TENDENCIAS

Qué le pasa al cuerpo de una mujer después del parto

19/05/2015 16:03 CEST | Actualizado 19/05/2015 16:03 CEST
GTRESONLINE

Joanna Venditti o Rachel Hollis son dos heroínas porque han traído bebés al mundo (y si eso no es cosa de superhéroes, que venga Marvel y lo vea). No son las únicas, como ellas hay millones de mujeres, pero ellas además han puesto un granito de arena extra compartiendo con el mundo fotos de sus cuerpos después de dar a luz. Porque no, el cuerpo de los ángeles de Victoria’s Secret en bikini a las dos semanas de dar a luz no es lo habitual. La realidad suele parecerse más a esto:

1. Pero ¿y esa barriga?

Tú, como todas, esperabas dar a luz y que tu barriga desapareciera inmediatamente. Estabas preparada, tal vez, para una barriga colgandera de esas que se quitan con ejercicio y abdominales pero ¡no! Lo que tienes es una barriga como de cuatro o cinco meses, lo que viene siendo una tripa de embarazada. ¿Oigan, pero han mirado bien? ¡No vaya a ser que se haya quedado otro bebé ahí dentro! Esto es perfectamente normal pero, francamente, NO MOLA NADA.

2. Dar el pecho no es tan fácil como te lo pintaron

Seguramente esperabas que aquello fuera una sencilla historia de amor: "pecho-bebé, bebé-pecho, id conociéndoos". ¿Qué puede fallar? Hay gente para quien la lactancia resulta tremendamente sencilla desde el principio, y también hay quienes han de salvar un montón de escollos. Si quieres dar el pecho, haz oídos sordos a todos los opinólogos y rodéate de gente que sepa de verdad del tema y que te pueda ayudar si tienes problemas. Y si no quieres darlo, no lo hagas. Infórmate y toma una decisión. Esto no es un concurso de madres y flaco favor nos hacemos si convertimos la lactancia en un arma arrojadiza entre nosotras.

3. Las hormonas, esas grandes amigas

Tras dar a luz pasa lo mismo que en Gran Hermano: todo se magnifica y dejas de hablar/tomar decisiones para que lo hagan tus hormonas en tu nombre. Lo triste parece más triste, lo alegre más alegre. Subes y bajas como si estuvieras en una montaña rusa de emociones y en un día puedes llorar, reír, desesperarte, estar eufórica o tristísima. ¡Qué digo en un día! En una maldita hora.

4. ¿Sexo? ¿Y eso qué es?

Después de dar a luz viene la cuarentena, que es el tiempo que tardan tu cuerpo —y tu aparato reproductor— en volver más o menos a la normalidad. Durante unos días (o semanas) estarás con algo parecido a una regla y tendrás que llevar unas sexis bragas de papel con unas compresas de tamaño de elefanta. Además tendrás entuertos, que son una especie de contracciones que ayudan a que el útero vuelva a su tamaño normal. Si le sumamos el sujetador de lactancia y la faja… parece que no apetece mucho ponerse manos a la obra.

Hasta pasados cuarenta días no tendrás vía libre para tener relaciones sexuales pero lo cierto es que muchas madres tienen problemas para encontrar su libido, que debe marcharse de viaje. Es bastante más común de lo que se. Posiblemente necesites mucha paciencia y algo de lubricación extra para ponerte con el tema. Yes you can!

Sigue leyendo en Grazia.es:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter

OFRECIDO POR NISSAN