POLÍTICA
01/04/2016 19:03 CEST | Actualizado 01/04/2016 20:37 CEST

Las luces y las sombras del papel de Díaz en el PSOE

GTRES

Días de negociaciones, de buscar pactos, de reuniones, de acercamientos y de alejamientos. Pero, además, el PSOE ha vivido en paralelo dos semanas de agitación interna por la ya consolidada división entre ‘pedristas’ y ‘susanistas’ de cara al futuro congreso del partido y el asalto a la planta noble de la calle Ferraz.

El duelo se va a aplazar presumiblemente hasta el verano, una vez que la dirección ha pactado con las federaciones posponer el congreso para renovar la dirección que estaba previsto para los días 21 y 22 de mayo -previa consulta a los militantes el 8 de mayo-. El Comité Federal se reúne este sábado de forma extraordinaria para dar luz verde al retraso hasta que se forme Gobierno.

Y en todas las conversaciones de la familia socialista aparece siempre la figura de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz. Para muchos en el partido todos los movimientos y los cambios de fechas están provocados por la dirigente andaluza, incluidas las filtraciones de que estaba dispuesta a luchar contra el secretario general, Pedro Sánchez, ya en el próximo congreso. De haberse mantenido la cita, la recogida de avales para presentarse hubiera coincidido de lleno con las negociaciones para formar Gobierno a nivel nacional.

"A CARA DE PERRO"

¿Cómo se está viviendo esta situación en el PSOE? Varios dirigentes y parlamentarios socialistas consultados por El Huffington Post sostienen que haber celebrado el cónclave del partido en algo más de un mes hubiera supuesto una “guerra civil” dentro de la formación y un “enfrentamiento a cara de perro”, además de provocar una situación “dificilísima” ante los militantes y los ciudadanos.

La batalla se retrasa, pero el enfrentamiento seguirá “latente” entre bambalinas, confiesa uno de ellos. En el PSOE conviven actualmente varias corrientes respecto a esta batalla. Los defensores de Díaz creen que sólo ella podrá reflotar el partido y volver a ganar elecciones, mientras que los fieles a Sánchez tachan a la andaluza de “ambiciosa” y de poner “piedras en el camino”. En medio hay sectores del PSOE proclives a dejar actuar a Sánchez y ver lo que sucede en la formación de Gobierno y que, mientras, Díaz no haga nada para “no quemarse”.

(Sigue leyendo después de la imagen)

En lo que sí coinciden los consultados es que con este aplazamiento del congreso todo dependerá de si Sánchez logra ser presidente. “Si lo logra, no habrá debate”, reconoce hasta un ‘susanista’. “Será la primera que vaya a la puerta de La Moncloa a decir ‘Viva Pedro”, añade una fuente cercana al secretario general.

LOS 'SUSANISTAS': "UNA CANDIDATA MUY POTENTE"

Lo que todos debaten estos días son los pros y contras y las virtudes y defectos de los dos líderes. Los argumentos más repetidos entre los partidarios de la andaluza es que “es una ganadora nata y tiene una inteligencia política de primer nivel”. “Estoy convencido de que si se presentara, ganaría al Partido Popular. Y si va a un congreso, vencería a Pedro”, comenta una de las fuentes.

Entre las luces que presentan los partidarios de Díaz también está que tiene un “discurso muy claro, sin complejos frente a Podemos, algo que viene bien en este momento al PSOE, sin concesiones al independentismo” frente a una dirección que “no tiene posiciones claras”.

Díaz ha demostrado que gana elecciones

“Puedes no estar de acuerdo en algunos asuntos, pero tiene un relato claro, todo el mundo sabe lo que piensa Susana”, añade una fuente. Además, todo “lo transmite con fuerza y contundencia, lo que hace de ella una candidata muy potente”. “Susana ha demostrado que gana elecciones, es cierto que en Andalucía, pero hasta que llegó ella llevaban allí un ciclo de derrotas”, apostilla.

Este punto no lo ven así los partidarios de Sánchez, que, en cambio, dicen que Díaz no tendría un mejor resultado que Sánchez. “No creo que enganchara con aquellos que nos han dejado de votar”, dice un ‘oficialista’. Además, en algunos sectores del partido existe la sensación de que Sánchez “se ha consolidado” ante la opinión pública durante estos meses de negociaciones y la gente lo ve “como un tipo serio para dirigir el país”, por lo que mejoraría el resultado electoral de repetirse las elecciones, en su opinión.

UNA IMAGEN "AMBICIOSA"

En estas conversaciones sobre su figura se discute hasta si su procedencia andaluza le sumaría o restaría votos en el resto de España. “No todo el país es Andalucía. Ella es un producto muy andaluz y ha cultivado ese perfil. El PSOE en Andalucía es como el PNV, con un mensaje nacionalista tremendo e identitario”, dice un ‘pedrista’.

En cambio, otro hombre cercano a Sánchez reconoce que no cree que esto fuera a ser un problema. “No lo considero negativo. La gente la ve simpática, no le achaca sus males, no está dentro de la mala consideración entre los ciudadanos del político de turno. Su discurso le puede valer a uno de Vallecas como a uno de Triana. Sin embargo eso le falta a Sánchez, no existe la sensación de que un desahuciado pueda ver a Pedro como a uno de los suyos”.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Lo que se achacan además estos días los partidarios de los dos dirigentes es la imagen que se está transmitiendo de ella. Una fuente partidaria de Díaz dice: “Los ‘pedristas’ se están portando fatal, ofendiéndola, calumniándola. Tendrían que aprender de ella”.

Ha jugado mal las cartas

En cambio, una persona cercana a Sánchez en Ferraz confiesa: “Algunos de ellos me han dicho ‘estáis dando mala imagen de Susana, como de mala de la película’. Yo les dije que no lo hacemos conscientemente, sino que a nadie en su sano juicio se le ocurre plantear una batalla interna cuando no sabemos si vamos a conseguir el Gobierno”. En este punto añade: “Es ambiciosa, ha medido mal los tiempos, tenía muchos triunfos y la potencia del PSOE-A detrás y ha jugado mal las cartas”.

Y en la ‘tercera vía’ socialista dice otra fuente: “Yo la conozco bien. Es una persona capaz de asumir retos, tirar hacia delante, tiene ambición con sus cosas buenas y malas. Ha asumido la Presidencia de la Junta en un tiempo muy complicado. El problema es que si ahora le sale mal, se va a quemar y sería una lástima para una persona que tendría mucha trayectoria en el futuro”. “Sería un palo muy gordo si lo intentara y perdiese, cuestionaría su futuro. La podemos quemar en un primer momento”, reflexiona esta persona con escaño en el Congreso.

"¿QUÉ PASA CON LA JUNTA?"

Y aquí aparece también otra cuestión que preocupa en el partido. ¿Qué pasaría con la Junta de Andalucía? “Ahora mismo se ve al partido en Andalucía como un bloque porque, es verdad, ha concitado un gran apoyo en torno a ella como líder y presidenta. Si ella se mueve, todo se mueve, y el partido en Andalucía también se dividiría como en el resto del territorio”, comenta una fuente de la órbita de Sánchez, que subraya que “la formación en Andalucía es más compleja de lo que parece”.

Un socialista andaluz admite que si en otras ocasiones aparecían más perfiles detrás del líder, como en el propio caso de José Antonio Griñán con Susana Díaz, ahora mismo no se ve un “sucesor con claridad para Díaz” en la comunidad autónoma, sin menospreciar “a la gente competente que hay en el Ejecutivo andaluz”. Además, dejar la Junta conllevaría la duda de qué haría Ciudadanos -partido que apoyó al PSOE para la investidura-.

(Sigue leyendo después de la imagen)

“Si se marcha, no creo que hubiera un lío interno, pero aparecerían fracturas como hubo en tiempo de Griñán. Luego Díaz supo coger esas grietas y unir, lo ha hecho muy bien ese campo”, reconoce este socialista andaluz.

Lo que sí creen los partidarios es que podría compatibilizar perfectamente la Junta de Andalucía con la Secretaría General del PSOE. Este escenario se podría dar en caso de que haya elecciones el 26 de junio y Sánchez vaya como candidato a la generales y pierda. Entonces sí sería un “buen escenario” para que Díaz se postulase como líder del partido.

Podría compatibilizar la Secretaría General y la Junta

Esto días en el PSOE han cogido las calculadoras no sólo para sumar los diputados necesarios para la investidura. Cada facción hace sus cuentas y elabora sus teorías de apoyos. Fuentes que apoyan a Díaz creen que, si logra el 80% de los votos andaluces a Sánchez, le sería insuficiente en un congreso compensar la diferencia con victorias en otras federaciones. Además, sus partidarios recuerdan que obtendría el apoyo de históricos del partido como José Luis Rodríguez Zapatero, José Blanco o José Bono.

En cambio los defensores de Sánchez afirman que él tiene más tirón entre los militantes y que fue el primer secretario general elegido por todos en las urnas. Además, confían en que no sería tan mayoritario el voto en federaciones como Andalucía o Asturias en torno a Díaz. Todos tienen claro que el presidente asturiano, Javier Fernández, iría con Díaz. Más dudas transmiten sobre otros supuestos ‘susanistas’ como Guillermo Fernández Vara, Emiliano García Page y Ximo Puig. “Guillermo está con Guillermo, Ximo está con Ximo y Page está con Emiliano, con García y con Page”, comenta un ‘sanchista’. Otro dice que el resultado sería al final de un 55-45% posiblemente, lo que a día de hoy “mataría al PSOE”.

PRESIONES "INTERNAS Y EXTERNAS"

Asimismo, varias fuentes socialistas apuntan a que Díaz está también siendo presionada por sectores “internos y externos” del partido para que dé el paso. “Le están diciendo que es ahora o nunca”, comentan. Todo ello ante un secretario general que, según varias fuentes, destaca por su “determinación” y su actitud incluso “temeraria”, por lo que lo va a intentar de todas formas. “Él ya decía 'yo voy a ser presidente del Gobierno' cuando era un desconocido”, comenta otro socialista que lo conoce desde sus primeros intentos para ser candidato.

Ella esperaba que Sánchez le consultase más decisiones

Sobre estas presiones a Díaz para que lo intente, comenta un parlamentario: “Ella escucha, pero tiene la determinación suficiente para hacer lo que considera y lo que realmente quiere”. Y añade: “Si algunos de los que la presionan creen que puede tener un mayor acercamiento al PP, se equivocan. Entonces es que no la conocen. Ella y el PSOE andaluz hicieron que en el Federal se dijera que no se iba a hacer nada con el PP”.

Entonces, ¿por qué no se pronuncia claramente y desvela sus planes de futuro? “Es una persona que conoce muy bien el partido y respeta mucho sus tiempos y sus formas. No diría nada hasta que se abriesen los procesos”, comenta otra fuente.

(Sigue leyendo después de la imagen)

El retraso del congreso es el aplazamiento en público de esta batalla. Díaz y Sánchez fueron unidos al congreso en el que fue elegido el actual secretario general. Cien días duró aquel idilio político. Esta sintonía se rompió, comenta otra fuente, porque Díaz “esperaba que él le consultar más porque era la secretaria de la federación más importante y no lo hizo”. “Pero entiendo que no lo hiciera, necesitaba consolidar su liderazgo y que no se viera como que estaba tutelado”.

Añade que la “clave” está en esa foto, tras ganar la consulta, de Sánchez y Díaz paseando juntos por la calle Ferraz. “Esa imagen es lo que quiso romper Pedro y Díaz no lo terminó de encajar, para que no lo vieran como tutelado o como un títere”.

Díaz y Sánchez, la batalla que todavía se espera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- 27 cosas que no sabías de Susana Díaz

- Pedro Sánchez, el candidato que nadie esperaba

- Los hombres de la presidenta Díaz

- Los Goya del PSOE


EL HUFFPOST PARA CORREOS