Más de 500 jefes de Estado y dignatarios de todo el mundo se citan en Londres en medio de un despliegue de seguridad comparable al de los Juegos Olímpicos de 2012.
Los reyes eméritos han llegado juntos a la recepción de Carlos III tras la muerte de Isabel II.