El presidente de la patronal madrileña CEIM y vicepresidente primero de la CEOE, Arturo Fernández, ha reclamado a los órganos de dirección de la patronal un "tiempo de reflexión" antes de tomar una decisión sobre su futuro.

En la reunión de la Junta Directiva ordinaria que ha convocado hoy la CEOE, varios de los presentes consultados por la agencia Efe han explicado que ese tiempo de reflexión no implica que vaya a dimitir de sus puestos, aunque reconocen que algunos de los presentes en la Junta Directiva han interpretado de sus palabras que podría presentar su renuncia.

La petición del también presidente de la Cámara de Comercio de Madrid se produce después de que la cadena SER desvelase pagos en 'B' a los empleados de las empresas de Fernández, algo que el empresario siempre ha negado. La Fiscalía de Madrid abrió ayer diligencias para investigar los presuntos pagos.

Ahora se abre un periodo de tiempo, cuya duración el propio Fernández no ha precisado, en el que tendrá que sopesar si dimite o se mantiene en el cargo. A priori no parece que cuente con demasiados apoyos dentro de la patronal. Ni siquiera en la reunión de esta mañana el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha expresado se apoyo cerrado y se ha limitado a decir a Fernández un geélido "haz lo que tengas que hacer".

REFLEXIÓN NO ES DIMISIÓN

Poco más tarde, y a media que sus palabras comenzaban a hacerse públicas, el propio Fernández ha reculado hasta el punto de decir que "reflexión no quiere decir en absoluto dimisión". En una entrevista concedida al programa En casa del Herrrero, de esRadio, el presidente de Ceim ha insistido en que "tengo motivos para reflexionar", pero se ha negado a ir más allá: "Que cada uno lo interprete como quiera, pero no es una dimisión".

Fernández ha reconocido en la reunión de la Junta Directiva de esta mañana el representante de la patronal vasca (Confebask) ha tomado la palabra para recomendarle que se mantuviera "en stand by".

Escucha la entrevista a Arturo Fernández en EsRadio