Huffpost Spain

Un catedrático de la Politécnica huye de la policía tras no poder entrar al recinto (VÍDEO)

Publicado: Actualizado:

Un catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) se ha visto obligado a salir corriendo ante la presencia policial cuando intentaba acceder al recinto para impartir clases.

La policía se personó este viernes en el centro por requerimiento del Rectorado, que advirtió de la celebración "de una asamblea que no estaba autorizada", informa Europa Press. La UPM protesta por la intención de despedir a más de 300 empleados de la Universidad.

En el vídeo subido a YouTube por el usuario Juan Robles se ve cómo el profesor, grabado por las cámaras de La Sexta, explicaba que intentaba acceder al recinto pero que "estos señores" (refiriendose a la policía) "no me dejan entrar".

El catedrático añade que el impedimento se produce en "un recinto público y además es mi centro de trabajo".

Tras un rifirrafe con los agentes, la policía le pide que se identifique:

"- ¿Documentación?
- ¡Una mierda!" - contesta el catedrático mientras sale corriendo y se adentra entre los árboles para no ser alcanzado por los agentes ante el aplauso de los presentes.

La presencia policial ha impedido el acceso a alumnos y profesores. "No dejan entrar a nadie que no sea de la universidad y si cualquier ciudadano quiere realizar una gestión en el Rectorado le dicen que vuelva el lunes", ha lamentado el secretario del sector Universidad de la Federación Regional de Enseñanza de Madrid (FREM) de CC.OO., Santiago Cuesta.

A su juicio, es "inaudito" que esto pase "en una institución pública". "Nuestra voluntad es no crear ningún conflicto sino manifestar nuestra protesta", ha añadido, después de la polémica suscitada ayer cuando la Policía Nacional se puso a controlar desde las 7 horas los accesos a los dos rectorados de la Universidad Politécnica.

De hecho, la reunión informativa de trabajadores y estudiantes prevista para las 13 horas no se pudo celebrar ante la presencia de "unos 27 furgones policiales y un triple cordón policial de más de 100 efectivos que impedía el acceso a cualquier ciudadano al Rectorado de la Universidad", han señalado desde el sindicato.