TENDENCIAS

Qué debería cambiar en España para mejorar nuestras horas de sueño

05/04/2016 15:42 CEST | Actualizado 05/04/2016 18:15 CEST

Los hábitos de sueño de los españoles no son cómo deberían, y distan mucho (muchísimo) de los de nuestros vecinos europeos. En nuestro país, la mitad de la población duerme menos de siete horas entre semana y hay un 10% que duerme menos de seis horas.

Estos números, recogidos en una reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se alejan de las ocho horas de media que recomiendan los expertos en medicina del sueño. Además, los horarios tampoco van por el buen camino y se sitúan muy lejos de los seguidos por el resto de Europa: esta gráfica publicada hace unos días en verne muestra lo distintos que somos a la hora de irnos a la cama. Si en España lo hacemos a las 00.00 horas, en Alemania y Suecia lo hacen a las 22.00. Y no hay que irse tan lejos para palpar esas variaciones: nuestros vecinos franceses se acuestan a las 22.30 horas.

"Somos, junto con México, el país con horarios más anómalos", asegura Antonio Díez, médico de la Sociedad Española del Sueño, a El Huffington Post. "Y esto es una cosa relativamente novedosa. No siempre hemos tenido estos horarios, aunque nos dé la sensación de que llevan toda la vida siendo así", añade José Luis Casero, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE).

¿Qué podríamos hacer entonces para reconducir esos horarios? ¿Qué mejoras podríamos llevar a cabo? ¿Cuáles están en nuestra mano y cuáles deberían ejecutarse desde las administraciones?

1. RECUPERAR EL HUSO HORARIO QUE PERDIMOS EN 1942

Es curioso: el Meridiano de Greenwich atraviesa España, quedando a su izquierda (en el mismo espacio que Reino Unido) prácticamente toda la península y las islas Canarias, pero nos empeñamos en seguir el horario de Berlín. "Fue una medida provisional que se tomó en 1942 durante la Segunda Guerra Mundial y que hoy sigue vigente", explica Casero. "Inglaterra y Portugal volvieron a su franja pero España se quedó en la de Berlín", continúa.

Lo que defiende este experto en horarios es poner el reloj en su hora de principios del siglo XX y, para ello, es clave el apoyo político. Hay partidos que han incorporado este punto en sus promesas electorales y el Congreso aprobó en 2013 el informe que plantea igualarnos a Reino Unido y Portugal, aunque todavía no se ha llevado a cabo.

"Al recuperar el huso horario, el 21 de junio en lugar de anochecer en Madrid a las 22:10, anochecería a las 21:10 y muchos lo agradecerían, especialmente los padres que tienen que enfrentarse a preguntas como 'por qué me tengo que ir a la cama si aún hay sol", añade Casero, quien asegura que recolocar el reloj sería tan sencillo como no adelantar el reloj la próxima primavera.

2. ENTRAR PRONTO Y SALIR PRONTO DE TRABAJAR

Volvamos o no volvamos al huso horario anterior a 1942, hay otras medidas que se pueden llevar a cabo y para las que no son necesarios acuerdos políticos. Bastaría con la concienciación de las empresas y de los empleados.

"Habría que llevar a cabo un cambio cultural que implique aprovechar mejor las horas laborales", añade Casero. "Se podría empezar eliminando los eternos almuerzos de trabajo, al menos para los trabajadores que padecemos los horarios locos de los directores". Según éste, reducir los tiempos de comida supondría adelantar la hora de salida de la oficina y así se podría adelantar la hora de irse a la cama. "Deberíamos estar de vuelta a casa a las 17.30", apunta. En España salimos una media de dos horas más tarde del trabajo que el resto de europeos, recoge un informe de la Comisión Nacional de Horarios.

Por otra parte, adelantar la salida de trabajo mejoraría la productividad de los trabajadores en un 19%, según el Barómetro de Conciliación Edenred-IESE 2012. Este informe señala que medidas así hacen que los empleados se sientan cuatro veces más comprometidos con la empresa y con su trabajo.

3. EL PRIME TIME A LAS DIEZ

Hace 20 años, los programas de prime time empezaban tras terminar el informativo y eso suponía que a las 22.00 horas ya estaban todos arrancados y antes de las 00.00 horas (incluso de las 23.30) habían terminado. Eso ha cambiado y mucho. Hoy, a la hora que debería comenzar el plato fuerte de la noche, empieza el programa previo —El Hormiguero o El Intermedio— y hasta pasadas las 22.30 no arranca la serie de turno. Eso nos lleva a levantarnos del sofá al día siguiente. Es decir, pasada la media noche.

"Entre el informativo y el prime time se ha colocado otro programa, contenidos que retrasan el prime time a las 22.30", asegura Casero. La única forma de que esto no sea así es que las cadenas hagan un esfuerzo conjunto y todas trabajen en adelantar el horario: una acción individualizada no funciona, como vimos en marzo de 2015 cuando TVE decidió adelantar la hora de inicio de sus series de referencia (Cuéntame, Águila roja, El ministerio del tiempo...) y vio como sufrían una caída notable de audiencia.

4. CENAR MENOS Y ANTES

En realidad se trata de cambiar nuestros hábitos generales y hacen caso al dicho popular: desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo. Las cenas copiosas no son fáciles de digerir y una mala digestión suele ir seguida de una mala noche de sueño. "Lo que deberíamos hacer es ajustar las horas de almuerzo y de cena", asegura Antonio Díez, para el que esta desorganización se debe a una cuestión cultural.

Hacer la cena más ligera y adelantar su hora es algo que está en nuestras manos y para hacerlo hay que empezar con el desayuno. "Desayunamos tarde y mal y hay veces ni siquiera lo hacemos. A as 11 bajamos a tomar un pincho de tortilla y eso hace que a las una de la tarde no tengamos hambre y retrasemos la hora de comida hasta las tres", dice José Luis Casero. Así, se van demorando las comidas hasta llegar a las 22.00 horas sin cenar.

"No podemos vivir de paradigmas del pasado y seguir con los horarios de comida que había en la postguerra cuando había pluriempleo", continúa. "Si queremos ser Europa, debemos ser Europa en todas las consecuencias y no sólo ampararnos en el Spain is different". Eso significa hacer un buen desayuno, comer antes de las dos y no cenar más tarde de las ocho.

Cómo conseguir dormir bien

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Bebés comiendo/durmiendo

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest