en The New York Times podemos leer:

"El cambio es tan drástico, según el artículo científico, que los científicos pueden afirmar casi con certeza que eventos como la ola de calor de Texas del año pasado, la ola de calor de Rusia en 2010 y la ola de calor europea de 2003 no habrían ocurrido sin el calentamiento planetario causado por las emisiones antropogénicas de gases invernadero".

Podemos seguir tapándonos los ojos ante el calentamiento global y sus consecuencias y pretender que no existe para luego llevarnos las manos a la cabeza cuando sus consecuencias nos afecten o podemos comenzar a urgir a empresas, gobiernos y a nosotros mismos a hacer algo para reducir nuestras emisiones de CO2.

He aquí una excusa perfecta para hablaros de una mis herramientas favoritas para reducir nuestras emisiones de CO2, la bicicleta. Con festivales de cine como Bicycle Film Festival, revistas de diseño como Boneshaker Magazine o bares a lo Look Mum no Hands! con taller incluido, que la bicicleta está de moda está fuera de cuestión. Las hay para todos los gustos; customizadas con luces de LED, fixies, clásicas, cargo para llevarte la tabla de surf y hasta de madera...

Y es que cada cual tiene sus debilidades. Y una de las mías son las bicicletas de estilo clásico, como las Domibrez Bikes que han sido rescatadas y recicladas a mano en Mallorca de forma totalmente artesanal. Pequeñas joyas de estilo retro-futurista.

Detalle de La Nocturna. Foto: (c) Domibrez Bikes

He tenido la suerte de poder charlar con Domiciano Brezmes, el artista detrás de Domibrez Bikes. Según me cuenta, Domibrez es una larga historia -"tanta como los 48 años que tengo"-, dice. "De pequeño nunca me compraron bici. De joven me hice escultor pretencioso y pintor malhumorado. Después he sido diseñador mercenario y ahora por fin, he encontrado donde juntar todo eso. Esculpo, pinto y diseño bicicletas. Realmente, la verdad de todo esto es que me robaron hace cinco años una bici con la que iba a trabajar a diario y fue ahí donde comencé a hacerme mis propias bicis. Pero lo anterior queda más bonito."

Cada Domibrez tiene nombre propio, como por ejemplo La Noche Buena, La Tierna o La Chu Li Na, y es que como dice su creador, todas tienen alma.

La Noche Buena. Foto: (c) Domibrez Bikes.

"Cuando me robaron la primera, tuve una sensación extraña. No me habían quitado un trozo de hierro con gomas, me habían robado parte de mi, un brazo o una pierna. Me resisto a pensar que no tiene alma y cualquiera que monte en bici sabe de lo que hablo.

El nombre lo pongo según la voy haciendo o por alguna característica especial de la bici, o por el futuro dueño que me la ha encargado, o por vete a saber por qué. Siempre surge el nombre. La Noche Buena la acabé -in extremis- esa misma noche. Rematé su manillar con los tapones del cava que nos bebimos."

Detalle del manillar de La Noche Buena. Foto: (c) Domibrez Bikes.

"Son bicicletas especiales, hay algunas que fueron hechas hace uno o dos años y que todavía no han encontrado dueño. Siempre digo que tienen que encontrar su dueño y no puedo forzar la situación, y es en su mayoría lo que sucede. El tipo de persona es variopinto, no tiene nada que ver su situación, estudios o linaje. Te enamoras y te enamoras, es así de simple".

Pero me puede la curiosidad. ¿No habrá una bicicleta a la que este artista le guarde un cariño especial? Sí la hay y por supuesto tiene nombre: La Serena.

La Serena. Foto: (c) Domibrez Bikes.

"Esta bici la hice para mi y tardé más de un año en juntar sus exquisitas piezas. Un día me llamó un chico asturiano, Mauro, para comprarme una bici, La Negra, que había visto en mi web y vino hasta mi casa para verla. Fue cuando se encontró con La Serena, y surgió un flechazo que no pude más que comprender que tenía que dejar que ella y él se fueran juntos. Hoy en día, Mauro y La Serena, siguen siendo inseparables. La Serena de Mauro. Un cuadro BH profesional, talla 62. Bielas y plato de Campagnolo de los años 80. Ruedas Mavic CXP14 y cubiertas Vittoria PRO. Manillar de bigote, cromado alemán con puños de piel gastada. Sillín de piel Brooks." Cuenta Domiciano.

Bicicleta "La Chu Li Na" antes de pasar por las manos de Domiciano Brezmes. Foto (c) Domibrez Bikes

Bicicleta La Chu Li Na después. Foto: (c) Domibrez Bikes.

Este post va dedicado a los amantes de las bicicletas, a los artistas como Domiciano que disfrutan con lo que hacen y a todos aquellos que saben apreciar el valor de las cosas hechas con calma, sin prisa pero con alma.

Podéis seguir y descubrir más sobre Domibrez Bikes a través de Facebook o Twitter.

ESPACIO ECO