TENDENCIAS

15 consejos prácticos para hacer que tu lugar de trabajo sea más zen

27/01/2016 08:24 CET | Actualizado 27/01/2016 08:24 CET
GTRESONLINE

Dada la cantidad de horas que pasamos en el trabajo, sería una lástima no aprovecharlas al máximo. ¿Cómo vamos a sentirnos alegres y generosos si estamos estresados y tenemos constantemente la sensación de que hay muchas cosas por hacer y muy poco tiempo para hacerlas? Practicando la plenitud mental.

El maestro budista zen Thich Nhat Hanh, al que se conoce como el padre de la plenitud mental en Occidente, ha desarrollado una lista de consejos que pueden seguirse no sólo para mantener el equilibrio interno, sino también para poder concebir nuestro trabajo en el contexto de crear un mundo mejor.

Thay, como se le conoce entre sus cientos de seguidores por todo el mundo, cree que la práctica de la plenitud mental es relevante para todos, independientemente del trabajo que se tenga. En su libro Work, explica que "aprender el arte de parar, de liberar tensión, de utilizar un discurso amable y escuchar con atención y compartir esta práctica con los demás puede tener una gran influencia en nuestro disfrute en el trabajo y en la cultura de nuestra empresa".

"Cuando sabemos cómo gestionar nuestras reacciones más intensas y cómo establecer buenas relaciones en el trabajo, la comunicación mejora, el estrés se reduce y el trabajo resulta mucho más placentero", continúa el maestro. "Es algo muy beneficioso, no solo para nosotros mismos, sino también para aquellos con los que trabajamos, para nuestros seres queridos, para nuestros familiares y para la sociedad en general".

ordenador

La plenitud mental es el arte de prestar la máxima atención posible al presente y empieza con la consciencia de la respiración. Esto que nos permite experimentar la vida sin dejarnos atrapar por el pasado y sin preocuparnos por lo que podría pasar en el futuro.

"El futuro está compuesto de una única sustancia, que es el presente", afirma Thay. "Al prestarle atención al presente, ya se está haciendo todo lo posible para asegurar un buen futuro".

Este monje budista vietnamita de 89 años, que fue nominado al Premio Nobel de la Paz por Martin Luther King por sus esfuerzos por ponerle fin a la Guerra de Vietnam, es muy crítico con la obsesión de la sociedad occidental por la competitividad en el trabajo, que sólo sirve para avivar nuestro ego a expensas de los demás o de nuestro entorno.

De hecho, Thay cree que la desesperación por tener éxito a toda costa es uno de los combustibles de nuestro voraz sistema económico que, a su vez, nos está llevando al cambio climático y a la destrucción de los ecosistemas y de la biodiversidad.

"Esos esfuerzos por ser el mejor, por estar en la cima, por trabajar muchísimo hasta llegar a un lugar concreto y hacer algo concreto hacen que la gente sufra mucho", afirma. "Cuando se llega a la cima, hay que seguir esforzándose por mantenerse en ella, y a menudo se sufre un tremendo estrés que acaba quemando. Si seguimos viviendo así, no solo estaremos dirigiéndonos a nuestra autodestrucción, sino también a la destrucción de nuestro planeta".

Según Thay, deberíamos reemplazar nuestra fijación con el éxito, la riqueza y la competitividad por los tres pilares budistas: la comprensión, el amor y la capacidad de dejar las cosas pasar. "Solo estamos en posición de ser útiles en el trabajo cuando hemos encontrado la armonía, el amor y la felicidad en nuestro interior", declara el maestro zen.

A continuación puedes leer una lista de los 15 pasos que Thay recomienda seguir para alcanzar la plenitud mental en el trabajo:

  1. Empieza el día con 10 minutos de meditación estando sentado.
  2. Tómate tu tiempo para sentarte y disfrutar del desayuno en casa.
  3. Recuérdate cada día lo agradecido que estás por estar vivo y por tener 24 horas por delante para vivir.
  4. Intenta no hacer divisiones entre "tiempo para ti" y "trabajo". Cualquier momento puede ser para ti si vives el presente y estás siempre en contacto con lo que sucede en tu cuerpo y en tu mente. No hay razón para que el tiempo que pases en el trabajo sea menos placentero que el que pases en cualquier otro sitio.
  5. Resístete a la necesidad de ir hablando por el móvil de camino al trabajo o de camino a otras citas. Date un tiempo para estar contigo mismo, con la naturaleza y con el mundo que te rodea.
  6. Dentro del trabajo designa un área en la que puedas ir a calmarte, a parar un rato y a tomarte un descanso. Haz descansos de manera regular para respirar, volver a sentir tu cuerpo y traer tus pensamientos de vuelta al presente.
  7. A la hora de comer, nútrete de comida, no de miedos ni preocupaciones. No comas en el puesto de trabajo. Cambia de aires. Date un paseo.
  8. Haz del té o el café un ritual. Para de trabajar un momento, contempla la taza y piensa en todo lo que ha hecho posible que te estés bebiendo su contenido: las nubes, la lluvia, las plantaciones y los trabajadores que recolectan el té y el café.
  9. Antes de una reunión, visualiza a alguien que irradie paz, plenitud mental y destreza haciéndote compañía. Refúgiate en esa persona para mantener la paz y la calma.
  10. Si sientes ira o irritación, evita decir o hacer algo impulsivo. Respira y céntrate en el aire que entra y que sale de ti hasta que te calmes.
  11. Concibe a tus tus superiores, a tus compañeros o a tus subordinados como aliados y no como enemigos. Reconoce que el trabajo colaborativo trae consigo más alegría y satisfacción que trabajar solo. Sé consciente de que el éxito y la felicidad colectivos son tu propio éxito.
  12. Expresa la gratitud y el aprecio por las cualidades positivas de tus compañeros regularmente. Esto cambiará el ambiente de trabajo completamente, haciéndolo mucho más armonioso y agradable para todo el mundo.
  13. Intenta relajarte y reponerte antes de marcharte para no llevarte a casa energía negativa acumulada ni frustración.
  14. Tómate tu tiempo para relajarte y para volver a ti antes de empezar con las tareas de la casa. Hacer varias cosas a la vez significa no estar plenamente concentrado en ninguna de las tareas que se estén llevando a cabo. No hagas varias cosas a la vez y presta atención plena a cada una de ellas.
  15. Al final del día, plasma en un diario todas las cosas buenas que te han pasado. Riega las semillas de la alegría y la gratitud regularmente para que sigan creciendo.

Este artículo fue originalmente publicado en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN