INTERNACIONAL

Sarkozy denuncia la "instrumentalización política de una parte de la Justicia" tras ser imputado

02/07/2014 19:29 CEST | Actualizado 02/07/2014 21:11 CEST

Nicolas Sarkozy ha denunciado la "instrumentalización política de una parte de la Justicia" tras su

imputación por corrupción, tráfico de influencias y encubrimiento de la violación del secreto profesional, cargos por los que fue detenido e interrogado este martes durante 15 horas.

El expresidente ha calificado este miércoles de "grotescos" los delitos que se le imputan y ha dicho estar "profundamente sorprendido" por ellos, en una entrevista grabada y conjunta concedida a la cadena TF1 y a la emisora Europe 1.

El que fuera jefe del Estado entre 2007 y 2012 ha cuestionado el trato judicial que se le ha dado como la imparcialidad del juez elegido. "Todo está hecho para dar una imagen de mí que no se ajusta a la realidad", ha afirmado el exmandatario.

"JAMÁS HE COMETIDO UN ACTO CONTRARIO AL ESTADO DE DERECHO"

"Nunca he cometido un acto contrario a los principios republicanos del Estado de Derecho", ha afirmado, y ha añadido que no ha traicionado la confianza de los ciudadanos. "El sindicato de la magistratura tiene la obsesión de destruirme", ha asegurado Sarkozy en esta entrevista.

Aun así, Sarkozy dice que, si ha cometido los hechos que se le achacan, "asumirá todas las consecuencias" porque dice no ser un hombre "que escape" de sus responsabilidades.

En esta comparecencia, de unos veinte minutos de duración, Sarkozy preguntó además si es "normal haber sido escuchado durante tanto tiempo", y que el contenido de esas escuchas telefónicas haya sido difundido por la prensa. A través de esas conversaciones, los investigadores dedujeron que Sarkozy y su letrado recibían de parte de un alto magistrado filtraciones sobre las instrucciones en curso contra el político.

NO DESCARTA VOLVER A LA PRIMERA LÍNEA POLÍTICA

El exdirigente conservador ha defendido que en las cuentas de la campaña que le llevó al Elíseo en 2007 nunca ha habido un sistema de doble facturación y no ha descartado, pese a todo, regresar a la primera línea política.

"No anticipemos la decisión. Amo con pasión a mi país y no soy alguien que se desalienta", ha expresado Sarkozy, quien ha adelantado que tomará la decisión sobre sus intenciones "a finales de agosto o principios de septiembre".

El arresto de Sarkozy supone un hecho inédito en Francia, donde nunca antes había sido detenido un expresidente.