El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha expropiado la empresa Sabsa, filial de las españolas Abertis y Aena que administra los tres mayores aeropuertos más grandes del país, acusándola de no haber hecho suficientes inversiones.

Morales hizo el anuncio en un acto en la ciudad central de Cochabamba, donde está la sede de Sabsa, acompañado del vicepresidente del país, Álvaro García Linera, y del ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez.

La empresa Servicios de Aeropuertos Bolivianos S.A. (Sabsa) es la sexta compañía española que pasa a manos del Estado en menos de un año, ya que en mayo pasado Morales nacionalizó una filial de Red Eléctrica de España (REE) y en diciembre otras cuatro de Iberdrola, por las que aún no ha habido una compensación económica.

"Venimos a emitir este decreto supremo para recuperar una empresa más para el Estado Plurinacional de Bolivia", afirmó Morales.

El gobernante adujo que Sabsa no hizo suficientes inversiones para ampliar los aeropuertos en El Alto (La Paz), Cochabamba y Santa Cruz, los principales del país, y criticó además los "sueldos exorbitantes" que percibían sus ejecutivos.

Según el decreto leído por Morales, el ministerio de Obras Públicas asumirá el control de todo el paquete accionarial de Sabsa en representación del Estado boliviano.

Al igual que en anteriores expropiaciones, se dispuso también que la compensación a Abertis y Aena provenga de una tasación realizada por una empresa independiente "en el plazo de 180 días hábiles".

Morales también ordenó el despliegue de militares en los tres aeropuertos "para garantizar la continuidad de los servicios".

MARGALLO: "ES UN ACTO NO AMISTOSO"

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha advertido de que va a estudiar "todas las medidas" necesarias, tanto a nivel bilateral como apelando a la "solidaridad" de sus socios de la Unión Europea, en respuesta a la expropiación.

"Consideramos que es un acto no amistoso", ha declarado el ministro español a la prensa en Bruselas, en donde asiste a una reunión de Asuntos Exteriores con sus colegas europeos.

García-Margallo ha apuntado que "no es la primera vez que ocurre" un incidente de este tipo con el Gobierno boliviano y ha lamentado que esta actuación "contraste vivamente" con la cooperación de España en otros asuntos.