NOTICIAS

Carreteras solares: despiertan la imaginación pero sus costes podrían ser un obstáculo (FOTOS)

20/06/2014 10:15 CEST | Actualizado 20/06/2014 18:49 CEST

¿Tus contactos han empezado a postear en Facebook imágenes de carreteras solares? Es la idea de un matrimonio estadounidense de Idaho que se ha pasado toda una década desarrollando esta tecnología. Lanzaron una campaña de crowdfunding mediante Indiegogo el 22 de abril, el Día de la Tierra, con el objetivo de recaudar 1 millón de dólares para que su proyecto pasase “de prototipo a producto”.

La pareja, Scott y Julie Brusaw, quiere manufacturar paneles hexagonales engranados que reemplacen el asfalto de las carreteras cubriéndolas con celdas solares.

Sus carreteras paneladas podrían generar cantidades ingentes de energía renovable. Sustituyendo todas las carreteras de los Estados Unidos por paneles solares, el país podría generar el triple de la energía que consume, afirman.

Sigue leyendo después de la fotogalería

Carreteras solares

“Tienes que conocer esta tecnología, tienes que apoyarla, tienes que compartir la información con todo el mundo porque esto está pasando realmente”, sugiere la voz que aparece en el vídeo. El concepto se ha hecho viral, y la campaña de Indiegogo superó su objetivo en un 160% dos días antes de su fecha límite, el 31 de mayo.

La campaña se ha compartido en Facebook la escandalosa cifra de 157.000 veces, se ha tuiteado unas 15.000 y hasta se ha compartido 4.000 veces en la plataforma de Google Plus.

La idea es reemplazar todas las carreteras (empezando por las autopistas privadas y los parkings) con paneles solares de LED rodeados por capas de cristal ultra grueso. La suma inicial de 1 millón de dólares serviría para contratar a un equipo de ingenieros que pudiera dar alas al proyecto.

Gracias a las subvenciones de la Administración Federal de Carreteras de los Estados Unidos, los Brusaw ya han construido un parking de 4 x 11 metros usando paneles cubiertos de vidrio. Dicen que puede aguantar más de 110.000 kg, e incluso han subido un vídeo en el que un tractor John Deere pasa por encima como prueba de su resistencia.

La empresa enumera una lista completa de sus beneficios, desde su capacidad de derretir el hielo y la nieve de las carreteras, hasta el uso de los dispositivos LED como señalización en las carreteras o para avisar a los conductores de que se aproximan a un paso de alces.

Y ahí van otras de las promesas: podría recargar los vehículos eléctricos, hacer la conducción más segura, resultar rentable por el almacenamiento de energía, acabar con nuestra dependencia de los combustibles fósiles, y hasta reducir los gases de efecto invernadero en un 75%.

Estas ideas revolucionarias han atraído a muchos entusiastas de las redes, y el vídeo “Solar Freakin’ Roadways” supera ya los 16 millones de reproducciones desde que se subió el 18 de mayo. El concepto ya ha llegado a la popular web de compartir enlaces de EEUU Reddit, donde los usuarios han dado su aprobación, y ha sido tuiteado unas 29.000 veces el pasado mes.

Incluso la escritora Margaret Atwood y la web TechCrunch han mostrado su apoyo.

Pero, ¿podrá cumplir la empresa todas sus promesas? Los críticos de la comunidad tecnológica han advertido de que la idea innovadora podría quedarse en un sueño imposible.

Extremetech.com afirmó que el concepto “roza la utopía”.

“La teoría suena muy bien, como si fuera uno de los mayores inventos de todos los tiempos. Pero, en la práctica, los factores del mundo real entran en juego y probablemente nunca dé el salto hasta alcanzar un despliegue a gran escala”.

La web señala que el coste del asfalto se sitúa entre 3 y 15 dólares por pie cuadrado (aproximadamente 900 cm²), mientras que los paneles solares podrían alcanzar los 70 dólares por pie cuadrado, según los cálculos que la empresa realizó en 2010.

Una estimación señala que el coste total resultante de pavimentar todas las carreteras de los Estados Unidos con paneles rondaría los 56 billones de dólares, lo que supone cuatro veces la deuda nacional del país. Todo esto, según los cálculos de Aaron Saenz, que escribe para la web Singularity hub.

La gerente de administración y marketing ha retransmitido el mensaje a sus contactos profesionales y planea cambiar su firma en el correo electrónico del trabajo para que incluya este concepto. Promete contárselo a todo el mundo que conozca, pues cree que esta tecnología podría mejorar el mundo para sus hijos y los hijos de sus hijos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Artículo original de HuffPost Canadá. Traducción de Marina Velasco Serrano