Huffpost Spain

9 hoteles españoles donde el diseño es lo que importa (FOTOS)

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Altos, bajos, angulosos, redondeados, minimalistas o recargados, sobrios o llenos de color. Cada edificio tiene su propia personalidad. Hoy vivimos rodeados de diseño. Sin embargo, muchas veces vamos demasiado deprisa para paramos a contemplarlo y disfrutarlo.

Para celebrar con estilo el Día Mundial del Diseño e invitarnos a soñar, lastminute.com ha elaborado una lista de nueve hoteles que destacan precisamente por eso, por su diseño, a veces futurista, otras tradicional, pero siempre original e impactante.

  • Only You Boutique Hotel, Madrid
    ONLY YOU BOUTIQUE HOTEL
    Quienes se alojen en este hotel tendrán la sensación de viajar en el espacio y en el tiempo, viviendo una experiencia mediterránea en el centro de Madrid y trasladándose por momentos a la época colonial británica. El hotel tiene como principal reclamo la innovación. Está diseñado por el interiorista Lázaro Rosa-Violán, y cada rincón del edificio está personalizado para que los huéspedes experimenten su estancia de forma única. En sus escasos tres años de vida, no ha dejado de recibir premios por su diseño, entre ellos el de Mejor Hotel Boutique de Lujo del mundo, en la categoría Diseño en 2015.

    El hotel combina arquitectura tradicional con toques mediterráneos con el diseño y la tecnología más actuales. La reconversión ha sido una de las claves de su éxito: el edificio principal es un palacete del siglo XIX que en sus orígenes perteneció a los Marqueses de Alhama y que constaba de varios apartamentos de gran tamaño. El hotel surgió de la combinación de todos ellos junto con la popular Librería Padrino, de la que todavía conserva la fachada y la placa.

    Cada habitación tiene un detalle que la hace única. Algunas incluso tienen techos abuhardillados, escaleras de caracol en su interior o impresionantes librerías, para soñar despierto durante horas.
  • EME Catedral Hotel, Sevilla.
    EME CATEDRAL HOTEL
    Cinco plantas con sesenta habitaciones donde el lujo y el diseño están cuidados hasta el último detalle, un Patio de los Naranjos privado y una azotea con vistas directas a la Giralda y a la Catedral gótica más grande del mundo. Hablamos del EME Catedral, un hotel que en sí mismo constituye una mirada nueva sobre Sevilla desde el punto de vista del diseño.

    El edificio surgió a partir de la rehabilitación de 14 viviendas típicas sevillanas del siglo XVI, por lo que cada habitación tiene un diseño diferente y una personalidad única. El interiorismo es obra de Sandra Tarruella e Isabel López y combina materiales nobles como la piedra, la madera natural o el hierro con artesanía típica sevillana.

    Está lleno de espacios sugerentes y únicos. Entrar en el patio, por ejemplo, es descubrir un juego de luces y sombras proyectadas por la celosía de las paredes, que está inspirada en el arte islámico. Su arquitectura es un homenaje a las raíces de Andalucía, desde la herencia islámica hasta el Siglo de Oro, y en contraste los muebles y parte de la estructura del edificio son de diseño totalmente contemporáneo.
  • Hotel Viura, Villabuena de Álava
    OTEL VIURA VILLABUENA
    El hotel Viura es el edificio más llamativo y particular de Villabuena de Álava y, muy probablemente, de varios kilómetros a la redonda. El New York Times lo calificó en 2010 como el segundo mejor hotel entre viñedos del mundo, por sus características, su entorno privilegiado y su diseño espectacular. De hecho, son muchos los curiosos que paran en el pueblo sólo para hacer fotos de su fachada.

    El edificio, de estilo vanguardista, está formado por varios cubos imperfectos que encajan unos con otros como si fuesen las piezas de un gigante rompecabezas desordenado. Desde fuera parece que se van a caer, y esta sensación de desequilibrio es todavía más impactante al atardecer, cuando las luces se proyectan sobre los grandes ventanales de la fachada.

    Nada que ver con la sensación que uno tiene cuando se aloja en su interior. La tranquilidad de la zona se cuela a través de los cristales, y de repente el viajero tiene la sensación de recuperar el equilibrio, la paz y la estabilidad.
  • Caro Hotel, Valencia
    CARO HOTEL
    Los amantes de los museos y monumentos que, al mismo tiempo, no quieran renunciar a las ventajas del diseño moderno, deberán alojarse al menos una vez en la vida en el Caro Hotel de Valencia. Se trata de un hotel-monumento que nació en el siglo XIX como el Palacio del Marqués de Caro, y que hoy combina arquitectura de varias épocas históricas con un diseño de interiores totalmente contemporáneo.

    Recorriendo el hotel viajamos a través de más de 2.000 años de historia. Las paredes contienen piezas originales como por ejemplo un mosaico de la época romana (siglo II a.C.), un fragmento de la muralla árabe de Valencia con su Torre (s. XIII), varios arcos góticos o detalles del siglo XIX. Todos ellos rehabilitados e integrados en un espacio que respira modernidad, con habitaciones de diseño contemporáneo, geométrico y minimalista, obra del interiorista Francesc Rifè.

    Incluso mientras comen, los huéspedes podrán vivir la experiencia de visitar un museo: en el lobby se exhiben restos arqueológicos encontrados durante los tres años que duró la restauración del hotel, como azulejos góticos o candiles árabes.
  • Silken Hotel Puerta América, Madrid
    HOTEL SILKEN PUERTA AMÉRICA
    Como si se tratase de una torre de Babel contemporánea, en el proyecto del hotel Silken Puerta América participaron durante tres años 19 de los mejores diseñadores y estudios de arquitectura del mundo, de 13 nacionalidades diferentes. Y, a diferencia de la torre bíblica, en esta ocasión el resultado fue espectacular. Originalidad, lujo, innovación y libertad creativa de formas y estilos son las señas de identidad de este hotel que recibe a quienes visitan Madrid entrando por una de sus arterias principales, la Avenida de América.

    Cada una de las plantas propone un concepto distinto de habitación. Todas juegan con diversos materiales, colores y formas, para crear espacios que reúnen lo mejor del diseño y la arquitectura de vanguardia. Nombres como Victorio & Lucchino, Zaha Hadid, Norman Foster o John Pawson, entre otros, han formado parte del elenco de artistas que han colaborado en la creación de este espacio.

    La experiencia dentro del hotel es totalmente interactiva y su diseño invita al huésped a usar los cinco sentidos para disfrutarla: ¡hasta los olores están personalizados!
  • Hotel Barceló, Málaga
    HOTEL BARCELÓ MÁLAGA
    Diseño, vanguardia y surrealismo son tres conceptos asociados al Hotel Barceló de Málaga.

    Su estética vanguardista lo ha convertido ya en uno de los hoteles más icónicos de la ciudad especialmente para amantes del arte abstracto y contemporáneo, por sus reminiscencias artísticas de Dalí o Schiaparelli.

    Una de las peculiaridades de este hotel es su EDHA (Estructura Deslizante para Humanos Atrevidos), un tobogán de acero de seis metros que comunica la primera planta con el lobby.

    Su lobby B-Lounge, creado por el prestigioso interiorista Jordi Torres, es un referente arquitectónico que conjuga todos los elementos para transformar una zona de paso en un lugar de relax y desconexión, siempre con un toque de exclusividad.
  • Hotel Aire de Bardenas, Tudela
    HOTEL AIRE DE BARDENAS
    Hay un lugar en Navarra que hará las delicias de los amantes de la naturaleza y que a su vez quieran disfrutar de una experiencia única y casi futurista: el hotel Aire de Bardenas. Construido en medio de campos de trigo, a 3 kilómetros del casco antiguo de Tudela y próximo a las Bardenas Reales de Navarra, el hotel se presenta desde la carretera como un oasis en medio del desierto.

    Su peculiar diseño, que atrae a huéspedes y curiosos, ha ganado más de una veintena de premios de arquitectura y ya son varias veces las que se ha utilizado como set de rodaje para anuncios y videoclips. La privacidad es la clave: cada habitación es un cubo o una burbuja independiente con grandes ventanales que ofrecen panorámicas espectaculares del desierto. De sus 22 habitaciones, 13 disponen de un jardín privado, lo que aumenta todavía más la sensación de privacidad.

    Otra de las características del diseño es que está totalmente integrado en el entorno. Sus módulos son ligeros, desmontables y reciblables, y entre estancia y estancia hay cajones que se usan habitualmente para transportar fruta y verdura. Todo un paraíso para quienes quieran disfrutar de la naturaleza y desconectar totalmente del bullicio de las grandes ciudades.
  • Convent de la Missió, Palma de Mallorca
    HOTEL CONVENT DE LA MISSIÓ
    La paz y la tranquilidad reinan en el Convent de la Missió, un antiguo convento del siglo XVII, reformado por el arquitecto y propietario Antoni Esteva para convertirse en un exclusivo hotel de 27 habitaciones donde predominan el blanco y los tonos claros.

    El convento fue en sus orígenes un edificio dedicado a la formación de padres misioneros, y en su restauración se prestó especial cuidado en conservar los principales espacios monacales. Así, el antiguo refectorio se transformó en The Art Bar, un lugar multifuncional, a la vez bar y sala de exposiciones, que alberga obras de artistas de diversas disciplinas, principalmente mallorquines. La capilla es hoy una sala de reuniones y eventos, y el spa del hotel se sitúa en lo que antes era la cripta del convento.

    Un espacio perfecto para los devotos del descanso y la desconexión, ubicado en pleno casco histórico de Palma de Mallorca.
  • Casa Camper, Barcelona
    CASA CAMPER
    Cuando el diseño de moda se traslada al mundo de la hostelería, nacen proyectos tan peculiares y personales como el hotel Casa Camper, en Barcelona. Los arquitectos Fernando Amat y Jordi Tió fueron los encargados de llevar a cabo el proyecto, que tenía como objetivo trasladar el espíritu y los valores de la marca Camper al mundo de la hostelería, convirtiendo este antiguo palacete del siglo XIX en un hotel boutique y apostando por el diseño funcional y la conciencia ecológica.
    Con una filosofía basada en que el auténtico lujo radica en las cosas más sencillas, el huésped se siente como en casa gracias a detalles como el mensaje que se puede leer junto al ascensor que reza: "Baja caminando, es más sano", o un rótulo que dice "Sólo clientes" en la puerta del vestíbulo, que necesita de la llave de la habitación para abrirse.

    En 2015, diez años después de su apertura, el hotel fue renovado y ampliado, incorporando un nuevo concepto de espacio: el club Dos Billares. La terraza con vistas al barrio del Raval y con la montaña de Montjüic al fondo ha duplicado su superficie, y el vestíbulo, presidido por un mural de la artista Hannah Collins, hace un guiño a las fachadas de los comercios del Raval, una de las zonas más vivas en el panorama cultural de Barcelona.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest


Booking.com