INTERNACIONAL

El papa aprueba medidas contra la financiación del terrorismo con el dinero de la Iglesia

08/08/2013 18:18 CEST | Actualizado 08/08/2013 18:18 CEST
EFE

El papa Francisco ha aprobado este jueves una batería de reformas para controlar las cuestionadas finanzas vaticanas, especialmente por el papel de su banco, el Instituto para las Obras de Religión (IOR). Una de las novedades es la creación del un comité supervisor financiero para luchar contra el blanqueo de capitales, financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva.

Este Motu Proprio (documento papal) da continuidad al aprobado en 2010 por su predecesor, el papa Benedicto XVI, pero incluye la constitución del Comité de Seguridad Financiera vaticano, que coordinará a las autoridades competentes de la Santa Sede y el Estado de la Ciudad del Vaticano.

"Deseo renovar el compromiso de la Santa Sede en adoptar los principios y ejecutar los instrumentos jurídicos desarrollados por la comunidad internacional, adecuar aún más el orden institucional para la prevención y la lucha contra el blanqueo, la financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva", comenta Francisco.

CONTROL SOBRE TODOS LOS ENTES DEPENDIENTES AL VATICANO

El organismo, que estará presidido por el asesor para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, Bryan Peter Wells, puede exigir información a los entes dependientes de la Santa Sede y el Vaticano, identificar las medidas necesarias para la gestión y la contención de los riesgos de blanqueo de capitales, financiación de terrorismo y proliferación de armas de destrucción masiva, así como regular la actualización de éstas.

Las reuniones del comité se celebrarán cada cuatro meses, aunque pueden organizarse otros encuentros de tipo extraordinario, y en ellos pueden participar además expertos y técnicos de las materias que se aborden.

Con esta última iniciativa, el Vaticano responde a una recomendación hecha por la comisión Moneyval del Consejo de Europa, que ha reconocido ya que la Santa Sede ha recorrido un "largo camino en muy poco tiempo" en la lucha contra el blanqueo de capitales.

"La promoción del desarrollo humano integral sobre el plano material y moral requiere de una profunda reflexión sobre la vocación de los sectores económicos y financieros y sobre su correspondencia como fin último de la realización del bien común", afirma el pontífice.

REFORMA DE LA CURIA

Las nuevas medidas, que entrarán en vigor el sábado, serán extensibles a otros organismos vaticanos como la Curia Romana y organizaciones sin ánimo de lucro que tengan entidad jurídica canónica y sede en el Estado del Vaticano.

Además, tras los casos de curas pederastas y el escándalo Vatileaks, que desveló luchas internas y supuestos casos de corrupción, Francisco organizó en abril un grupo de ocho cardenales para que le aconsejen y estudien una revisión de la Curia Romana.

Este pasado julio el papa Bergoglio, elegido pontífice en marzo de este año, creó la comisión para las reformas de la estructura económica administrativa de la Santa Sede y en junio otra de investigación para la reforma del IOR.