exito

Mucho se ha dicho acerca de la dimensi√≥n moral del enga√Īo de los di√©sel de Volkswagen. La compa√Ī√≠a traicion√≥ a sus clientes, al p√ļblico y al planeta, mediante la construcci√≥n de " dispositivos de desactivaci√≥n de los controles de emisiones en 11 millones de coches. Pero hay una pregunta que todav√≠a no se ha respondido: ¬Ņpor qu√©?
podioMi hijo quiere ganar siempre, pero no me preocupo demasiado. Lo que considero alarmante es que existan tantos adultos que pretenden lo mismo. En una sociedad cada vez más compleja, somos testigos de cómo el modelo industrial y de consumo, el libre mercado y la competitividad a nivel global, se han impuesto en buena parte del planeta.
eequipoEs √ļtil ponerse de objetivo ganar cada partido, pero m√°s importante sentir orgullo del esfuerzo en cada acci√≥n. La experiencia nos ha demostrado que cuando uno se siente orgulloso de sus entrenamientos y partidos, normalmente, el tiempo lo termina recompensando.
Nos hemos vuelto tan vagos que o nos dan la información ya masticada o digerida o no nos enteramos de nada. Somos como los estudiantes que se aprenden las asignaturas haciendo chuletas en un folio, en un boli o en la funda de las gafas: necesitamos esquemas que no nos hagan perder el tiempo, que nos condensen la información indispensable.
cient√≠ficoDebido a la gran competitividad que existe dentro del mundo acad√©mico y de la investigaci√≥n, muchos cient√≠ficos orientan sus carreras casi exclusivamente hacia la b√ļsqueda del √©xito a toda costa. Yo, que he defendido la ciencia, tambi√©n me veo en la necesidad de criticar los aspectos menos positivos, en este caso no de la ciencia misma, sino m√°s bien de los sistemas de ciencia (instituciones y organismos que gestionan el dinero, revistas donde se publica, etc) que presionan a los cient√≠ficos.
2014-02-06-20131023sesioncontrol.jpgHace un mes ignorabas quien era Pedro Sánchez y hace tres, Pablo Iglesias te sonaba como mucho de haberlo estudiado en el colegio. Por no hablar de Alberto Garzón. Una de las bazas para triunfar en política en la actualidad es ser un desconocido. Alguien a quien no se pueda poner el sello de colaborador necesario de la crisis política e institucional y que arrastre su experiencia dentro del sistema como una bola al tobillo.
Hab√≠a una vez un hombre que crey√≥ hacerse a s√≠ mismo y ser alguien con √©xito, como si el objetivo de la vida fuese el fruto en el √°rbol del sue√Īo americano. Pens√≥ que el √©xito era el fin del juego y que le asegurar√≠a la salida hacia una vida libre e independiente.
Todos sabemos que el Gobierno invierte muy poco en cultura. √Čxito, esp√≠ritu emprendedor... son palabras huecas que ahora interesa fomentar desde la Administraci√≥n para ver si los propios ciudadanos bajan las cifras de paro y que s√≥lo cobran sentido si uno se lo curra m√°s que nunca.
Si te pregunto "¬Ņqu√© es lo que buscas en esta vida?" y t√ļ contestas algo as√≠ como "quiero ser feliz, tener una familia perfecta y un trabajo que me guste", la respuesta resulta tan general que en realidad no significa nada. No pasa nada porque todo el mundo quiera lo mismo.
¬ŅTe has preguntado alguna vez por qu√© hay personas que triunfan y otras que no? Siempre se ha dicho que algunos nacen con una estrella y otros estrellados. Como si la suerte y el √©xito dependieran del destino o estuviera en nuestro c√≥digo gen√©tico. Nada m√°s lejos de la realidad.