Una explosión ha causado varias víctimas junto a la embajada de EEUU en Ankara, Turquía.

El gobernador de Ankara ha informado de que las primeras investigaciones sobre la explosión apuntan a que se ha tratado de un atentado suicida y ha precisado que el balance provisional es de dos muertos: el terrorista y un guardia de seguridad turco. También el embajador norteamericano ha indicado que entre los fallecidos hay un miembro turco de la Embajada.

Por su parte, la televisión turca asegura que los fallecidos en la explosión serían dos guardias de seguridad, muertos en las proximidades de la embajada de la embajada, y el terrorista suicida.

EL TERRORISTA PASABA UN CONTROL DE SEGURIDAD

La explosión se produjo en una puerta habitualmente utilizada por empleados y visitantes hacia la una de la tarde en Turquía (doce del mediodía en la España peninsular), una hora en la que la Embajada de Estados Unidos suele estar abierta y operativa, según ha precisado la CNN.

Según el diario 'Hurriyet', el terrorista estaba pasando por el control de seguridad cuando se produjo la explosión. La Policía ha tomado medidas de seguridad en previsión de un segundo atentado, según el rotativo turco. En el momento del ataque no funcionaban las cámaras de seguridad debido a un corte eléctrico, pero se desconoce si la Embajada ha sido el único edificio que sufrió este problema.

Imágenes de la televisión turca NTV muestran que la explosión causó un boquete en la pared de un edificio junto a la embajada. Numerosas ambulancias y equipos de bomberos han acudido al lugar.

El atentado no ha sido reivindicado de momento. Turquía ha sido escenario, en los últimos años, de diversos atentados perpetrados por islamistas radicales, grupos de extrema izquierda y ultraderecha y separatistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), aunque estos últimos se han solido centrar en objetivos nacionales.

Loading Slideshow...