INTERNACIONAL
01/07/2013 21:07 CEST | Actualizado 01/07/2013 21:50 CEST

Dimiten el director general y el vicedirector del Banco Vaticano

EFE

El director general del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco Vaticano, Paolo Cipriani, y el vicedirector, Massimo Tulli, han presentado su dimisión según ha informado este lunes el Vaticano en un comunicado.

La dimisión de ambos, que fue aceptada por la Comisión de Cardenales y la dirección de la superintendencia, se produce tras la detención el pasado viernes del alto prelado Nunzio Scarano, acusado de fraude y corrupción en una investigación sobre las supuestas irregularidades de la institución bancaria vaticana.

El comunicado también señala que el presidente del banco, Ernst von Freyberg, será el director interino, y anuncia la creación de un nuevo cargo, el de director de riesgos, para homologar a la entidad vaticana con las regulaciones internacionales.

En lo que representa un nuevo golpe a la ya de por si debilitada reputación del banco vaticano, Scarano, de 61 años, fue detenido junto a Giovanni Zito, un agente de los servicios secretos, y Giovanni Carenzio, un broker imputado por un tribunal de Las Palmas de Gran Canaria por supuestamente estafar alrededor de 20 millones de euros a varias familias de la oligarquía local.

Los tres están acusados de conspirar para traer de Suiza 20 millones de euros en un avión privado para su distribución en la ciudad sureña de Salerno. Scarano está siendo investigado por un juzgado de esta ciudad por supuesto lavado de dinero.

Estas dimisiones se producen días después de que el papa Francisco haya creado una comisión, con el cardenal Raffaele Farina a la cabeza, para efectuar una limpieza a fondo de la entidad, plagada de escándalos desde hace décadas. El más notorio, en 1982, cuando Roberto Calvi, un banquero italiano próximo a la entidad, fue encontrado ahorcado bajo el puente de Blackfriars, en Londres. Un tribunal decidió que se trataba de un asesinato, pero el crimen nunca ha sido resuelto.

MOSEÑOR 500

El prelado detenido es Nunzio Scarano, alto prelado de la ciudad de Salerno, al sur del país, que era conocido como "monseñor 500", porque siempre portaba billetes de ese valor, según publicó Corriere Della Sera.

Scarano era contable de la administración financiera del Vaticano y fue detenido en una parroquia de las afueras de Roma, según informó su abogado. El prelado había sido suspendido de sus funciones hace unas semanas con motivo de la apertura de una investigación judicial sobre su gestión.

NUEVOS TIEMPOS