VÍDEO

Tres años sin Andrés Montes (VÍDEOS, TUITS)

16/10/2012 19:27 CEST | Actualizado 16/10/2012 19:35 CEST

El 16 de octubre de 2009, pasadas las nueve da la noche, saltaba la noticia: Andrés Montes ha muerto. Un infarto se llevó a uno de los periodistas deportivos más peculiares de la televisión cuando se encontraba en su casa.

Tres años después, su impronta sigue viva en las redes sociales, que recuerdan con cariño a Montes, narrador durante años de la NBA en Canal Plus y posteriormente de la Liga de fútbol y de los partidos de la selección española de baloncesto en LaSexta.

Sus apodos (dio hasta para un diccionario), sus frases, su tono narrativo, pero también su imagen, siempre con pajarita y chaleco, le convirtieron en un estilo en sí mismo. "La vida puede ser maravillosa", la última frase que pronunció cuando dejó LaSexta, ha sido el 'hashtag' usado en Twitter para recordarle en el tercer aniversario de su muerte.

Precisamente en LaSexta compartió retransmisiones con el exjugador de baloncesto Juanma López Iturriaga, quien desde su blog en El País, le recordaba de la siguiente manera:

"Me pregunto qué opinaría Andrés de todo esto. Aunque estoy seguro que al conocer la noticia se hubiese medio sonreído y hubiese soltado su famoso: 'Qué cracks' o habría gritado '¡jugones!' Hoy se cumplen tres años de su marcha y seguimos huérfanos, añorando su inclasificable personalidad, su inagotable ingenio para decir lo que no esperabas que dijese, su capacidad para alegrarte la vida retransmitiendo baloncesto y sus dificultades para trasladar esa alegría a su vida personal. Sus contradicciones no hacían sino enriquecer un personaje irrepetible que quizás no supo disfrutar al 100% de lo que la vida le puso delante pero que hizo todo lo posible para que los espectadores lo consiguiesen. Te mandaría un abrazo Andrés, pero como eso de la vida después de la vida no lo tengo muy claro, por si acaso no lo recibes, se lo envío también a Orson y a Nelson".

Los mejores momentos de Andrés Montes

Twitter recuerda a Andrés Montes