El Consejo Nacional de la Orden de Médicos franceses propuso hoy al Gobierno legalizar una "sedación terminal" para pacientes "excepcionales" a los que no se dirige actualmente la ley de cuidados paliativos aprobada en 2005.

Es la primera vez que los facultativos introducen este término en un documento oficial, enviado al Ejecutivo tras la consulta efectuada por el presidente, François Hollande.

Los médicos consideran que el actual marco normativo francés, que propone la aplicación de cuidados paliativos a los enfermos terminales, responde a la mayor parte de los casos, pero "es insuficiente".

Según la Orden de Médicos, la ley de 2005 "puede no ofrecer ninguna solución para ciertas agonías prolongadas" o para "dolores psicológicos y/o físicos que, pese a los medios puestos en marcha, siguen siendo incontrolables".

CASOS EXCEPCIONALES

En esos casos "excepcionales", en los que "la atención curativa es inoperante" se impone la toma de "una decisión médica legítima" que "debe ser colegiada", indicó la Orden de Médicos, que precisó que el paciente debe efectuar la petición de forma "persistente, lúcida y reiterada".

"Una sedación adaptada, profunda y terminal, proporcionada con respeto a la dignidad, puede ser planteada por un deber de humanidad por un grupo colegiado", señaló.

Los facultativos señalan que "la prohibición fundamental de conducir deliberadamente a la muerte" a otra persona "no puede ser transgredida por un médico que actúe solo".

Actualmente, la ley francesa autoriza a practicar cuidados paliativos a enfermos terminales, con acuerdo del paciente y pese a que éstos acorten su vida.