INTERNACIONAL

Cruz Roja alerta de que 70.000 personas han escapado ya de la ciudad siria de Alepo

20/02/2016 17:57 CET | Actualizado 20/02/2016 17:57 CET
ABDALRHMAN ISMAIL / REUTERS

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha alertado de la precaria situación en la región de Alepo (Siria), donde la lucha entre fieles al régimen y opositores se ha intensificado, los hospitales y trabajadores sanitarios se han convertido en objetivo, la gente no dispone de agua ni electricidad y más de 70.000 personas se han visto obligadas a huir de sus casas.

"Las infraestructuras que procuran las condiciones de vida básicas han sido dañadas, lo que ha empeorado profundamente la situación de la población. Mientras, el número de personas desplazadas sigue aumentando cada día", ha la líder de la delegación de la Cruz Roja en Siria, Marianne Gasser, que está actualmente en la región de Alepo.

Dos hospitales del norte de Alepo fueron atacados el pasado 15 de febrero, lo que causó numerosas bajas de civiles, entre ellos médicos y personal sanitario. Estos centros, que se encargaban de las consultas urgentes, de operar a la población y de asistir a cientos de recién nacidos al mes, están ahora fuera de servicio. Los hospitales que aún siguen en pie siguen intentando cumplir su función.

La Cruz Roja ha pedido a todas las partes implicadas en el conflicto que detengan los ataques sobre las instalaciones sanitarias y sobre el personal. "Están protegidos por la Ley Humanitaria Internacional, junto con las infraestructuras básicas como las plantas de tratamiento del agua. Las provisiones de agua no deberían ser utilizadas como arma de guerra. Condenamos los ataques que han afectado a todas las infraestructuras en las áreas no operativas y que han causado el desplazamiento forzoso de civiles", ha señalado Gasser.

Antes de esta última ola de violencia la situación ya era desesperada para gran parte de la población. "Los enfrentamientos y las luchas son constantes en Alepo, lo que dificulta cada vez más a la gente mantener algo parecido a una vida normal", ha denunciado Gasser.

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha aumentado la ayuda para la gente afectada. En estrecha cooperación con la filial de la Media Luna Roja en Siria, está trabajando para mejorar el acceso a agua potable, reparando los pozos, que ahora son la única fuente de agua y que proveen 46 litros de agua al día para una población de 1,5 millones de personas.

El CICR y la Media Luna Roja también ayudan a los hospitales de la región. Las organizaciones, a parte de tratar a más de 4.000 pacientes, reparten ayudas en las clínicas de las zonas rurales del oeste y el norte de Alepo.

Asimismo, las dos organizaciones suministran 10.200 paquetes de pan al día, y envían alimentos a las zonas de desplazados.

Desde el 16 al 17 de febrero, el equipo de CICR y la Media Luna Roja ha pasado dos días en el oeste de Alepo tras cruzar las fronteras. "Este es un buen ejemplo de cómo nuestras continuas conversaciones con todas las partes cosechan resultados y hacen posible llegar a la gente que necesita ayuda, también en las zonas controladas por la oposición", ha dicho Gasser.

El equipo ha visitado a los pueblos y los hospitales que están luchando para salir adelante y a la gente desplazada del oeste de Alepo, que han sido mayoritariamente acogidos por familias de la localidad.

(Puedes seguir leyendo tras el tuit...).

La mayor parte de la población que allí reside está impaciente por reanudar sus cultivos. Sin embargo, no disponen de combustible, agua o equipamiento.

La población de Alepo superaba los dos millones al inicio de la guerra, hace cinco años, pero los combates ya la habían recudido en más de la mitad. Más de 30.000 personas están atrapadas en la frontera con Turquía, tratando de escapar al país vecino.

"Las necesidades y los padecimientos son enormes en ambos lados del centro y en la periferia de Alepo. También es enorme el valor de la gente, aquella que ha vivido siempre en Alepo y aquella que ha llegado aquí desde todos los lugares en donde las condiciones de vida son pésimas y la seguridad frágil", ha añadido Gasser.

La CICR y la Media Luna Roja también han estado trabajando durante los últimos 10 días para repartir asistencia a otras ciudades de Siria como Al Waer, Homs o Muadamiya. Pero las organizaciones siguen pidiendo insistentemente que llegue un mayor flujo de ayudas para la población de todo el país.

Mientras, el presidente del CICR, Peter Maurer, visitará Siria el próximo lunes para ver de primera mano la situación humanitaria y para conocer a las autoridades sirias.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

OFRECIDO POR NISSAN