ECONOMÍA

Dimite el presidente de Pescanova, Manuel Fernández Sousa

17/07/2013 18:30 CEST | Actualizado 17/07/2013 18:30 CEST
EFE

El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, ha dicho adiós a la empresa y ha renunciado a su cargo al considerarse el máximo responsable de la situación en la que encuentra la empresa.

El consejo de administración ha aceptado la petición de abandono de Sousa por unanimidad durante un maratoniana reunión, que se ha prolongado desde las 11.15 horas hasta las 17.15.

El juez Pablo Ruz imputó al presidente de esta empresa, junto otros tres directivos de la entidad y al grupo alimentario como persona jurídica, por falsear sus cuentas anuales y utilizar información relevante.

Este encuentro se ha adelantado dos semanas para dar celeridad a cualquier decisión tras la última reunión a la que la administración concursal, Deloitte, convocó a todos los consejeros.

En dicha asamblea se dio a conocer el informe forense de la auditora KPMG y un avance del de la administración concursal, así como las condiciones de la línea de crédito de 56 millones de euros que concedieron siete bancos con la colaboración de la Xunta.

En su informe, KPMG señaló que la dirección de Pescanova planificó, diseñó y ejecutó operaciones contables para presentar una deuda financiera ficticia, ocultando así los 3.281 millones de euros que debía en diciembre de 2012.

Pescanova entró en concurso de acreedores el pasado mes de abril al considerar imposible alcanzar, a corto plazo, un acuerdo con los acreedores y dado que su situación financiera presentaba "riesgo de deterioro".