ECONOMÍA
23/05/2013 17:33 CEST | Actualizado 23/05/2013 17:33 CEST

Imputado el presidente de Pescanova por falsear las cuentas

EFE

El 'caso Pescanova' entra de lleno en la Audiencia Nacional. El juez Pablo Ruz ha imputado al presidente de esta empresa, Manuel Fernández de Sousa-Faro, a otros tres directivos de la entidad y al grupo alimentario como persona jurídica por falsear sus cuentas anuales y utilizar información relevante.

En el auto, Ruz cita a los imputados a declarar los próximos días 1 y 2 de julio, se declara competente para instruir esta causa y admite parcialmente a trámite tres de las cuatro querellas presentadas contra los responsables de la empresa.

Además de Fernández de Sousa-Faro, el magistrado ha imputado al consejero Alfonso Paz-Andrade por los delitos de falseamiento de información económico-financiera, falseamiento de las cuentas anuales y uso de información relevante. Este último delito también lo atribuye a los accionistas José Alberto Barreras y José Antonio Pérez-Nievas y seis empresas accionistas de la compañía.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, que acuerda estas diligencias a petición de la Fiscalía Anticorrupción, también rechaza en su resolución la intervención judicial de la empresa, al considerar que está siendo sometida a un proceso de administración concursal.

Ruz asegura que los administradores de Pescanova "valiéndose de la información reflejada en las cuentas anuales (...) que no se ajustaba a la realidad" proporcionaron públicamente una imagen irreal de la situación económica de la empresa, lo que condujo a los querellantes a adquirir paquetes de acciones.

De hecho, el auto concreta que entre los meses de agosto de 2012 y enero de 2013 varios analistas financieros recomendaron la inversión en estos valores en base a estos datos falsos.

Los accionistas que han presentado las querellas admitidas acusan específicamente a la entidad Sabadell BS Bolsa FI de haber procedido a la venta masiva de títulos de la compañía coincidiendo con una subida mientras aconsejaban la compra a sus clientes ,"por lo que consideran que podrían haber utilizado información reservada"'.

"NO REFLEJABAN LA IMAGEN FIEL"

Ruz agrega que las cuentas anuales de los ejercicios 2008, 2010 y 2011, los folletos informativos y otros informes financieros "no reflejaban la imagen fiel" de la compañía como se deduce del hecho de que sólo unos meses después su presidente comunicara a la CNMV su decisión de no formular sus cuentas de 2012 y manifestara sus dudas sobre la propia continuidad de la empresa.

El pasado mes de marzo quedó suspendida la cotización de la acción y en abril, Pescanova solicitó la declaración de concurso de acreedores.

Los querellantes denunciaron que algunos de los directivos vendieron acciones de la multinacional pesquera antes de que su situación económica se diera a conocer públicamente "con el fin de evitar pérdidas en sus patrimonios personales y plenamente conocedores de la verdadera situación económica de la entidad".

EL EMPRESARIO LO NIEGA

Horas antes de conocerse la imputación, el presidente de Pescanova ha negado en una entrevista en la Cadena Ser las acusaciones que se hacen contra él. ''Si hubiera querido hacer uso de información privilegiada habría vendido todo y me habría ido'', ha declarado.

En este sentido, ha afirmado: "si yo no hubiera creído en la compañía no hubiera metido dinero y no hubiera conservado lo que tengo, he vendido todo lo que no me quedó más remedio que vender".