POLÍTICA

Fernández Díaz justifica su reunión con Rato porque este recibió tuits amenazantes

14/08/2015 07:41 CEST | Actualizado 14/08/2015 18:46 CEST

Parece que ley mordaza no es suficiente para proteger a Rato. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha comparecido en la comisión del Congreso para explicar los motivos que le llevaron a reunirse en la sede del ministerio con el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, imputado e investigado por blanqueo. Fernández Díaz ha asegurado que el encuentro se llevó a cabo preocupado por la "seguridad" de Rato, que le trasladó que estaba recibiendo amenazas verbales y a través de las redes sociales. Todos los partidos de la oposición, excepto el PNV, han exigido la dimisión del ministro.

Fernández Díaz ha reiterado en varias ocasiones que esa preocupación era "fundada" ya que Rato había sido increpado y amenazado, y que había "más de 400 mensajes vejatorios" en Twitter que así lo acreditan.

El ministro del Interior se ha puesto digno para realizar una defensa del encuentro y del hecho de que hasta ahora no hubiera aclarado los motivos del mismo.

"Tenía un deber de reserva que limitaba de alguna manera mi libertad" y debía respetar el "derecho a la libertad e intimidad de él y su familia" se ha justificado, dando la vuelta a la tortilla y arremetiendo contra la oposición tachando al PSOE de "irresponsable" por haberle obligado a comparecer y a romper la obligación de "ser prudente" que según él debe tener un ministro del Interior.

DIMISIÓN Y PREGUNTAS SIN RESOLVER

En sus intervenciones, los partidos de la oposición, menos el PNV, han criticado la declaración del ministro porque deja preguntas sin resolver y han pedido su dimisión. "Ofensiva", "bochornosa", "lamentable", "patética" y "milonga", han sido algunos de los adjetivos que se han escuchado para describir las explicaciones del responsable de Interior.

Varios diputados han criticado que si de verdad se trataba de un problema de seguridad, corresponde a la Policía reunirse con el imputado Rato, y no al ministro. Su encuentro, han señalado, envía un mensaje de inseguridad a quienes investigan los casos que tiene pendiente con la justicia el expresidente de Bankia. "Cualquier ciudadano puede leer entre líneas: o arregláis mi caso o tiro de la manta", ha señalado Josu Iñaki Errekondo, de Amaiur.

Sus señorías han cuestionado también la defensa de la transparencia que ha hecho el ministro, porque de la reunión solo se ha tenido conocimiento por la prensa, y no porque Fernández Díaz la hubiese anunciado en su agenda el encuentro.

REDUCCIÓN DE LA ESCOLTA

Después de confirmar que la cita se mantuvo el pasado 29 de julio en la sede del ministerio, a las 12 del mediodía y que duró una hora, Fernández Díaz ha insistido en exaltar el "contenido sensible" del encuentro y lo necesario de "mantenerlo con cierta reserva", una reserva que se ha visto "obligado" a romper para "poner fin a especulaciones artificiales que han llevado a algunos a sostener que la reunión tuvo como objetivo interferir en la investigación de la fiscalía. Nada más y nada menos. Es evidente que no podía ser así".

Según el ministro del Interior, Rato le "expresó su preocupación ante las graves amenazas y ofensas que estaba recibiendo. Amenazas verbales y en las redes sociales" y pone de ejemplo la existencia de más de "400 mensajes amenazantes" en Twitter contra el expresidente de Bankia.

Esta preocupación por su seguridad se deriva de una eventual reducción de su escolta como ex número dos del Ejecutivo. "Existen potenciales incidencias de seguridad que hacen que determinadas personas tengan seguridad. En ese ámbito se encuentran personas que han pertenecido a determinados gobiernos. Los exvicepresidentes del gobierno mantienen en la actualidad algún tipo de protección y más no puedo detallar", ha declarado sin especificar si la conversación con el expresidente de Bankia fructificó en algún tipo de protección especial.

El ministro ha pedido a la oposición que no frivolice con el tema de los tuits. "Yo vengo aquí a debatir con ustedes y no con otras personas, pero si se refiere (Rato) a 'todo lo que me está pasando' se puede entender que se refiere a lo relativo a la seguridad, que es más que 400 tuits, no frivolicemos, estamos hablando de amenazas y no voy a decir nada más", ha explicado durante su turno de réplica.

"MOTIVOS DE PROPORCIONALIDAD" CON UN "ALTO CARGO"

Fernández Díaz ha justificado el hecho de que le recibiera él mismo por motivos de "proporcionalidad". Durante toda la comparecencia, ha insistido en referirse a él como exvicepresidente del Gobierno y se ha amparado en este cargo para haber sido él mismo y no otro miembro de su equipo el encargado de gestionar su petición.

"Tomé la decisión de recibirle personalmente porque conozco de primera mano el funcionamiento de los servicios de protección" y por "una cuestión de proporcionalidad que debe darse en estos casos. A una persona que ha sido director del FMI y vicepresidente del Gobierno debo atenderle yo si así se solicita y no delegarlo. Eso vale para Rato y cualquier otro alto cargo, independientemente de su situación", ha asegurado.

"CASTILLOS DE ARENA"

El ministro ha insistido en que la cita se llevó a cabo con "transparencia", "luz y taquígrafos" porque se produjo en la sede del ministerio y de haber tenido otro motivo, se hubiera producido de forma "clandestina".

Además, se ha mostrado perplejo ante el hecho de que alguien pueda sospechar de que Rato hubiera podido aprovechar la reunión para pedirle que intercediera en la investigación que se lleva a cabo contra él.

"A ningún ministro del Interior se le puede ocurrir la idea de poder interferir en las actuaciones de instituciones que están adscritas al ministerio como son la policía y la guardia civil", ha declarado para añadir que "parece mentira que alguien mínimamente pueda dudar en que se realice la más mínima interferencia en investigaciones que se están llevando a cabo contra Rato. Y si alguien lo piensa me preocupa".

"Hagan castillos de arena los que lo deseen en la playa, pero no conjeturas injuriosas y no trasladen a la opinión pública con discursos grandilocuentes. La verdad es sencilla. Si no la conocen pídanla, pero por favor que no se invente", ha declarado ofendido.

DICE QUE RAJOY SE ENTERÓ POR LA PRENSA

Los partidos de la oposición le han preguntado si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sabía que la cita iba a producirse, y si estaba de acuerdo con su celebración. "Si era usted tan consciente de la situación y la trascendencia, ¿tomó usted solo la decisión de reunirse con el señor Rato?" Cualquier respuesta sería mala, ha señalado Aitor Esteban, del PNV, pero lo lógico, sabiendo cómo funcionan los Gobiernos, es que llamase al presidente antes. Y sería muy grave, en ese caso, que Rajoy lo hubiese apoyado, ha subrayado.

Durante su turno de réplica, Fernández Díaz ha asegurado que se lo comunicó a Rajoy el mismo día que se publicó en la prensa y que fue él el que llamó al presidente para explicarle lo ocurrido.

OBLIGADO A COMPARECER

Después de que el diario El Mundo destapara la cita, el ministro del Interior se ha visto empujado a dar explicaciones, algo que intentó zanjar con un comunicado. Pero las críticas no solo le llovieron desde la oposición que exigió explicaciones en el Congreso, sino también desde dentro del propio partido. Barones como Monago, Feijoo o Cifuentes calificaron de "estéticamente poco acertado" "censurable" o "no muy afortunado" el encuentro. Rajoy se limitó a esquivar las preguntas sobre el tema, remitiendo a la comparecencia del ministro. Eso sí, adelantó que en la misma no habría "nada de particular".

ASÍ TE HEMOS CONTADO LA COMPARECENCIA DE FERNÁNDEZ DÍAZ:

Reunión Fernández Díaz-Rato

TE PUEDE INTERESAR...

Los políticos y sus malas compañías