Anatomía de un polémico hit: "El objetivo de 'Zorra' es señalar a los cromañones"

Anatomía de un polémico hit: "El objetivo de 'Zorra' es señalar a los cromañones" 

La canción que representará a España en Eurovisión 2024 acumula millones de reproducciones en Youtube y Spotify mientras sectores conservadores y también feministas la tildan de "vulgar" y "misógina"

María Bas recoge el micrófono de bronce tras ganar el Benidorm Fest 2024Francisco Macia/Magara Press

No hay duda: la 'Zorra' de Nebulossa está en un buen momento. Haciendo honor a su letra, la canción que el pasado sábado ganó el Benidorm Fest y representará a España en Eurovisión 2024 ha alcanzado esta semana cotas de popularidad impropias para casi cualquier propuesta eurovisiva. Mientras las candidaturas españolas de ediciones anteriores pasaron prácticamente inadvertidas para el gran público, la opción de este año ha acaparado los principales titulares de la semana y ha desatado una ola de opiniones enfrentadas sobre el mensaje supuestamente feminista y transgresor que abandera.

Según una encuesta de Gad3, el 87% de la ciudadanía española ha escuchado la canción desde su victoria en la turística ciudad alicantina y prácticamente la mitad considera que tiene un mensaje poderoso y relevante. Su difusión ha sido tal que la actuación del Nebulossa suma más de cuatro millones de reproducciones en siete días en Youtube (si sumamos las visualizaciones en el canal de RTVE Música y el de Eurovisión) y se ha mantenido dentro del top10 de las más escuchadas en Spotify. De hecho, llegó a ser el miércoles la segunda canción más viral a nivel global en la famosa plataforma sueca de streaming.

Datos vertiginosos para un dúo musical que antes de embarcarse en la aventura del Benidorm Fest apenas superaba el millar de oyentes mensuales en Spotify y tocaba en pequeñas salas para apenas doce fans. "Cuando escuché la canción por primera vez supe que tenía algo. Fue como un pequeño acontecimiento, algo muy necesario que debía estar en el concurso sí o sí", señala a preguntas de El HuffPost Rayden, miembro del comité de selección de RTVE para el Benidorm Fest. Junto a otros nueve profesionales, el músico eligió las 16 canciones que la semana pasada pugnaron por el preciado micrófono de bronce y el billete a Eurovisión. "'Zorra' defiende una series de cuestiones que tienen que cambiar España, como el tema del edadismo en las artes. A mí me gusta pensar que el Benidorm Fest no es sólo un escaparate, sino también un lugar para la reivindicación", mantiene.

Pero no todo el mundo ve en esta canción un alegato en defensa de la libertad de las mujeres, como en un principio podía presuponerse, sino más bien lo contrario. En los últimos días, sectores conservadores de la sociedad y parte del sector feminista han convulsionado ante la fuerza disruptiva de una propuesta que persigue la resignificación de un insulto denigrante hacia la mujer para convertirlo en una expresión de libertad y empoderamiento.

"'Zorra' es una palabra que he llevado dentro de mí durante mucho tiempo. De hecho, todas las mujeres nos hemos sentido en algún momento insultadas, marginadas y denigradas. Por eso, decidí que había que dejar esa palabra al margen, empoderarme y sacar todo aquello que me había hecho sentir mal durante mucho tiempo. Es muy curioso que una vocal pueda cambiar el significado radical de una palabra. ¿Por qué 'zorro' se utiliza cuando hablamos de alguien astuto y 'zorra' es un insulto?", explicaba María Bas en una entrevista en diciembre a El HuffPost.

Pero no todas sus 'compañeras' han entendido así la canción. El Movimiento Feminista de Madrid ha presentado una queja sobre la elección al considerar que es "un despropósito la pretensión de liquidar el agravio de repetir insistentemente la palabra 'zorra' como empoderamiento de la mujer", expone en la red social X, donde denuncia que es una ofensa a la razón y al movimiento por los derechos de las mujeres el calificar de "feminista" la letra de esta canción. La Alianza contra el Borrado de las Mujeres, que también fue contraria a la ley trans, lamenta que "la misoginia y la zafiedad se presupongan empoderantes y muy mucho feministas" en esta canción.

Por otro lado, medios conservadores han tildado la propuesta de "vulgar" y producto de la "ideología woke". "Sólo desde una ideología que nuble la razón y el buen gusto se puede defender algo así para representar a España en un festival de la canción internacional", señalaba COPE, la emisora de los obispos, en su editorial de este pasado lunes.

Perra, puta, bruja... y ahora, zorra

Lo cierto es que la resignificación de los insultos para convertirlo en una bandera para la reivindicación no ha sido nunca nada ajeno para la música. El colectivo LGTBIQ+ se ha apropiado del término "maricón" y en muchas de las canciones de artistas queer se canta de forma 'normalizada'. Y, dentro del feminismo, artistas como Rigoberta Bandini, Zahara, Mala Rodríguez y La Zowi han querido apropiarse a través de sus diferentes trabajos de términos como "perra", "puta" o "bruja". Nada nuevo bajo el sol.

Como tampoco es nuevo 'resignificar' la palabra 'Zorra'. En los años ochenta, las Vulpess salieron en tocando en el programa Caja de ritmos una versión de los Stooges retitulada Me gusta ser una zorra y la Conferencia Episcopal - la misma que ahora critica a través de su emisora la canción de Nebulossa - pidió la cabeza de Carlos Tena, director del programa. La carrera de la banda también llegó a su fin. "Me sigue gustando decir que soy una zorra, me sigue empoderando, porque significa que me siento liberada, que me da igual lo que me llamen (...) Los que critican son los mismos que lo hicieron hace más de 40 años, incluidas las feministas que nos atacaban a nosotras por cómo íbamos vestidas", ha comentado a La Ser Loles Vázquez, componente de Las Vulpes, al ser preguntada por esta 'resucitada' polémica.

Si Rigoberta Bandini se preguntaba en Ay, mamá por qué dan tanto miedo "nuestras tetas, cabe también preguntarse por qué zorra sigue considerándose casi como una palabra tabú. "La letra de la canción no puede ser más blanca. Es una forma de neutralizar un insulto y está hecha para que cromañones como Carlos Flores (dirigente de Vox condenado por maltrato) la escuchen", defiende Rayden.

"Nebulossa no se esperaba esta repercusión"

El debate ha sido de tal intensidad que el Gobierno ha tenido que pronunciarse al respecto. Para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, forma parte de "un feminismo justo y divertido", y para el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, "es una canción rompedora que nos representará estupendamente". Sólo el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha titubeado en su defensa. "La cultura suele emplear otro léxico", aseguraba este viernes.

La prensa extranjera también se ha hecho eco de la controversia y medios como la BBC, The Times, The Guardian o Le Figaro hablan de un "debate nacional" que rompe con la "reputación española de títulos y letras insípidas". Unas reacciones que no provocan inquietud en María y Mark, los integrantes de Nebulossa. "Están muy tranquilos. No se esperaban esta repercusión, pero confían en su canción y en su mensaje. Están ya centrados en el reto de cantar en Eurovisión", aseguran personas cercanas a este dúo, ahora de éxito. Este viernes, de hecho, actuaron en la gala Drag Queen de Lanzarote. 

Y pese a las incesantes quejas, RTVE exhibe con orgullo el éxito de la canción en las plataformas digitales, aunque también ha sufrido la dimisión de su delegada de Igualdad, Diversidad e Inclusión. "Pido perdón a las víctimas de violencia de género. 'Zorra' ni es empoderamiento para las mujeres ni feminismo", señalaba en redes sociales Montserrat Boix.

Las opciones de España en Eurovisión

Y en lo estrictamente musical, ¿qué se puede esperar de Nebulossa en Eurovisión? Tras su elección, la candidatura ha sido acogida con cierta tibieza entre los eurofans internacionales y, en las casas de apuestas, España ha bajado hasta el puesto 19. "Es una propuesta en principio floja porque Eurovisión tiende a penalizar una mala ejecución vocal, sobre todo el jurado. Además, la puesta en escena que vimos en el Benidorm Fest es bastante manida y no tiene excesiva relación con el concepto del tema", asegura a El HuffPost Odi O'Malley, influyente analista musical.

El experto augura que España volverá a quedarse este año "en la parte baja de la clasificación", pero aplaude la decisión valiente de la audiencia. "Por una vez llevamos una canción que nos gusta sin pensar en lo que puede funcionar en Eurovisión. Siempre vamos con la idea de competir y este año el objetivo es pasárnoslo bien", añade.

También te puede interesar...