INTERNACIONAL

El Banco Espírito Santo, rescatado con fondos de la troika

04/08/2014 09:13 CEST | Actualizado 04/08/2014 09:15 CEST
REUTERS

El gobernador del Banco de Portugal, Carlos Costa, ha anunciado este domingo la creación de una nueva entidad, llamada Novo Banco, con los activos de buena calidad del Banco Espírito Santo (BES) y con una inyección de 4.900 millones de euros del Fondo de Resolución.

No obstante, el Fondo de Resolución no tiene recursos propios suficientes, por lo que el fondo europeo rescata al Banco Espírito Santo con una fórmula que no se ha utilizado antes y que divide los activos de la entidad entre dos bancos, el Novo y el malo (BES). En el Novo Banco, donde irán los activos buenos (depósitos, empleados...), se inyectan 4.900 millones de euros (4.500 del Plan de Estabilización que implantó la troika: FMI, BCE y Comisión Europea). El banco malo (BES) continúa con sus activos tóxicos, según ha anunciado el Banco de Portugal.

El gobernador Carlos Costa ha declarado que "se ha creado un banco nuevo, denominado Nuevo Banco, para el que se transfieren de inmediato" los activos, depósitos y créditos del BES que son 'buenos'.

De otro lado, las acciones del BES dejan de cotizar este mismo lunes. El BES saldrá oficialmente de la Bolsa, donde su cotización había sido suspendida este viernes por la Comisión del Mercado de Valores (CMVM) lusa, tras dos días consecutivos de pérdidas astronómicas que llegaron a situar el valor de sus títulos al mínimo histórico de 10,1 céntimos.

"NINGÚN COSTE PARA LOS CONTRIBUYENTES"

Tres días después de que el banco anunciara unas pérdidas semestrales de 3.577 millones de euros, el gobernador ha anunciado la creación del Novo Banco, que "no tendrá ningún coste para el erario público ni para los contribuyentes".

Costa ha lanzado un mensaje de tranquilidad a todos los clientes del BES al asegurar que se descarta "completamente e inequívocamente" cualquier hipótesis de que puedan verse afectados por esta reestructuración. El gobierno luso se ha pronunciado en este mismo sentido, a través de un un comunicado difundido por el ministerio de Finanzas, en el que se afirma que "los contribuyentes no tendrán que soportar los costes relacionados con la decisión adoptada".

La medida anunciada por el Banco de Portugal, añade la nota, "garantiza íntegramente los depósitos, la prestación de servicios bancarios, los puestos de trabajo y las relaciones comerciales que tenía la institución".

El Gobierno mantiene, además, que los fondos del programa de ayuda financiera serán reembolsados a través de "la venta de la nueva entidad" y de las contribuciones del sistema bancario y financiero al Fondo de Resolución.