TENDENCIAS

Cómo el 'running' puede ayudarte a mejorar tu vida sexual

23/11/2015 08:10 CET | Actualizado 23/11/2015 08:10 CET
GettyStock

Un poco de running dos o tres veces por semana y aumentarás tu deseo sexual. Es la receta que recoge un estudio de la Universidad de Arkansas en Estados Unidos publicado en Runner's World. El 60% de las mujeres y el 80% de los hombres interrogados —todos ellos corredores— dicen tener una libido "por encima de la media".

El secreto de una potente libido residiría en la producción de hormonas. Según Alain Gariépy, sexólogo del Instituto de Sexología Clínica de Quebec, al correr liberamos hormonas imprescindibles para despertar el deseo y el placer sexual. Pero atención, el deporte no es un afrodisíaco, matiza Jacques Waynberg, del Instituto de Sexología de París. Para él, la sexualidad "va más allá de la química de nuestro cuerpo, cuyos mecanismos siguen siendo demasiado desconocidos como para extraer conclusiones".

Por tanto, que quede claro: el footing del domingo no tiene la llave para acceder al séptimo cielo, pero seguro que nos acerca un poco más a él. He aquí cinco buenas razones para atarse las deportivas:

1. Correr estimula la producción de endorfinas

Correr varios kilómetros por semana permite la liberación de hormonas, como las endorfinas, necesarias para el deseo sexual. Esta hormona del placer favorece la relajación y reduce el estrés, enemigo número uno de la libido. El estrés, a menudo asociado al trabajo, perjudica la vida sexual y amorosa de gran parte de la población. De hecho, el Estudio Europeo sobre Satisfacción Sexual 2012 realizado por Pfizer reflejaba que la preocupación por la situación económica repercutía sobre la libido y el deseo sexual de un tercio de los españoles (34%).

2. Correr potencia la producción de testosterona

Fortalecer los músculos también ayuda al cuerpo a producir más testosterona, hormona clave para el deseo sexual. "Está comprobado que la testosterona y la adrenalina tanto en hombres como en mujeres mejoran la libido", explica Chris Jones, director del Departamento de Fisiología de Nuffield Health, en un artículo del Telegraph.

3. Correr mejora la circulación sanguínea

Hacer deporte y caminar activa la circulación sanguínea y favorece la irrigación de los órganos genitales, ya sea del pene o del clítoris. La práctica de ejercicios cardiovasculares disminuye en un 30% el riesgo de disfunción eréctil, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard.

4. Correr esculpe el cuerpo y el perineo

Corriendo podemos fortalecer un músculo pequeño, pero importante, que hace trabajar los abdominales: el perineo. Ahora bien, en las mujeres, "el placer está sobre todo ligado al tono muscular de la vagina y a un buen funcionamiento del suelo pélvico", asegura el sexólogo Alain Gariépy.

5. Correr mejora la autoestima

La ecuación es simple: sentirse bien con uno mismo contribuye a mejorar la libido. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Human Sexuality, "las personas con una buena autoestima se sienten más deseables y rinden mejor a la hora de mantener relaciones sexuales".

No obstante, aunque correr puede aumentar el placer sexual, también hay que tener cuidado con los excesos: pasarse con el entrenamiento puede provocar un desajuste hormonal y tener un efecto inverso sobre la libido.

En cualquier caso, la libido no es algo mecánico ni va solamente ligada a lo físico. "Hace falta erotizar la relación", recuerda la sexóloga Manuela Costa Fernandes. "La sexualidad implica de todo menos actuación, que sólo genera estrés. Si ponemos el listón emocional demasiado alto, la cosa no funcionará bien", señala.

Así que, sí, sal a correr, pero no te olvides después de encender unas velas en la cena.

Decálogo para no lesionarse al correr

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Este post fue publicado originalmente en la edición francesa de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest