INTERNACIONAL

El homicidio de un hombre negro por un policía en EEUU, contado como si no se conociera el vídeo

09/04/2015 16:07 CEST | Actualizado 09/04/2015 23:13 CEST

Este artículo está escrito como si la muerte de Walter Scott no hubiera sido captada por un vídeo que The New York Times publicó este martes.

Un agente de policía de North Charleston (Carolina del Sur, Estados Unidos) se vio obligado a utilizar su arma reglamentaria el pasado sábado durante un altercado con un sospechoso que intentaba quitarle la pistola, según han informado las autoridades.

El hombre, con antecedentes por violencia y un amplio historial de detenciones, murió en el forcejeo, pese a que los agentes trataron de reanimarlo y le practicaron los primeros auxilios, explican los informes policiales.

Se trata del undécimo tiroteo que lleva a cabo un agente de Carolina del Sur este año. La justicia estatal ya ha abierto una investigación sobre el caso.

La Policía identificó al agente implicado como Michael Thomas Slager y al sospechoso como Walter Lamar Scott, 50 años, de Meadowlawn Drive en West Ashley. Slager, de 33 años, lleva más de cinco años en el Departamento de Policía y anteriormente había realizado el servicio militar con honores. Nunca ha sido sancionado en sus años de servicio, afirma su abogado.

LE ARREBATÓ LA PISTOLA

El incidente ocurrió frente a una casa de empeños. Slager pidió que Scott detuviera su vehículo por llevar un faro roto. La Policía y los testigos dicen que al parar el coche, Scott salió corriendo. Cuando Slager lo alcanzó, Scott presuntamente se puso a forcejear con el agente. La Policía afirma que, durante la pelea, el hombre le arrebató la pistola e intentó utilizarla contra Slager.

Durante el altercado, el agente disparó su arma reglamentaria e hirió mortalmente a Scott.

"Ha habido disparos y el sujeto ha sido abatido. Me quitó la pistola", informó Slager tras el incidente.

Slager "se sintió amenazado, por lo que utilizó su arma reglamentaria", ha comunicado su abogado. "Creo que cuando la gente escuche todos los hechos, entenderá mejor las circunstancias que rodean la investigación".

El abogado de Slager mantiene que el agente creía que cumplía con todas las normas y procedimientos necesarios previos al uso de un arma.

"Es parte del trabajo que nadie quiere ni piensa que ocurra", declaró el jefe de Policía Eddie Driggers. "Este tipo de situación es muy desafortunada y difícil para todos. Confiamos en que la justicia lleve a buen término una investigación completa del incidente".

UNA AMPLIA LISTA DE ANTECEDENTES

En 2013, Slager fue acusado de haber atacado a una víctima de robo, pero la investigación finalmente descartó los hechos.

Scott tiene una amplia lista de antecedentes que se remonta al menos a 1987, cuando fue arrestado tras ser acusado de asalto con agresión. En 1991 fue condenado por posesión de una porra. También tiene un historial de detenciones por desacatos a la autoridad al no pagar la manutención infantil. En 2008 fue condenado por conducir con el carnet retirado y por llevar en el coche un recipiente de alcohol abierto.

Samuel Scott, un hombre de 55 años que se identificó como el primo de Scott, dijo estar impactado por la noticia.

"No era un delincuente. No era un joven en la calle. Era un hombre mayor que trabajaba duro por sacar adelante a su familia", contó al Charleston Post y a Courier. "No es un tipo violento; nunca le he visto discutir con nadie. No puedo imaginármelo".

El incidente del sábado tiene ciertas semejanzas con el tiroteo que acabó con la vida de Michael Brown en Ferguson, Misuri, y que desencadenó un debate en Estados Unidos sobre el uso de la fuerza policial. Las autoridades finalmente determinaron que Brown intentó atacar al agente Darren Wilson y huir antes de girarse y abalanzarse sobre el policía, que se vio en la obligación de emplear su arma reglamentaria durante el enfrentamiento.

Slager ha sido apartado cautelarmente de sus funciones a la espera de que se resuelva la investigación judicial sobre el caso.

Este artículo se compone únicamente de noticias locales publicadas, que basaron su versión de los hechos en la información de la policía, el abogado del agente, los "testigos" y los comunicados policiales. Gran parte de la información resultó ser falsa. Slager ha sido acusado de homicidio. En la medida de lo posible, este artículo reproduce textualmente la información de las publicaciones locales.

Así contó El Huffington Post la noticia tras la difusión del vídeo.

ADEMÁS:

El artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés.

NOTICIA PATROCINADA