POLÍTICA

La Generalitat no subirá el límite de velocidad en carreteras a 130 km/h en Cataluña

04/10/2013 17:39 CEST | Actualizado 04/10/2013 18:12 CEST
EFE

Nada de circular a 130 kilómetros por hora en Cataluña. La Generalitat ha avanzado que no va a subir hasta esta velocidad el límite permitido porque considera que el parque automovilístico que se mueve por sus carreteras está envejecido y, por culpa de la crisis, en deficientes condiciones de seguridad.

Por ello, según han informado a Efe fuentes del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), no aplicarán la reforma de la Ley de Tráfico que permitirá el incremento de la velocidad máxima en autovías y autopistas, un proyecto que el Gobierno ha remitido este viernes a las Cortes para su discusión y aprobación. El País Vasco también ha mostrado su rechazo a la iniciativa del Ejecutivo.

[MIRA LAS 7 NOVEDADES DE LA LEY DE TRÁFICO]

Una portavoz del SCT ha explicado que "muchos vehículos que circulan por las carreteras catalanas están en condiciones deficientes", ya que la crisis ha ocasionado un envejecimiento del parque automovilístico.

El SCT, que ha recordado que el gestor de la velocidad en Cataluña es la Generalitat, cree que "estas no son las condiciones óptimas para subir la velocidad a 130 kilómetros por hora".

En cuanto al resto de medidas que reforma el proyecto de ley, como el aumento de las multas por alcoholemia, el Servicio Catalán de Tráfico ha explicado que sí las aplicará.

NUEVA LEY DE TRÁFICO

Esta medida de aumento de la velocidad no entraría en vigor hasta que no se apruebe el Reglamento de Circulación, previsiblemente en marzo, según ha afirmado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En términos generales el límite máximo de velocidad en autopistas y autovías será el actual, 120, y sólo se subirá a 130 en determinados tramos en función de su índice de siniestralidad, características de la vía o condiciones climatológicas.

El texto, que ya había pasado por el Consejo de Ministros en julio, incluye novedades como la elevación de las multas de alcoholemia y drogas (de 500 a 1.00 euros), la obligación de que los menores lleven casco en ciudad cuando monten en bicicleta o la prohibición del uso de detectores de radar.

EL GOBIERNO VASCO NO VE "NADA POSITIVO"

La directora de Tráfico del Gobierno Vasco, Garbiñe Saez, ha recordado a Efe que el Ejecutivo de Vitoria ya mostró su rechazo a esta elevación cuando presentó las alegaciones al proyecto de ley y al reglamento de circulación.

La responsable vasca ha insistido en que en las carreteras de la comunidad este incremento "en nada es positivo en pro de la seguridad vial", por la orografía, con numerosas curvas, y por la climatología, con lluvias muy habituales.

Además, ha considerado que se debe esperar a ver cómo se aprueba definitivamente la ley en las Cortes porque, además, no está nada claro cuáles deben ser las condiciones y los tramos en los que se podría aumentar la velocidad.

Aún así, ha insistido en que, por las especiales condiciones de las carreteras vascas, es "muy difícil que se pueda llevar a cabo esta elevación" en Euskadi, aunque ha recordado que si es una ley orgánica, es de obligado cumplimiento en todo el Estado.

Se ha referido a la razón que ha dado la Generalitat de Cataluña para anunciar que no aplicará esta subida de la velocidad, que el parque automovilístico que circula por sus carreteras está envejecido, y ha reiterado que, "desde luego, por ninguno de los criterios que se puedan establecer se entiende por qué es necesaria esa elevación".

Saez ha reconocido que el parque móvil de Cataluña, del País Vasco y del Estado se esta "envejeciendo" por efecto de la crisis y aumentar la velocidad máxima sería "un riesgo más".

ADEMÁS