INTERNACIONAL
22/02/2013 09:12 CET | Actualizado 23/04/2013 11:12 CEST

La Iglesia alemana decide permitir la píldora del día después

Thinkstock

Para los creyentes, dios es universal. Para los obispos, la interpretación sobre sus preceptos varía. La Iglesia Católica Alemana ha decidido permitir ciertos tipos de 'píldora del día después' para mujeres que han sufrido una violación, pero no aquellas como la RU-486 que tiene efecto abortivo, ante las protestas que han surgido en el país después de que dos hospitales católicos rechazaran el mes pasado tratar a una víctima de violación.

Así, la Iglesia de Alemania ha indicado que los hospitales de la Iglesia deberán asegurar el cuidado médico, psicológico y emocional adecuado para las mujeres que hayan sufrido una violación, incluyendo la administración de píldoras que previenen el embarazo y no inducen el aborto.

El arzobispo Robert Zollitsch ha señalado que los obispos alemanes han confirmado en una reunión de cuatro días en la ciudad de Trier que "las mujeres víctimas de violación obtendrán el adecuado cuidado humano, médico, psicológico y pastoral".

"Esto puede incluir medicación con la 'píldora del día después' siempre que ésta tenga un efecto profiláctico y no abortivo", ha precisado, al tiempo que ha añadido que no se pueden usar "los métodos médicos y farmacéuticos que inducen la muerte de un embrión", entre los que estaría la RU-486, que se comercializa como 'Mifegyne' o 'Mifeprex'.

En cuanto a la actuación de los hospitales mencionados, el cardenal de Colonia, Joachim Meisner, ha criticado el tratamiento que han dado a las mujeres y ha apuntado que les "avergüenza profundamente" su comportamiento porque "contradice su misión cristiana".

La mujer de 25 años a la que negaron el tratamiento el mes pasado fue derivada por su médico a los hospitales de Colonia para que le hicieran un examen ginecológico después de que fuera violada tras ser drogada en una fiesta. Los hospitales rechazaron tratarla porque no podían recetarle la píldora. Finalmente, fue tratada en un hospital de la Iglesia protestante.

NOTICIA PATROCINADA