TENDENCIAS
25/10/2014 21:24 CEST | Actualizado 27/10/2014 09:14 CET

Las horas que no duermes pasan factura a tu peso

GTRESONLINE

El cambio de hora para adaptarnos al horario de invierno este fin de semana convertirá al domingo en un día de 25 horas. Aunque habrá quien aproveche esa hora extra para prologar la fiesta, quizá para muchas personas suponga unos minutos más de sueño. ¿Sabías que una sola hora de diferencia en la duración del sueño es capaz de poner en marcha mecanismos relacionados con nuestro peso?

Los expertos tanto en nutrición como en salud del sueño coinciden en destacar la importancia de dormir entre siete u ocho horas para evitar la obesidad (además ser más felices y productivos).

"Hoy en día, por el tipo de vida que llevamos, tendemos a dormir menos de lo normal, no sólo los adultos sino también los niños y los adolescentes", alerta el doctor especialista en trastornos del sueño Eduard Estivill. Existe la falsa creencia de que durmiendo no quemamos energía, pero no es cierto: "Si te pesas en el momento de acostarte y te pesas en el momento de levantarte, verás que has bajado. Es la señal de que sí has gastado energía mientras dormías", apunta este experto. Por ese motivo, si no duermes lo suficiente, alterarás procesos del sistema metabólico que pueden pasarte factura en la báscula.

MÁS GRELINA Y MENOS LEPTINA

Durante el sueño tienen lugar varios procesos hormonales. Si por la noche sólo duermes por ejemplo cinco horas, eso supondrá que produzcas más grelina, "una hormona relacionada con la del crecimiento y que hará que tengas más hambre al día siguiente", según explicó la dietista Rebecca Scritchfield a la edición norteamericana del The Huffington Post.

A esto se une un descenso de la hormona leptina, encargada de frenar el apetito. Según la especialista, no sólo sentirás más hambre durante el día, sino que tenderás a elegir alimentos con más sal, azúcar y grasa.

OTROS RIESGOS

Si no descansamos lo necesario, "el tejido graso responde peor a la insulina y eso aumenta el riesgo de padecer obesidad y diabetes", afirma el neurofisiólogo Jesús Escribá, del Instituto de Medicina del Sueño. "La grasa necesita dormir para metabolizarse bien".

"Las células adiposas tienen una importante función en el cuerpo humano, ya que se encargan de almacenar de forma segura los lípidos [grasas]", señala Escribá. Si descansamos poco o mal realizan peor su trabajo de almacenaje y los lípidos quedan sueltos en el torrente sanguíneo.

"Cada vez más estudios hablan de que la falta de horas de sueño conlleva alteraciones metabólicas importantes que pueden afectar incluso al balance energético (como es el caso de la obesidad, la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina) o al sistema cardiovascular además de problemas neurológicos y gastrointestinales", enumera.

VIGILANCIA MÉDICA

Según señala el doctor Estivill, las personas que sufren de problemas del sueño, como apnea o fuertes ronquidos, a veces se encuentran con que "no bajan el peso que esperaban aunque estén a dieta". La relación entre sueño y peso es bidireccional, por lo que también ocurre a la inversa: quienes sufren de sobrepeso suelen tener dificultades para dormir.

"A pesar de ser muy frecuentes, los trastornos del sueño están infradiagnosticados y es necesario ponerse en manos de los médicos e instituciones", recalca Escribá.

ADEMÁS

SOMOS LO QUE HACEMOS