POLÍTICA

La voz de los militantes

13/07/2014 09:55 CEST | Actualizado 13/07/2014 09:55 CEST
FLICKR / PSOE

Domingo, 13 de julio. El PSOE vive una jornada histórica, sobre todo para sus militantes. Los cerca de 200.000 afiliados al partido podrán votar directamente a su líder hasta las 20.00 horas, expresar su opinión libremente, sin delegados como intermediarios.

Hace algo más de dos años, Alfredo Pérez Rubalcaba salió elegido secretario general del PSOE con el apoyo tan solo de 487 delegados a favor frente a los 465 que respaldaron a su rival, Carme Chacón. Apenas 29 meses más tarde, ese sistema ha pasado ya al álbum de fotos del socialismo, que ha improvisado una nueva vía para que por primera vez todos los que integran el partido tengan voz.

Las bases han conseguido el poder. De hecho, todos los dirigentes del ‘aparato’ han escondido sus preferencias y no han salido a apoyar públicamente a un candidato. No vale ya que te quieran los barones y los miembros de la Ejecutiva. El futuro de Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias está en las manos de sus miles de compañeros. Y llegan muy empatados.

“LA LUCHA HA SIDO DURA”

nani lópez “La lucha ha sido dura”, reconoce a El Huffington Post Nani López, una militante almeriense de 51 años. Ella lleva años pidiendo un sistema más directo, más democrático, “dando la batalla”. Esta profesora de un instituto de Roquetas de Mar vive el cambio “con mucha ilusión” y de una manera muy “intensa”.

Hace unos años empezó a reunirse con compañeros y se dio cuenta de que no era la única que pensaba que se debía cambiar la forma de elegir al líder. De repente, encontró que había gente que “pedía” lo mismo que ella, “que no era una locura, sino democracia interna”. Le sonaba “todo muy rancio en pleno siglo XXI”.

¿Cómo va a afrontar esta jornada? “Contentísima, iré de las primeras a votar”, responde López, que agrega: “Estoy leyendo que hay miedo, inquietud, yo creo que va ir todo el mundo porque era una medida que se esperaba y es lo que necesita el PSOE”.

Durante estos días habla con sus compañeros, comenta lo que está pasando. Ha ido a ver a Sánchez en el acto que hizo en Almería. Al de Pérez Tapias llegó tarde porque tenía un compromiso con sus hijos. Pero pidió a otros militantes que le contaran con todo lujo de detalles lo que había dicho.

Ella trabaja por un nuevo tiempo en el PSOE desde una “alianza de generaciones”: “Quiero hacer algo por la sociedad, quiero cambiarla, seré una idealista pero aquí me tenéis”.

Resalta que el candidato que gane debe ser el secretario general de todos -"los tres son magníficos"-. No quiere “ser pelota” y le da un “poco de vergüenza” decirlo... pero revela que su preferido es “Pedro” por “su aire fresco”.

Nani tiene claro que la futura dirección tiene que “acercarse a la gente”. “Soy una militante de base, comprometida y curranta. Lo único que hago es dar la cara y tiene todas las ventajas y desventajas. ¿Qué le pido a mis compañeros? Que hagan lo mismo que nosotros, estar en la calle, hablar, tomar nota”.

“LAS BASES RECLAMAN UN CAMBIO”

De Almería a Madrid, pero con el mismo sentimiento. Andrés García-Caro tiene 30 años y milita en el PSOE de San Sebastián de los Reyes: “Se vive con ilusión y responsabilidad también porque es histórico, lo estamos viviendo con mucho entusiasmo”.

andrés garcía Entre los compañeros se van informando, se pasan intervenciones, intercambian opiniones. Uno de los grandes momentos de este proceso ha sido el debate entre los tres candidatos el pasado lunes. Andrés lo vio solo en casa, concentración absoluta que solo interrumpía para mandar mensajes por WhatsApp a otros afiliados y hacer algún comentario en Twitter.

Un día más tarde quedó con otros socialistas para verlo “a modo de tertulia, compartir la experiencia”. No es una simple elección.

“Las bases, al igual que la sociedad, están reclamando una serie de cambios y uno tenía que ser este, era fundamental y necesario”, sostiene, a la vez que insiste en que este deber ser el primero para otros de “mayor calado”.

Al futuro líder le pide que sea “valiente y que afronte los cambios que sean necesarios para poder llegar a toda la ciudadanía como pasó en otros momentos de la historia”. “Nuestro país lo necesita y la militancia reclama que haya una conexión entre las cosas que se hacen y se dicen”, subraya este licenciado en Económicas, que rememora lo “complicado que es hacer campaña directa a pie de calle y ver que el mensaje que tratas de transmitir no es bien aceptado por la gente”.

El domingo lo va a pasar en la agrupación junto a compañeros y votará acompañado de su familia. Asimismo, estará pegado al teléfono para saber los resultados al minuto que le lleguen desde otros enclaves socialistas.

¿Tiene decidida su papeleta? Ha tardado en decantarse porque ha escuchado todas las propuestas, pero… “Yo apoyo a Edu Madina, quizá su forma personal de transmitir me ha ilusionado y he valorado que es lo que necesita el partido para llegar a la ciudadanía”, responde.

“TE HACE SENTIR VIVO”

“Yo no he sido nada en el partido, sino un militante de base en el País Vasco, he vivido situaciones muy duras, luego me vine a vivir a Castilla-La Mancha, a Cabanillas, y cuando estás en una organización como la nuestra te encuentras que hay demasiadas posturas prefijadas, demasiado aparato”. Así se presenta Ramón Arizala, un empresario de 53 años, que siente que la consulta es “una bocanada de aire fresco”.

Lo está viviendo con mucha intensidad: “Es apasionante, el poder salir, postularte, hablar con los compañeros, presentarte. Te hace sentir vivo, cercano y te apasiona si te gusta la política de calle”.

ramón El desánimo entre la militancia era “brutal”, admite Ramón, quien señala que cayeron en la “percepción de traición interna” en el verano de 2011, cuando José Luis Rodríguez Zapatero pactó con Mariano Rajoy la reforma exprés de la Constitución para establecer el principio de estabilidad presupuestaria. Entonces le invadió un “sentimiento de injusticia” y le provocó “una desazón tremenda”.

Ahora dice que se ha animado y está volviendo a sentir “pasión” dentro del partido porque hasta el momento no existía la posibilidad de implicarse de esa manera. Ha escuchado a todos los candidatos y ha decidido hasta hacer campaña por su favorito: Pérez Tapias.

No lo conoce personalmente, solo lo ha visto una vez y le estrechó la mano tras el debate en Ferraz. Ramón cogió su coche y se trasladó desde Cabanillas del Campo (Guadalajara) a Madrid para intentar ver el acto en la sede del PSOE. No entró en la sala, pero lo siguió por circuito interno. Ha puesto 40 euros de su bolsillo para poder enviar cartas pidiendo el voto en su provincia para Pérez Tapias.

Este militante, de 53 años, pone el acento en que “una de las cosas buenas que están ocurriendo” es que se están “desmontando viejas tendencias de gente del partido que postula a compañeros desde arriba”. “Eso quiere decir que el movimiento de base es muy potente”, apostilla.

Se ha implicado además porque le parece “muy injusto que el PSOE, habiendo sido lo que ha sido, deje de tener la oportunidad de ser una fuerza de izquierdas, con capacidad de gobernar a favor de la gente”. “Las bases estamos dándolo todo para que salgamos fuertes, creíbles y legitimados para volver a recuperar la capacidad de gobernar e influir”.

Los casi 200.000 militantes del PSOE tienen la palabra. Falta saber cuántos votarán y a quién. Lo que está claro es que corren malos tiempos para la lírica del ‘aparato’.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Eduardo Madina



Pedro Sánchez



José Antonio Pérez Tapias

OFRECIDO POR NISSAN