Huffpost Spain
Rodrigo Carretero Headshot

Un año en lista de espera para una operación de corazón: "Que no les pase a ellos"

Publicado: Actualizado:
OPERACION
GTRES

Juan Carlos Rodríguez va de una sala a otra en el Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz. Habla por el móvil y, de vez en cuando, cuelga para hablar con algún médico o enfermera. Intenta, sin éxito, encontrar una solución para el problema de su madre: la tienen que operar del menisco y, aunque está como preferente en la lista de espera, su intervención no se producirá hasta julio de 2014.

Lleva aguardando la operación desde hace tres meses y, según asegura Juan Carlos, su estado es cada vez peor. "Ya no aguanta más el dolor y no se puede levantar de la cama. Tiene la pierna muerta, se le ha producido necrosis. Ahora, se le está cargando la cadera y le están saliendo quistes en la rodilla. Tiene que estar con tratamiento de morfina", afirma.

Juan Carlos asegura que en el hospital han reconocido que el tiempo máximo que debería esperar su madre son tres meses. "Ahora quiero que me pongan eso por escrito para que si le pasa algo yo pueda reclamar. De palabra no me vale".

Su caso pone rostro a una situación que cada vez sufren más personas en España. La espera para entrar en un quirófano alcanzó al iniciarse 2013 una cifra récord: 571.395 personas aguardaban por una operación, un 6,4% más que en junio de 2012, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

En solo un semestre, el plazo que los pacientes esperan para operarse se ha disparado de 76 días, de media, a 100. Las listas de espera más largas se dan en traumotología: en diciembre, había 166.300 personas esperando una intervención. Le siguen oftalmología (110.812) y cirugía general y de digestivo (108.508).

Más datos para la alarma: el número de pacientes que esperan más de seis meses para ser operados se ha disparado un 7%, a pesar de que ese es el tiempo máximo que marca la ley para ser atendido en algunas patologías. A 31 de diciembre de 2012 suponían el 16,5% de los que esperan.

UN AÑO ESPERANDO UNA OPERACIÓN DE CORAZÓN

Rafael Roy, zaragozano de 51 años, es otro de los cientos de miles de españoles esperando una operación. En su caso, lleva desde noviembre de 2012 aguardando para una intervención de corazón, después de que la anterior a la que se sometió "no saliera del todo bien".

Explica que en esta espera tiene grandes subidas y bajadas de ánimo. "Hay días que me iría a Madrid corriendo y otros que noto asfixia y no me movería de la cama". A él le ofrecieron una solución en mayo: operarse en Santander, pero cargando él con los gastos de transporte. "Les dije que no porque, entre otras cosas, prefiero que me opere el médico que conoce a fondo mi caso", indica.

Rafael recuerda que hace un año estuvo ingresado y le dijeron que, quizá, le operasen en las siguientes semanas... y hasta ahora. "Es un problema claro de mala gestión de la Administración. Es indignante y hay casos que claman al cielo. Que no les pase a ellos. No tienen derecho a irse de vacaciones mientras haya tanta gente esperando una operación".

FORMAS DE MAQUILLAR LAS CIFRAS

Pero las verdaderas listas de espera son, en algunos casos, aún mayores de lo que indican las cifras. Los expertos señalan que las Comunidades Autónomas maquillan los datos. "Lo hacen casi todas, pero unas con más descaro que otras. En Madrid, por ejemplo, se maquillan de forma oficial", explica Marciano Sánchez Baile, médico portavoz de la Federación de Asociaciones en defensa de la sanidad pública.

De hecho, en la Comunidad de Madrid el paciente sólo pasa a formar parte de las listas de espera una vez que se ha sometido a las pruebas preoperatorias y la visita con el anestesista. En el resto de España, se contabiliza a partir del momento en que el médico indica la operación. El Ministerio de Sanidad no ofrece los datos de espera por Comunidades Autónomas.

Más técnicas de maquillaje: "Hay listas de espera que están cerradas. Te dicen que te tienes que operar, pero llegas y te cuentan que la lista está cerrada. ¿Cómo se puede hacer eso?", se pregunta Carmen Flores, presidenta de la asociación El Defensor del Paciente.

¿MOTIVOS? LOS RECORTES

Flores apunta los motivos del notable incremento de la listas de espera en los últimos meses, que se resumen en una palabra: recortes. "Se han cerrado quirófanos, no se opera por las tardes ni los fines de semana porque se ha prescindido de personal. Es una vergüenza que haya gente que tiene que estar en urgencias 3 días porque no hay camas cuando en muchos hospitales hay plantas enteras cerradas", resume.

Patricia Alonso, portavoz de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid, añade un motivo más: "No me atrevo a decir que sea intencional, pero lo creo. Las listas de espera son una forma de privatización encubierta porque son la excusa para desviar a pacientes a centros privados, por lo que se descapitalizan los centros públicos", asegura.

Alonso cree que los acuerdos de la sanidad pública con los centros privados no son una opción precisamente barata. "Ha aumentado de forma brutal el presupuesto destinado a ello. Es como si yo no tengo dinero para dar a mis hijos cinco comidas al día y pago a una cadena de comida rápida para que les dé la merienda todas las tardes", asegura.

Sánchez Baile, de la Federación de Asociaciones en defensa de la sanidad pública, añade que, además, en la Comunidad de Madrid se penaliza con esperas que se pueden multiplicar por siete a los pacientes que rechazan operarse en un centro privado.

"HAY GENTE MURIENDO EN LISTA DE ESPERA"

Esas esperas tienen consecuencias en ocasiones muy graves para los enfermos. Carmen Flores, de El Defensor del Paciente, es rotunda en este sentido: "Hay gente que está muriendo en lista de espera. En otras ocasiones, la espera es tan larga que cuando el paciente llega al quirófano su situación se ha agravado de tal forma que ya no tiene solución. Otros ven que los plazos se alargan y eso les mina mentalmente", asegura.

Añade que las listas están aumentando por intentar ahorrar y que lo que se está consiguiendo es lo contrario: "Al agravarse el estado de un paciente, éste estará todo el día en urgencias o en el médico de cabecera y si finalmente se queda incapacitado hay que pagarle una incapacidad. Creo que los españoles somos muy buenos, tenemos paciencia, y la Administración nos toma por idiotas".

"UNA GESTIÓN MÁS INTENSIVA"

Sanidad recalca que la ministra, Ana Mato, y los consejeros de todas las comunidades autónomas ya han acordado mejorar la gestión de las listas de espera, en cuya confección se dará prioridad al criterio de los médicos. Insisten en que están trabajando "para mejorar la gestión clínica y la eficiencia de las listas de espera, para que haya la misma equidad y los mismos servicios sanitarios en todo el territorio nacional."

Para Sánchez Baile, de la Federación de Asociaciones en defensa de la sanidad pública, no es suficiente. Explica que se deben señalar unas esperas máximas según patologías y obligar a que no se superen. Luego, indica, hay que hacer una gestión más intensiva de los recursos públicos.

"Si este señor, Juan Carlos me parece que se llama [por el rey], se operó por la tarde en un centro privado, ¿por qué en los públicos no se puede hacer lo mismo? Operar por las tardes reduciría las esperas muy significativamente porque hay muchos quirófanos infrautilizados."

De momento, esa opción no parece muy factible: desde el año 2010, cuando comenzó el tijeretazo en Sanidad, los presupuestos destinados a este área han perdido 6.900 millones. Mientras, Juan Carlos Rodríguez sigue luchando en el Hospital de Badajoz. La salud de su madre no entiende de recortes.

ADEMÁS

La inversión en Sanidad sigue cayendo en picado

¿Mareas blancas? No es ni "marejadilla"