Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

No y no: camino de las terceras elecciones

Publicado: Actualizado:
RAJOY
Rajoy | EFE
Imprimir

España, camino de las terceras elecciones. El Pleno del Congreso ha rechazado por segunda vez en 48 horas la investidura de Mariano Rajoy (PP) como presidente del Gobierno al contabilizar 180 votos en contra y 170 a favor (solo el Partido Popular, Ciudadanos y Coalición Canaria).

El candidato popular no ha logrado hacer cambiar de opinión a los diputados durante estos días. En esta segunda ronda le hacía falta mayoría simple -más síes que noes-, por lo que habría ganado si once parlamentarios contrarios el miércoles se hubieran abstenido este viernes por la noche.

Esta jornada de la sesión de investidura ha sido la crónica de un rechazo anunciado. A pesar del previsible resultado, ahora ya todos los políticos y ciudadanos sienten el vértigo de unos terceros comicios a finales de año. No se vislumbra pacto alguno, las posturas se mantienen férreas. Tanto Rajoy como el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se han acusado de la posible cita con las urnas y de la actual situación de bloqueo.

En la sesión, Rajoy ha vuelto a presionar a Sánchez y le ha avisado del “coste” que pagarán todos los españoles por el “no Gobierno”. El socialista ha insistido en en el ‘no’ y en una frase ambigua ha dicho que su partido formará parte de la “solución”. Pablo Iglesias (Podemos) le ha pedido al PSOE que aproveche su oportunidad para liderar un Gobierno alternativo, mientras que Albert Rivera (Ciudadanos) ha manifestado que está a la expectativa de apoyar posteriormente a algún “candidato del PP” que presente una “investidura viable”.

Esta ha sido una de las pocas novedades que ha dejado la jornada. El naranja ha dado a entender que puede apoyar a otro candidato del PP si le salen los números y ha finiquitado el acuerdo firmado con los populares porque era solo para esta investidura. “Hoy se acaba el pacto de investidura. Nosotros estaremos a la expectativa de si algún candidato del Partido Popular tiene una investidura viable, pero investiduras que no sean viables, no señor Rajoy", ha dicho el naranja.

Estas palabras no han sentado nada bien en el Partido Popular, cuyo portavoz, Rafael Hernando, ha contestado visiblemente alterado y con un tono casi despectivo hacia Rivera que su candidato es Rajoy “mañana y pasado mañana”. “No firmamos pactos para quince minutos”, ha avisado el popular. Hasta el único acuerdo que había hoy se ha esfumado. Las caras de desgana, rabia y enfado de Rivera y José Manuel Villegas al pronunciar un 'sí' al presidente lo decían todo.

RAJOY: “EL NO GOBIERNO TIENE COSTE”

El candidato del PP
ha vuelto a centrarse en el PSOE durante la mayor parte de su discurso de diez minutos. “La situación en que nos encontramos ahora se resume en que el Grupo Socialista, cuya colaboración he pedido expresamente, se niega a permitir la constitución del único Gobierno que parece viable. Y lo hace sin ofrecer ninguna alternativa”, le ha lanzado el presidente a Sánchez: “Debo suponer que es porque no la tiene; y que no la tiene porque no existe, salvo la poco deseable opción de un frente heterogéneo, extremista y contradictorio, como quedó evidenciado anteayer durante el debate”.

Y en este intento de culpabilizar al PSOE de unos comicios ha aireado que los argumentos de Sánchez son “una colección de manoseados y reiterativos pretextos habituales para disimular el deseo poco confesable de repetir las elecciones”.

El presidente ha vuelto a ofrecer los mismos pactos que el pasado martes y ha argumentado que España vive una situación “excepcional”, además de recordar algunos acuerdos entre socialistas y populares como la reforma de la Constitución en 2011. Todo trufado con llamadas al miedo: “El no gobierno tiene coste. Pasará una alta factura. Y tendremos que pagarla entre todos”.


Resumen de la intervención de Rajoy en el... por elhuffingtonpost

“EL PSOE FORMARÁ PARTE DE LA SOLUCIÓN”

“Usted no cuenta con la confianza de la Cámara”, le ha contestado el secretario general del PSOE, que ha criticado que Ciudadanos no se fía de Rajoy. “Ha defraudado a los españoles”, ha insistido el socialista, fiel a su ‘no’.

Tras recordar los cuatro años de Gobierno del PP, el líder del PSOE le ha pedido que saque conclusiones de su “derrota parlamentaria”. Aunque ya sabe que no lo va a hacer el popular porque, en su opinión, la estrategia desde el primer día es llegar a terceras elecciones.

“La responsabilidad que tenemos es ofrecer una solución a este país. Si actuamos todos con altura de miras y generosidad, estoy convencido de que encontraremos una solución y el PSOE formará parte de ella”, ha aseverado Sánchez, que antes había apelado a las fuerzas del cambio.

Este discurso ambiguo ha provocado que algunos en la Cámara y otros fuera interpretaran las palabras como una postulación para intentar una candidatura alternativa de Gobierno a Rajoy. Fuentes cercanas a Sánchez han precisado luego que no se trataba de un ofrecimiento para liderar una investidura, sino una llamada para explorar soluciones para evitar terceras elecciones. En los próximos días, el socialista contactará con Rivera e Iglesias.

El propio Iglesias le ha pedido a Sánchez durante el debate que utilice la "última oportunidad" del PSOE para lograr liderar un Ejecutivo alternativo.


Resumen de la intervención de Pedro Sánchez en... por elhuffingtonpost

DOS MESES PARA NUEVOS INTENTOS

¿Ahora qué toca? Según marca la Constitución, si la investidura es fallida, se abre un periodo de dos meses para que el candidato u otro aspirante lo intente ante la Cámara Baja. Es decir, la fecha límite es el 31 de octubre. En caso de que nadie aúne los votos suficientes, se disolverán las Cortes Generales y se convocarán nuevas elecciones. Ante este panorama, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el rey Felipe VI se reunirán el lunes para analizar la situación.

Los plazos estipulados legalmente hacen que unas nuevas elecciones generales se celebren el 25 de diciembre, día de Navidad. No obstante, el PP se ha sumado este viernes a la petición de otros partidos de adoptar medidas para que no hay que ir con turrones, zambombas y panderetas a las urnas. La idea pasaría por acortar una semana la campaña para que batalla de las papeletas fuera el 18 de diciembre.

La sensación es que no hay esperanza para un pronto acuerdo. El discurso de Rajoy del martes no gustó entre sus posibles aliados. Ni siquiera Ciudadanos, su socio en esta aventura fallida, alabó su planteamientos. También dinamitó los puentes con los independentistas al dedicar parte del discurso a la unidad de España. Su objetivo es lograr la abstención del PSOE.

Pero el candidato del Partido Popular se ha encontrado con un ‘no’ rotundo del PSOE. El líder socialista, Pedro Sánchez, se ha reafirmado en su postura durante sus intervenciones y no ha dejado resquicio para una futura abstención. Esta posición, según fuentes cercanas al socialista, se mantendrá tras este viernes pese a la “tremebundas” presiones que sufrirá.

A LA ESPERA DE MOVIMIENTOS INTERNOS

Ante esta situación de estancamiento, Rajoy convocará este sábado a su Comité Ejecutivo Nacional para analizar la situación antes de ir a China a la cumbre del G-20. Uno de los puntos será la vigencia del acuerdo con Ciudadanos, partido que también estudiará esta fallida investidura y su alianza el próximo lunes. Las duras palabras entre PP y C's en el debate evidencian que el pacto tal cual muere este mismo viernes.

A partir de esta noche toda la presión se trasladará principalmente al PSOE, el partido que tiene la llave. Sánchez está empeñado en decir ‘no’ a Rajoy y recuerda en todo momento que tiene un mandato del Comité Federal -el máximo órgano de su partido entre congresos- para rechazar al Partido Popular. Un sector crítico de su partido cree que hay que reflexionar sobre la posición para evitar unas terceras elecciones. Eso sí, son palabras en las sombras especialmente porque ningún barón del partido ha salido ante los micrófonos y ha pedido la abstención.

Para cambiar el sentido de voto del PSOE haría falta otra reunión del Comité Federal. Ferraz no tienen intención de convocarla hasta después de las elecciones vascas y gallegas (25 de septiembre). Si los críticos quieren un cambio de rumbo, tendrían primero que recoger un tercio de firmas de este órgano para que haya una reunión extraordinaria. Además, deberían posicionarse ante las cámaras sobre una posible abstención, algo que podría ser letal dentro de la militancia. Y no se puede olvidar que la partida se juega también orgánicamente. Este año se tiene que celebrar un congreso para renovar la dirección del PSOE. Muchos se preguntan si alguien que pida favorecer un Gobierno del PP, podría luego ganar la lucha interna para suceder a Sánchez. El actual secretario general podría jugar más tarde la baza de que sean los militantes los que voten si se permite a Rajoy seguir en La Moncloa.

Las terceras elecciones son calificadas por todos los políticos como una locura, como un acto de irresponsabilidad, aunque podrían conllevar alguno cambios como un reforzamiento del bipartidismo al entender los ciudadanos que los votos a Ciudadanos y Podemos no sirven luego para el Gobierno.

Nadie tiene la solución, a nadie le sale su jugada. En este abanico de posibilidades, el expresidente Felipe González ha aportado su idea a través de una entrevista en una radio colombiana: Rajoy debe apartarse para evitar unas terceras elecciones.

Fórmulas, teorías, hipótesis. Pero si nos atenemos a lo que hemos escuchado este viernes, un pacto suficiente para una investidura parece algo para otra legislatura después de Navidad.

Close
Investidura de Mariano Rajoy
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El fracaso de Rajoy y de todos (Blog Montserrat Domínguez)

- Sánchez mantendrá el ‘no' tras el viernes y es consciente de las "tremebundas" presiones que sufrirá

- El Congreso dice 'no' a Rajoy

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest