BLOGS
28/07/2018 10:24 CEST | Actualizado 28/07/2018 10:24 CEST

¿Quién engañó a Juana Rivas?

Juana Rivas.
AFP
Juana Rivas.

Acabamos de cometer un crimen como sociedad. Usted y yo, este medio y todos los demás. Todo el país es culpable de lo que le acaba de pasar a esta mujer. No hace falta dar muchos datos sobre ella: en 2016 el caso se hacía conocido porque un juez ordena que devuelva a sus hijos a su pareja en Italia, pese a haber sido condenado él por malos tratos en 2009. Juana los secuestró, según el juez, y se escondió durante bastante tiempo. En ese punto aparecemos nosotros. Comenzó una campaña de apoyo con pocos precedentes en la que las redes se tiñeron con el mensaje "Juana está en mi casa". Se convirtió en la persona más buscada del país no por la policía, que tenía fugados más peligrosos, sino por los medios de comunicación y por nosotros, que en el silencio de nuestras casas, desde la comodidad de nuestro sofá, escribíamos diatribas sobre el caso hablando de justicia fascista, machista, corrupta y no sé cuantas cosas más. Ella, en su escondite, recibía nuestro deslumbrante mensaje.

No sé nada de justicia, solo sé de arte (pobrecito), pero también sé que todo el mundo sabe de arte aunque no sepa. En realidad todo el mundo sabe de todo y de justicia mucho más, porque todos llevamos un juez dentro, es el personaje de nuestra psique que, emitiendo juicios sobre los demás, nos permite ser moralmente superiores al otro, aunque en realidad seamos una basura. El caso es que con el tema de Juana todos parecíamos tener una toga debajo de la camiseta y la unanimidad era casi total. Pocos eran los que preveían el desastre que en su frágil e influenciable interior se iba formando. El 28 de agosto del año pasado se entregaba a la policía en medio de un clamor social que ella iba interiorizando. Notó el apoyo incondicional, la defensa de sus derechos. Entendió que España estaba con ella, que tenía un país detrás, que era invencible.

¿Qué significa tener un país detrás?

Nada.

A los pocos días estábamos en otra cosa, nadie recordaba que Juana había estado en su casa, pasamos a otra causa que defender desde la trinchera de la táblet en el dormitorio o el móvil en el metro. Somos el invisible ejército justiciero que deja de luchar cuando hay partido o empieza Sálvame. El caso es que ella se seguía creyendo invencible luchando por su justa causa. Defendida por unos abogados claramente incompetentes fue engañada por unos trileros que perdieron interés por el caso y la abandonaron tras montar un altercado en el juzgado. También fue defendida, en una extraña condición de asesora, por una tal Paqui Granados, directora del Centro de la Mujer de Maracena, que se sintió Erin Brockovic. Con ese equipo el desastre judicial era patente para todos los profesionales pero Juana tenía al país detrás.

El 18 de julio se dictó una sentencia que hiela la sangre: cinco años de cárcel y seis sin la patria potestad de sus hijos. Quien sea padre entenderá.

Al oir la sentencia Juana miró atrás pero España ya no estaba ahí. O sí, quién sabe, pero que España te defienda en un juicio no significa nada, deben ser buenos abogados, no un eslogan, ni una funcionaria feminista en busca de notoriedad. A Juana la engañamos todos. Unos más que otros, primero Granados, luego sus abogados, luego el resplandor mediático: su cara en los telediarios. No entendió que la justicia, con sus miles de errores, es la justicia y que no se debate el veredicto en un foro de Internet. Ya con el verano en ciernes, vemos en el telediario cómo Juana llora desconsolada. Vemos la tele en nuestra casa, en la que ya no está Juana. Nunca estuvo en realidad. La engañamos.

Síguenos también en el Facebook de el HuffPost Blogs

EL HUFFPOST CON NESPRESSO