Huffpost Spain

Gana 'Pablo Anguita' a 'Íñigo Iglesias'

Publicado: Actualizado:
PABLO ANGUITA
EFE
Imprimir

El acuerdo entre Podemos e Izquierda Unida para acudir coaligados a las elecciones del 26-J suscita numerosas expectativas, aunque también no pocas controversias...



Para empezar, la prensa conservadora no sabe cómo denominar el pacto entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón. La Razón lo bautiza como "Pacto de Sol" por el abrazo escenificado entre ambos dirigentes en el escenario del 15M a pocos días del aniversario. El Mundo se decanta por "el pacto de los botellines" por las dos cervezas que ambos compartieron en el acto conjunto que protagonizaron en Lavapiés "cómo si de viejos amigos se tratase". No convence a este diario el compromiso que, a juicio de Javier Redondo, se debe a que "Garzón requiere una imperiosa financiación" para una organización que liquida por vía interpuesta.

José Ignacio Torreblanca, en El País, va un poco más allá y considera que en Podemos se ha impuesto "la tesis de superar al PSOE por la izquierda, en lugar de intentarlo desde abajo". "Pablo Iglesias -argumenta- ha adoptado la táctica de Julio Anguita: arrinconar al PSOE, más que la defendida por Errejón e inspirada por el Pablo Iglesias original: sustituirlo de forma no traumática por un nuevo partido de masas. Es decir, ha ganado 'Pablo Anguita' a 'Íñigo Iglesias". 



En paralelo a estos movimientos en la izquierda, en la derecha, el PP empieza rodar sus argumentos...



"Tres son los objetivos principales del Partido Popular -considera Enric Juliana en La Vanguardia-: presentar a la coalición Podemos-IU como el principal y más peligroso adversario de la gente de orden, dejar al PSOE en tierra de nadie y sumar 170 diputados junto a Ciudadanos".

Lo primero quedó confirmado ayer en el vídeo grabado en La Moncloa por Rajoy, que es criticado en la forma y en el fondo desde El Mundo: por el lugar y por el mensaje. "El PP no puede romper puentes desde el primer día" con todas las formaciones. Lo segundo y tercero puede estar detrás de lo dicho por el ministro Margallo. El País le atribuye la voluntad de rodar "un mensaje que escucharemos pronto: austeridad sí, pero no matando la gallina de los huevos de oro". 



La austeridad también parece en retroceso en la eurozona, a la vista de la posibilidad de acuerdo para suavizar la deuda de Grecia...



"Berlín abre el camino a una reducción de la deuda griega, como pide el Fondo Monetario Internacional", asegura el Financial Times, pese a que el Die Welt estima que el compromiso alcanzado por el Eurogrupo no es del agrado del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

El caso es que, como argumenta Paul Mason en The Guardian, Europa debe elegir en estos momentos entre rescatar a Grecia o crear un estado fallido. En Le Figaro, Jean-Pierre Robin recuerda que París y Berlín se oponen con fuerza a que se borre la deuda griega, como propugna el FMI, y se abre paso a un escalonamiento en el tiempo que, en la práctica, tendría el mismo efecto a largo plazo. 



La crisis de los refugiados parece bajo control, pero se ha cobrado una gran víctima política...



El canciller austriaco y la prensa alemana ven la botella medio llena y medio vacía. El progresista Süddeutsche considera que la retirada Werner Faymann es una oportunidad para la reflexión en el partido socialdemócrata, para poder adoptar así una política clara y distante respecto a los postulados del ultraderechista FPO. El conservador Die Welt estima que la dimisión del canciller irrita a Merkel porque "se ha visto la rapidez con la que la crisis de los refugiados puede exigir dimisiones".

En un editorial, El País saca dos lecciones austriacas: "Los problemas están ahí y no se pueden ignorar; y hacer concesiones al populismo xenófobo, adoptando parte de sus postulados, no sirve para pararle los pies, sino más bien para legitimar su discurso".   




Desde Estados Unidos, no sólo llegan inquietudes políticas, también avances sorprendentes que pueden revolucionar la estética...



Científicos de Harvard y del MIT han conseguido desarrollar una piel artificial a base de polímeros que, como destaca el New York Times, suena a fantasía porque es "una película invisible que puede ser pintada y dar a la piel la elasticidad de la juventud". Por ejemplo, las bolsas bajo los ojos desaparecen en cuestión de segundos.

Pero también puede aplicarse para paliar enfermedades de la piel como los eccemas o la psoriasis. Incluso se puede utilizar como una película contra los rayos del sol. Aún falta que sea autorizada para su comercialización. 



Y en el tuit de esta mañana, me quito el sombrero...



Ante Noam Chomsky. El semiólogo estadounidense y pensador de la izquierda publica en The Guardian un capítulo de su último ensayo, ¿Quién maneja el mundo?, y asegura que "América ya no es la respuesta obvia"... La austeridad, dice, ha socavado la democracia en Occidente.