POLÍTICA

La tripulación del yate 'Fortuna' cobrará una indemnización de 1,2 millones de euros

28/10/2013 14:11 CET | Actualizado 28/10/2013 14:11 CET
EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha condenado a Patrimonio Nacional y a la empresa Unión Naval Valencia a indemnizar de forma conjunta y solidaria con 1.235.441 euros a diez extrabajadores del que fue yate del rey, el 'Fortuna', cuyo contrato fue rescindido tras ponerse fin a la adjudicación del servicio de mantenimiento de la embarcación.

En concreto, las cantidades por cada uno de los afectados oscilan entre los 54.000 y los 185.000 euros, resultado de sumar 33 días por año trabajado. Los demandantes fueron despedidos después de que Patrimonio Nacional indicase a la empresa adjudicataria la finalización de los servicios de mantenimiento, tras solicitar el rey al organismo público que iniciase los trámites para la desafectación del barco como bien de la entidad.

En concreto, la Sala de lo Social ha declarado improcedentes los despidos, estimando de este modo la demanda interpuesta por los diez exempleados. El rey renunció al uso del yate en mayo por recomendación médica y el contexto de crisis y recortes. Los tripulantes del Fortuna, que aseguran que no tienen ninguna queja de los miembros de la familia real, compartían horas de navegación con el rey y su familia y cuidaban de la embarcación en tierra.

El 'Fortuna', un yate de alta velocidad y 41 metros de eslora, fue donado en el 2000 para uso de la Familia Real por la Fundación Turística y Cultural de las Islas Baleares, presidida por Carmen Matutes, que contaba entre su treintena de patronos con los máximos responsables de Sol Meliá, Barceló, Globalia, la Caixa y la Caja de Ahorros de Baleares 'Sa Nostra'. El yate costó en su día unos 3.000 millones de pesetas.