POLÍTICA

El Gobierno permite la entrada en España a la camerunesa perseguida en su país por lesbiana

15/04/2015 20:14 CEST | Actualizado 15/04/2015 20:31 CEST

El Gobierno ha concedido un permiso especial por razones humanitarias para su "entrada excepcional" en España a Christelle Nangnou, la joven camerunesa perseguida en su país por ser lesbiana y que se encontraba retenida en el aeropuerto de Madrid Barajas a la espera de que se le permitiera entrar en el país.

Ahora Crhistelle será trasladada a un centro de acogida de la Cruz Roja en Madrid y pasará a estar bajo tutela de esta ONG, según informa la Agencia EFE.

Nangnou llegó a España hace casi un mes huyendo de Camerún, donde fue abandonada por su familia y donde ha recibido cartas y mensajes amenazándola de muerte por ser lesbiana. Gracias a una documentación falsa, logró coger un avión hacia Madrid, pero en el aeropuerto fue detenida y llevada a una sala de rechazos, a la espera de una respuesta a su solicitud de asilo.

Una respuesta que fue en un principio negativa, ya que la Oficina de Asilo y Refugio y la Audiencia Nacional consideraron "poco creíble" su caso.

Christelle tenía hasta este viernes 17 para aportar documentos que evitaran su expulsión, entre ellos, una noticia de un periódico camerunés en la que se la acusa de ser "líder de un grupo de lesbianas" y que pedía su detención por esta "práctica satánica".

En declaraciones a El Huffington Post, Christelle contaba ayer martes entre lágrimas que tenía "mucho mucho miedo" pero que albergaba "esperanzas" de que le fuera concedido el asilo.

Ahora este permiso ha llegado tras cuatro intentos de deportación y un recurso interpuesto por su abogado, Eduardo Gómez Cuadrado, al Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea.

La concesión llega después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asegurase en el Pleno del Congreso que había ordenado que el caso de Nangnou se resolviera "a la mayor celeridad posible" tras ser preguntado por el diputado de ERC Joan Tarda.

También ha ayudado la campaña que lanzó la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales en la plataforma Change.org y que había superado las 61.000 firmas.