Hay quien cuenta que si dices tres veces el nombre de Bárcenas frente a un espejo en la sede del PP se te aparece el diablo. Como si de belcebú se tratara, el nombre del extesorero del PP se ha convertido en impronunciable para los principales dirigentes del partido, que hacen frente a la mayor crisis de su historia que supera la brecha abierta entre los populares en 2008 y que se cerró en el Congreso de Valencia.

Acusados de cobrar sobresueldos en negro y bajo la sospecha de que ese dinero procediera de fuentes de financiación ilegales, amenazaron desde el primer momento con demandar "al autor de los papeles" de Bárcenas y a "todos" los que divulgasen esas informaciones. Sin embargo, las demandas directas contra el "innombrable" no han llegado. Tras muchos aplazamientos y eludiendo dar explicaciones, el PP demandó más de un mes después a El País y al "autor" de los documentos publicados por el diario. Así reza en el comunicado sobre la demanda emitido por el partido:

"El Partido Popular ha presentado esta mañana una demanda por vulneración del derecho al honor contra la empresa editora del diario El País, así como contra el autor de los falsos papeles publicados que, según dicho medio de comunicación, es Luis Bárcenas, aunque él lo haya negado públicamente y ante la Fiscalía Anticorrupción".

Aunque González Pons, vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, ha dicho este jueves que el extesorero del partido figura como "codemandado" en la defensa de su honor presentada por el partido, Bárcenas no está demandado directamente.

Tajantemente ha afirmado que "igual que no se puede estar medio embarazada, en España no se puede estar medio demandado. El señor Bárcenas está demandado por el PP. En la demanda figura como codemandado y la demanda se dirige contra una empresa editora y contra Luis Bárcenas", ha argumentado Gónzalez Pons en una entrevista con la Cadena Cope.

Sin embargo, desde el partido matizan a Pons e insisten a El Huffington Post en que la demanda, que no van a hacer pública, no va "contra esta persona en concreto" sino contra "el autor de esos papeles" que "por lo que dice El País es Bárcenas".

Añaden que lo de González Pons "ha sido más una forma de hablar" y que "quizá lo ha afirmado en el supuesto" de que se corrobore la autoría de los papeles.

El PP negó desde un primer momento la veracidad de esos documentos, por los que la demanda contra Bárcenas se basa en dar por cierto lo publicado por el diario al que han demandado precisamente por publicar dichos documentos. Rocambolesco.

Bárcenas es para el PP como el gato de Schrödinger: está demandado y no lo está a la vez.

LA CONTINUA CONTRADICCIÓN

El PP continúa así por la senda de las contradicciones que comenzaron desde que estalló el escándalo.

Maria Dolores de Cospedal negó en aquellos días "rotundamente" la veracidad de los papeles. Más tarde, la misma secretaria general del PP reconocía que "parte" de los datos podían ser ciertos. De tal forma que el propio Rajoy llegó a afirmar que "todo es falso salvo alguna cosa".

Después llegó el turno de aclarar la relación contractual que Bárcenas tenía con el partido. Los dirigentes del PP negaron en un primer momento que el exgerente siguiera cobrando del partido. El vicesecretario general de Organización del PP, Carlos Floriano, afirmó que la relación con Bárcenas "se extinguió en 2010", palabras que suscribió Cospedal.

Los pagos que siguieron realizando al extesorero eran, según el PP, pagos "en diferido" por su indemnización por despido. Sin embargo, durante ese periodo se le siguieron pagando las cotizaciones a la Seguridad Social, lo que supondría una infracción grave. Solo se le dio de baja de esas cotizaciones el mismo día que El País publicaba los documentos.

Tal es el lío que existe sobre hasta cuándo Bárcenas estuvo trabajando en el PP que el extesorero, investigado en el marco de la trama Gürtel por llegar a acumular hasta 38 millones en Suiza, según él mismo declaró ante el juez, ha demandado al PP en varias ocasiones.

La primera por "despido improcedente", poniendo en cuestión la versión oficial del partido ya que asegura en la demanda que a partir de 2010 siguió trabajando como asesor con un sueldo de 21.300 euros al mes. Más tarde denunció ante la policía el robo de ordenadores de su despacho en la calle Génova, despacho que según el PP no existe. Y este miércoles interponía una nueva demanda contra el PP por "maltrato laboral".

Bárcenas continúa siendo para el PP "esa persona". Así se refirió a él el presidente Mariano Rajoy en el último debate sobre el Estado de la Nación.

Interpelado durante el debate directamente por el caso Bárcenas Rajoy respondió:

"No voy a citar a nadie; no lo hice ayer y no lo voy a hacer hoy. Las personas que ha citado usted hace años que ya no tienen responsabilidades en el partido".

También es tema tabú para la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría. Semana tras semana se niega a responder a los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Como si el Gobierno no fuera del PP, Bárcenas es un tema exclusivo del partido. Y de ahí no hay quien la saque.

Quizá esta continua contradicción ha llevado al PP a tratar de eludir constantemente el tema, a no dar explicaciones. Como si no hablando de él se le olvidara con el paso del tiempo. Como si de un mal sueño se tratase.


13.03.06 Demanda PP by ElHuffPost


Loading Slideshow...
  • Bárcernas, ante el juez

  • Bárcernas, ante el juez

  • Bárcernas, ante el juez

  • Bárcernas, ante el juez

  • Bárcernas, ante el juez

  • Bárcernas, ante el juez