Huffpost Spain
Antonio Ruiz Valdivia Headshot

La hora de Mario

Publicado: Actualizado:
MARIO JIMNEZ
Mario Jiménz y Susana Díaz | EFE
Imprimir

“Un político de raza”, “lleva el PSOE en las venas”, “un socialista clásico”, “firme y rápido”. Es lo primero que se le viene a la cabeza a algunas de las personas que mejor conocen a Mario Jiménez cuando se les pide una definición del político onubense.

Jiménez (Moguer, 1971) llegó el pasado sábado a la cainita reunión del Comité Federal convaleciente tras haberse sometido apenas unos días antes a una operación de estómago. Y vivió una batalla brutal en las tripas del partido. Cuando los periodistas pudieron entrar en Ferraz después de once horas de guerra, al primero que vieron fue a él en una sala descansando unos minutos. Una imagen reveladora. A las pocas horas se convertiría en miembro de la gestora que tiene que pilotar el partido en el momento más difícil en los últimos cuarenta años.

Y no un simple componente de ese equipo de diez personas: ejercerá como portavoz. Un papel clave en estos arremolinados días en el PSOE. Tiene que tejer el discurso, armar los argumentos, crear el relato -sea cual sea la posición que tome finalmente el partido-. En resumen, hacer pedagogía, algo que mucho echan en falta en la actual familia socialdemócrata española.

gestora

Javier Fernández y Mario Jiménez

UN HOMBRE DE DÍAZ, UN "DURO" PARA SUS ADVERSARIOS

Poner la cara y las palabras del PSOE no es algo que le resulte extraño. Es actualmente el portavoz del grupo socialista en el Parlamento de Andalucía. Y en el Hospital de las Cinco Llagas lo conocen muy bien, donde sus rivales suelen calificarlo de “duro” y “bronco”.

Desde que su nombre apareció en la lista de la gestora se le tildó como el fontanero de Susana Díaz en Ferraz, al representar en este órgano al PSOE-A junto a la exconsejera María Jesús Serrano. “Ese cartel se lo iban a poner a cualquier andaluz, no se lo va a poder quitar”, dicen fuentes de esta federación, que recuerdan que Jiménez forma parte del “núcleo duro” del partido en el sur y de la “mesa de confianza” de la presidenta.

Lleva el PSOE en las venas

La vida de estos dirigentes no se podría explicar sin la del otro. Una vez tomó José Antonio Griñán las riendas de la Junta de Andalucía y del PSOE andaluz por la marcha a Madrid de Manuel Chaves, se llevó a cabo una renovación en la cúpula del partido en la que saltaron a la primera línea tres promesas: Susana Díaz, Mario Jiménez y Rafael Velasco.

El PSOE andaluz necesitaba aire fresco para intentar sobrevivir en un momento en el que su apoyo caía a pasos agigantados por la gestión de la crisis por parte de José Luis Rodríguez Zapatero y la aparición del macrocaso de los ERE. Este trío se puso al frente del socialismo sureño y arrancó la campaña sucesoria. En los corrillos malévolos sevillanos se les conocía como los ‘griñaninis’, por ser jóvenes criados en las Juventudes y que apenas tenían experiencia en algo que no fuera la política. El primero que cayó fue el cordobés Velasco, que tuvo que dimitir de la Vicesecretaría General del PSOE andaluz por el escándalo de las subvenciones de la Junta a la academia de la formación de su esposa.

Quedaron entonces solo dos velocistas en la pista para suceder a Griñán, que dio las riendas del Gobierno autonómico a Díaz a través de la Consejería de Presidencia y del partido a Jiménez a través de la Vicesecretaría General. Al final, el presidente se decantó por la de Triana, organizando unas primarias en las que solo ella consiguió los avales. En el congreso de Granada de 2013, la sevillana era proclamada secretaria general del PSOE andaluz y eliminaba el puesto de Jiménez. Ella hizo un partido a su imagen y semejanza y lo mandaba como portavoz al Parlamento autonómico.

Jiménez asumió ese cargo, cerró filas, se centró en ese nuevo papel. La vida sigue su curso. Se hizo con el control del grupo parlamentario y se convirtió en una figura esencial en la difícil investidura de Díaz tras las autonómicas de 2015. Fue el encargado de negociarla con los otros partidos junto a Juan Cornejo, que le había sustituido unos años antes como ‘número dos’ del socialismo andaluz.

jiménez

Jiménez, Griñán, Díaz y Rubiales

"MARIO VA A LLEGAR MUY LEJOS"

Diplomado en Economía y con un máster en Derecho, Jiménez conoce todos los secretos de San Vicente -la sede del PSOE andaluz-. “Cuando lo vi la primera vez en las Juventudes Socialistas en los noventa, pensé ‘Mario va a llegar muy lejos”, confiesa un socialista de la esfera de poder andaluz, que añade: “Y, efectivamente, así ha pasado. Tiene una cabeza muy amueblada”.

En esta nueva etapa, comenta la fuente, “está encontrándose con mucha gente de su etapa en Juventudes, aquellos de los noventa están llegando, se están haciendo cargo del partido”. Aunque su nombre se conoce principalmente en Andalucía, él ha mantenido el contacto con gente del partido en otras federaciones, su actividad política no la ha reducido solo al sur en estos años.

Sus adversarios lo consideran duro y bronco

A Jiménez y a la mayoría de los socialista andaluces les ha dolido mucho estos días que desde el sector sanchista se les calificar como los “subalternos del PP”. Desde su puesto en el Parlamento, comentan las fuentes, Jiménez tiene “un combate con la derecha constante, en Andalucía recibimos las peores prácticas de la derecha de este país”. “Es un discurso maniqueo, es una pena que se haya llegado a estos niveles”, lamentan desde el socialismo andaluz.

jiménez

Otra persona muy cercana a Jiménez hace una reflexión en este sentido: “Hemos sido muy respetuosos. A la militancia se le ha envenenado con muchas mentiras. Yo he hecho dos campañas de elecciones generales partiéndome la cara en la calle para que Sánchez consiguiera los máximos triunfos. Teníamos que defenderlo cuando la gente nos decía ‘este chico no vale’. Lo que ha hecho el sanchismo es una falta de responsabilidad total, ponían antes los intereses personales que los del partido. Claro que la imagen del PSOE andaluz se ha deteriorado y han hecho muchísimo daño a Andalucía. Aquí luchamos todos los días por mantener los servicios públicos de calidad, que jueguen con eso es imperdonable. Y han menoscabo la imagen de nuestra presidenta inmerecidamente”.

"TRANQUILIDAD" Y "DISCURSO CLARO"

Ahora toca ‘coser’ el partido, como dice Díaz. ¿Qué puede aportar Jiménez como portavoz de la gestora? Sus cercanos creen que “tranquilidad”, un “discurso claro” y “sensatez, que ya hacía falta”. “Tiene claro qué es el PSOE y el papel que tiene”, añade un político de su círculo, que hace hincapié que, a pesar de tener fama de “duro”, sabe “consensuar” y no tiene posiciones “inamovibles”. “Es bastante claro, pero conoce perfectamente al partido y sabe medir muy bien las palabras. No puede ir más allá de lo que los órganos acuerden, no puede”, precisa.

Pero a Jiménez no le gusta solo la política de moqueta. Le apasionan las campañas electorales, y ha dirigido varias en el PSOE de Andalucía. Sabe de lo que habla y le gusta ir a por todas. Un miembro del partido en Huelva cuenta: “He hecho muchas campañas con él, desde los núcleos más grandes hasta las aldeas más pequeñas de la provincia. Siempre lo he visto muy rápido y ágil. Es un tío muy firme. Mario se parte el pecho. Y nunca le he visto leer un discurso”.

Mario se parte el pecho en las campañas

Esta semana está aterrizando en Madrid. El lunes estuvo en la primera reunión de la gestora y el martes acudió al Congreso acompañando a Javier Fernández para explicar a los diputados la hoja de ruta de la nueva dirección. Uno de los presentes, que lo conoce desde hace años, confiesa que le parece “acertada la decisión” porque “conoce muy bien al partido” y también puede “demostrar su efectividad ganando elecciones como ha hecho en su provincia”. Solo en tres provincias se impuso el PSOE en las elecciones de junio: Huelva, Sevilla y Jaén.

jiménez

Toca también gestionar la integración de los sanchistas, recomponer los puentes con los integrantes del sector críticos. Una fuente dice que Jiménez puede conectar también con este grupo a través del portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, a quien conoce desde hace muchos años.

Reuniones, ruedas de prensa, negociaciones, intervenciones, rifirrafes. Pero las luces se apagan y, cuando se relaja, a Jiménez -que tiene cuatro hijos- le encanta conversar sobre música, cine y teatro, según un compañero del Parlamento andaluz. Y, por supuesto, de libros. Un socialista revela que al nuevo portavoz es un ávido lector y siempre tiene entre manos varias obras a la vez. Entre sus autores favoritos están Antonio Muñoz Molina, Ramón J. Sender, Almudena Grandes y Juan Ramón Jiménez. Se deleita escuchando a U2, Mike Oldfield y a su querido Enrique Morente y se divierte viendo la trilogía de El señor de los anillos.

El de Moguer tiene ahora en frente su mayor desafío: recuperar a un PSOE moribundo. Es la hora de Mario.

Close
La gestora del PSOE
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

- Javier Fernández, un hombre para poner paz en el PSOE

- Sánchez dimite tras el asedio de los críticos en el Comité Federal

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest