La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró este viernes que quiere a Grecia dentro del euro y seguirá financiando a Atenas, pero el calendario está fuera de discusión. "Nosotros esperamos de Grecia que cumpla las promesas que hicieron y que las palabras se conviertan en hechos", advirtió la canciller en Berlín, tras reunirse con Antonis Samaras, primer ministro heleno. "Grecia puede esperar de Alemania que no tenga prejuicios, sino fundamentos", añadió.

Por su parte, Samaras aseguró que su Gobierno "no desea mas dinero" sino "más aire para respirar".

Aunque los dos líderes comparecieron sonrientes y dedicándose elogios mutuamente, las diferencias entre Merkel y Samaras son de fondo. Samaras quiere más tiempo para llevar a cabo los ajustes, que ya han elevado sensiblemente el nivel de conflictividad en Grecia. Sobre todo, Atenas quiere que los líderes europeos dejen de hablar de Grecia o su salida del euro, ya que podría convertirse en una "pesadilla geopolítica que iría más allá de las fronteras griegas", según dijo antes de la visita.

Hace unos días, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, aseguró que "más tiempo significaría más dinero" y rechazó cualquier prórroga en el plazo. El último plan de reducción del déficit y deuda helenos, que asciende a 11.700 millones de euros, contendrá "medidas de privatización muy agresivas", según Samaras. Pero "¿cómo podemos privatizar cuando todos los días responsables europeos especulan públicamente sobre la salida de Grecia de la divisa común?", se preguntó en una entrevista con Le Monde.

INFORME DE LA TROIKA

Al igual que el jueves con motivo de su cena de trabajo con el presidente francés, François Hollande, Merkel subrayó que habrá que esperar para conocer los progresos de Grecia al próximo informe de la troika, formada por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Estoy convencido de que el informe de la troika constatará que el nuevo gobierno de coalición consigue resultados", señaló a su vez Samarás, quien afirmó que "los hechos son más convincentes que las palabras".

Asimismo aseguró que su país está consiguiendo reducir tanto el déficit presupuestario como el déficit de credibilidad.

La canciller alemana destacó que, tras cinco años de recesión, hay que reconocer los esfuerzos y sufrimientos de los griegos y aseguró que Alemania y Europa continuarán respaldándoles.

"Queremos caminar sobre nuestras propias piernas y salir de la crisis por nuestros propios medios", afirmó el líder conservador griego. "No se espera que las soluciones lleguen en el primer paso, pero creemos que hemos tenido un buen arranque y que caminaremos con pasos firmes", añadió.