NOTICIAS

El Barça pone pie y medio en semifinales (1-3)

15/04/2015 20:09 CEST | Actualizado 15/04/2015 23:08 CEST
AFP

Pie y medio ha puesto el Barcelona en semifinales de Champions tras derrotar al Paris Saint-Germain en el Parque de los Príncipes por un contundente 1-3.

Una ventaja que se antoja hasta corta, por el juego desplegado por los culés y por la mala fortuna que les acompañó al final del encuentro, cuando Mathieu puso un mal pie ante un centro al área para que el balón terminara alojándose en su propia portería.

Aun así, el Barcelona se va con el trabajo bien hecho y la diferencia de dos goles en el Camp Nou parece insalvable para los parisinos. Más si cabe tras ver lo que el conjunto de Blanc planteó sobre el campo, juego a la contra y poca elaboración.

Los de Luis Enrique, por el contrario, dominaron la posesión desde el principio, pese al arranque fulgurante de su rival, que mostró sus cartas muy temprano, con un buen contragolpe que cerca estuvo de convertirse en algo más que peligro.

Pero poco tardó el Barça en acomodarse y comenzar a trenzar paredes en tres cuartos de la cancha rival. Iniesta, Messi y Neymar se sentían cómodos entre las líneas rivales, con Busquets y Rakitic haciendo de escuderos en el centro del campo y Luis Suárez aportando su presencia en la punta.

Tras un aviso con la zurda de Messi, que puso el balón en el palo derecho del PSG, llegó un contragolpe muy bien hilado por los blaugrana, que el argentino envió hacia Neymar y éste, mano a mano con el portero, solventó con la diestra, al palo contrario del cancerbero.

Al Paris Saint-Germain se le acumulaban los problemas en ese momento ya que, al tanto culé, se sumaba la lesión de Thiago Silva, que tenía que ser sustituido por el renqueante David Luiz, cuya recuperación en tiempo récord le pasó factura al final del partido.

SUÁREZ MARCA EL CAMINO

La segunda parte siguió por los mismos derroteros, pero el protagonista principal iba a ser Luis Suárez.

Los franceses buscaron el tanto por ambas bandas y tirando mucho del uruguayo Cavani, que se peleaba con los centrales blaugranas para lograr sacar petróleo de su soledad en la punta.

Pero el uruguayo de la noche no iba a ser él, sino su compatriota delantero del Barça. Suárez protagonizó dos jugadas de ensueño, en las que calcó un túnel a David Luiz, y que finalizó con maestría metiendo el balón en la portería.

En el primero de los tantos partió desde la derecha. Tras meter el cuero entre las piernas de David Luiz, recortó a otro defensor, puso el cuerpo y disparó con la derecha para batir al guardameta.

Era el segundo del Barça y el partido parecía resuelto. Pero no para Suárez, que quería más. Su segundo tanto fue aún más bello, tras un pase en profundidad, encaró a David Luiz, le volvió a hacer un caño, y mano a mano con el portero, puso el esférico en la escuadra izquierda, silenciando al Parque de los Príncipes.

La lástima para el Barcelona es que se podía haber marchado a casa con los deberes hechos del todo, si no llega a ser por la mala fortuna que acompañó a Mathieu, héroe en los últimos partidos, pero desgraciado esta noche al desviar con su pie un centro al área y alojarlo en su propia portería.

Con todo, los culés jugarán en el Camp Nou con pie y medio ya en semifinales tras un meritorio partido en París donde se llevaron una ventaja muy merecida.

OFRECIDO POR NISSAN